Conflictos
por Manuel Nicolás Cuadrado

En un reciente artículo, F. J. Súñer, se hacía eco de la necesidad de tomarnos el género de la ciencia-ficción un poco más en serio.

Aunque yo no soy escritor profesional, si soy lector aficionado de este denostado género, al igual que bastantes españolitos de a pie. Aún reconociendo que seamos pocos, formamos una minoría que cuanto menos merece respeto, en aras de la tan manida tolerancia. Y a veces empezamos a estar hartos de que nos tomen por el pito del sereno.

Pero como no-profesional, no puedo hacerles un estudio serio, detallado y conciso del resurgimiento de la ciencia ficción en España. Existen varios y a ellos me remito. Yo me limito a hacer de gamberro. ¿Quieren cachondeo? Pues tomen juerga. Hagamos de guerrilleros y lancémonos al monte. Creemos conflictos sociales con nuestras reivindicaciones.

Por ejemplo podríamos introducirnos subrepticiamente en El Corte Inglés y cambiar la música ambiente de ascensor por la banda sonora de BLADE RUNNER. Seguro que nos detienen esos chicos de las chaquetas rojas y nos llevan frente al jefe de planta. Ante sus preguntas debemos contestar únicamente:

-He visto cosas que no creeríais, he asaltado naves en llamas más allá de puerta de Tanhauser

Podríamos reventar los actos públicos del Excmo. Alcalde de Madrid, pero en vez de presentarnos disfrazados de Oso Moroso y Cobrador del Frac, haciéndolo de Dar Vader y Chewaka. Ante los inevitables ataques de sus guardaespaldas nos defenderemos con nuestras espadas láser de plástico, por supuesto delante de las sempiternas cámaras de TeleMadrid.

También sería bueno montar una chabola temática al lado del campamento de Sintel en la Castellana de Madrid. A ser posible poblada por azafatas estupendas disfrazadas de Barbarella. Con la abstinencia forzada que están pasando los reivindicadores, seguro que se monta un buen follón. (Ni que decir tiene que las azafatas, además de estupendas, deben de ser expertas en artes marciales).

¿Qué les parece? ¿Una estupidez absoluta? ¿Una imbecilidad propia de descerebrados? ¿Y como se creen que nos sentimos nosotros cuando se burlan de lo que leemos? ¿Qué se creen que pensamos cuando algún enterado compara una situación irrealizable o quimérica con el término ciencia ficción?

Hace mucho tiempo, vi por televisión una entrevista a un escritor y pensador español. El entrevistador no dejaba de preguntarle acerca de sus experiencias adquiridas en sus muchos viajes. El entrevistado respondió de una de las maneras más inteligentes posibles que he oído, a pesar de que yo no he podido con ninguno de sus libros.

-Mire, hay dos tipos de personas. Las que cuando vuelven de comprar el periódico en la esquina, lo cuentan como si hubieran estado en la India y las que cuando vuelven de la India, lo cuentan como si hubieran ido a comprar el periódico en la esquina.

Pues creo que en este país tenemos sobredosis del segundo tipo de personas. Seamos de los primeros. Formemos parte de esa minoría fantasiosa e infantil e imaginemos. Pero para poder serlo debemos de ser respetados, por mucho que se nos ignore. Es lo mínimo.

© Manuel Nicolás Cuadrado
(507 palabras)