Wells, un adelantado a su tiempo
por Francisco José Súñer Iglesias

Hace poco leí EL ALIMENTO DE LOS DIOSES, de H. G. Wells, en la que se viene a advertir de los imprevisibles efectos que pueden tener sobre el medio ambiente las sustancias químicas liberadas en él sin ningún control, el cambio que puede provocar tanto descuido en la vida de los afectados y en la poca conciencia que los científicos tienen de los verdaderos efectos que sus experimentos pueden provocar en el entorno.

Esta novela está escrita hace ya cien años.

Aunque a Wells le interesaba mas plantear el cambio social que tendría lugar con el advenimiento de una nueva rama de la humanidad, está claro que las premisas sobre las que se asienta su relato siguen estando vigentes como nunca, y como se cuenta en la novela, sigue siendo asombrosa la inconsciencia de los responsables de que esos vertidos contaminantes invadan ecosistemas hasta ese momento libres de esa clase de suciedad.

Quizá en la época de Wells no se tenía verdadera conciencia de estos efectos perniciosos, el optimismo en una naciente edad tecnológica volvía ciegos a los pensadores que creían que toda aquella brillante parafernalia sacaría a la humanidad de la miseria, empezando una Edad de Oro, sin embargo, era evidente, como demuestra Wells, que las cosas no estaban tan claras.

EL ALIMENTO DE LOS DIOSES se pudo ver en su tiempo como una parábola o un divertimento, hoy día se ha convertido en un oráculo de lo que está ocurriendo. ¿Qué obra de la ciencia-ficción actual alcanza tales extremos de lucidez? No lo se, pero quizá dentro de cien años, nuestros descendientes relean estas viejas obras y se hagan reflexiones como esta.

© Francisco José Súñer Iglesias
(275 palabras)