La Saga de los Aznar y otros Luchadores del Espacio
por José Miguel Yoss

A mí no me llegaron las novelitas populares hasta que ya tenía mis buenos 18 años. vivo en Cuba ¿saben? como decir en el cúmulo estelar de Hércules, pero sin estrellas. Pero de todas maneras, la primera que me leí, SE COMPRA UN PLANETA, de Clark Carrados, fue toda una experiencia inolvidable. Carrados era bueno y sobre todo entrentenido.... algo que todos los escritores rusos del género que leíamos en Cuba olvidaban muy a menudo. Y me convenció definitivamente de que se podía escribir... o aceptablemente al menos, sin apabullar al lector con filosofías.

Los Aznar fueron una revelación. Magníficas ideas, buena concepción.... pésima pluma. White nunca fue un escritor. Lo malo de nuestro género es que no basta con la pluma ni con las ideas. Hay que tenerlos ambos.... y no todos los días nace ni se hace un Scott Card. Afortunadamente, desde la new wave empezamos a aceptar los del gueto que una novela de ciencia-ficción podía estar tremendamente bien escrita (sin ser Van Vogt y sus mejunjes incomprensibles NO-A) y a la vez tener buenas ideas. Si no, no habría habido DUNE, ni mucho menos HIPERION.

Creo que las novelitas populares fueron un momento importante de la historia de la ciencia-ficción en España.... valoro desde fuera, siempre. Casi como los comics o los tebeos. Y una demostración de la ley de Sturgeon (si, de Theodore el Esturión): el 90% de la ciencia ficción es mierda. pero el 90% de todo es mierda.

Perdonen a ese 90% en nombre de White y Carrados. Por cierto, nacido y criado en una utopía-real comunista, disculpen si me río un poco del argumento político. Una novela no es buena o mala solo porque su entorno sea políticamente avanzado o retrógrado. Prefiero mil veces al fascistoide militarista Heinelien de TROPAS DEL ESPACIO que al idílico Ivan Efremov de LA NEBULOSA DE ANDROMEDA, la utopía más aburrida que leyera (aunque me apasionó en la infancia) Los Aznar valen por sus ideas, no por el gol que le metió White a la censura franquista, sin discutir su valor personal, se pude ser un gran ideólogo y luchador y un pésimo escritor.

White hizo escuela, creo fans ¿qué más quiere?

© José Miguel Yoss
(369 palabras)