Se ha acabado por llamar música pop a una forma concreta de expresión musical caracterizada por una fuerte componente de instrumentos electrónicos y de percusión, alegres letras y melodías, impulsividad juvenil y una notable tendencia hacia la diversión.

En realidad la música popular es algo más que todo eso, y prácticamente cualquier forma musical alejada de las salas de conciertos, encorsetamientos academicistas y virtuosismos casi malabares lo es. Sin embargo, la contracción pop se ha dejado para este tipo de música jovial y vitalista.

lcde-047.jpg

En cierto modo, también la ciencia-ficción popular de los bolsilibros y novelas de a duro es ciencia-ficción pop, y de hecho la génesis de ambas es contemporánea en el tiempo. Al menos en España. Durante los años 50 y 60 ambas manifestaciones culturales corrieron de la mano, la música pop forjándose y naciendo principalmente en los países anglosajones de la mano de una generación para la que la Segunda Guerra Mundial era un aburrido tema de conversación de los adultos, las novelas de a duro tomando carta de naturaleza desde kioskos y tiendas de intercambio en aquella España gris y tecnocrática, necesitada de evasión ante la miseria económica, política y cultural de la época.

Aquella ciencia-ficción española poco tenía que ver con las tendencias del la New Wave, estaba directamente emparentada con el pulp de veinte años antes (hasta para eso las cosas llegaban con retraso a España) y como él era alegre y vitalista, con un alto componente naïf y toda una serie de autores encadenados a una forma de fabricar literatura y entender el mercado editorial.

En el Sitio se han publicado durante muchos años estudios y artículos sobre ésta ciencia-ficción popular. Esta sección, no está pensada para tener vida propia, sólo para servir de nexo de unión a todo éste material y desde aquí dar una visión amplia de lo que fue esa manifestación del género.

Francisco José Súñer Iglesias, (317 palabras) Créditos