Fases y edades
por Francisco José Súñer Iglesias

Hace un par de semanas comentaba por aquí lo poco que me habían gustado ciertos libros, entre los que SIVIANVI tiene un lugar destacado. Tan poco me agradó, que apenas fui capaz de llegar a la página 100.

Ahí lo dejé.

Por supuesto, y tratándose, como se trata, de una obra de culto, no tardé mucho en recibir una buena cantidad de mensajes alabando el libro y mostrando el más absoluto desacuerdo con mi postura. Esto me hizo pensar en las causas por las que una obra como esta provoca a la vez tanto rechazo y tanta devoción, y creo haber dado con una explicación, tan discutible como las muchas opiniones acerca de la novela, pero que sospecho no muy lejana a la realidad.

Y mi explicación es esta; cuando más joven se lee por primera vez SIVIANVI más gusta. Entiéndaseme, SIVIANVI no es una lectura para niños, pero es casi seguro que cualquier persona que la haya leído entre los 15 y los veintipocos años le haya encandilado y cualquiera bien entrado ya en la veintena la encontrará tan aburrida como confusa.

Las razones son bien evidentes, el estado de confusión e incertidumbre en el que se encuentra el pre-adulto le hace sentirse muy cercano a los ofuscados desvaríos de Dick. Una vez que se han superado todas las dudas, y los problemas cotidianos de la simple supervivencia son más acuciantes que las dudas existenciales, la cháchara de Dick no tiene más categoría que la de cualquier borracho de bar, indiscutiblemente mucho mejor expresada, nunca voy a dudar de la calidad de Dick como escritor, pero cháchara al fin y al cabo.

© Francisco José Súñer Iglesias
(274 palabras)