Morlocks vs. Elois
por Lejano Buitre

Hace un par de semanas me ocurrió algo curioso. Fui a una librería y no tenían nada de ciencia-ficción.

Dicho así, suena casi ridículo. Parece como si fuese algo imprescindible que una librería tuviese ciencia-ficción en sus estanterías. Yo podría defenderme diciendo que para mí sí lo es, pero lo curioso de la visita no fue la ausencia de ciencia-ficción, sino la presencia prominente de un enorme montón de libros de HARRY POTTER y EL SEÑOR DE LOS ANILLOS en una mesa.

El lector avispadillo dirá que es normal. Habría que ser tonto para no poner esos libros en una posición destacada cuando se acaba de estrenar la adaptación de HARRY POTTER Y LA PIEDRA FILOSOFAL al cine y el gran bombazo de las navidades será igualmente la tan soñada adaptación de Tolkien a la pantalla grande. Pero eso tampoco es lo curioso.

Lo que da que pensar es el hecho de que no hubiese ciencia-ficción y sí fantasía. Estamos en el primer año del siglo XXI. Nuestra sociedad está cada vez más basada en las tecnologías de la información: redes de ordenadores, teléfonos móviles, comunicaciones omnipresentes... Trenes de alta velocidad, reactores, automóviles modernos... fármacos cuasimilagrosos, biotecnología, ingeniería genética, medicina avanzada... En el Primer Mundo, aquel al que ustedes (sí, ustedes) pertenecen, hay signos de riqueza tecnológica por doquier. Nuestra sociedad nunca había vivido tan bien.

Entonces, ¿por qué ese aparente afán de olvidar que debemos a la tecnología nuestro bienestar (y nuestro malestar)? ¿Por qué es más apasionante leer la historia de un anillo deseado por un montón de criaturas monstruosas que la historia de la colonización de Marte? ¿Por qué es más sencillo encontrar gente fascinada por la magia, basada en reglas arbitrarias inventadas, que en la ciencia y la tecnología?

¿Será la calidad literaria? Si alguien me sale con que EL SEÑOR DE LOS ANILLOS está bien escrito, le diré que vale. Pero HARRY POTTER no está especialmente bien escrito. Yo los leo con ganas, pero tampoco diría que es una gran obra desde el punto de vista literario. Y mal que nos pese, creo que hay un par de obras de ciencia ficción bien escritas por algún lado.

Espero equivocarme, pero me temo que la población del siglo XXI va camino de convertirse en un montón de Elois. ¿Qué será de nosotros, pobres Morlocks, condenados a trabajar duramente con nuestras máquinas en la oscuridad?

© Lejano Buitre
(366 palabras)