Negocio
por Francisco José Súñer Iglesias

Hace poco tiempo TV-3, en un comunicado a sus espectadores, justificaba la, en apariencia, injustificable interrupción de la emisión en catalán de Star Trek, La nueva Generación, (Star Trek: La Nova Generació)

En esencia, el comunicado venía a decir que la cadena ha emitido íntegramente los episodios de los que disponía, y que su intención es emitir la totalidad de los episodios de los que consta la serie. ¿Qué se lo impide entonces? Sencillamente que no disponen de los derechos de emisión de esos episodios. La solución parece evidente; ¡cómprenlos! Pero parece ser la compra tampoco es fácil.

Por lo que se entiende en la carta, la Paramount, propietaria de la serie, exige una cantidad de dinero desorbitada por la emisión de los mismos, además de que, con toda probabilidad, los incluirá en un paquete junto a otras películas y series de gusto y calidad bastante irregular. Si a eso se la añade los gastos extra que le supone a TV-3 el doblaje al catalán, se entiende que el gasto de contratación del resto de la serie no resulta precisamente anecdótico.

Toda estas cuestiones me llevan a concluir que esto de la ciencia-ficción es un negocio, y muy bueno, que sólo los ya crónicos prejuicios de editores y programadores nos hurtan para nuestro disfrute y, lo más paradójico del asunto, para su beneficio. Si la Paramount y Viacom se llenan el bolsillo gracias a Star Trek, y ponen en verdaderos apuros a las cadenas que pretenden emitir la serie, ¿por qué no aprenden de ellos los creadores de contenidos y generan productos del mismo prestigio y tanta o más calidad? El éxito arrollador de Babylon 5 es un ejemplo de lo que se puede llegar a conseguir teniendo las cosas claras. Todo es cuestión de saber estudiar y mejorar el modelo. Compradores no van a faltar.

© Francisco José Súñer Iglesias
(309 palabras)