TENTATIVA DE SALVAMENTO
Star Trek TOS: TENTATIVA DE SALVAMENTO EE. UU., 1966
Título original: Errand Of Mercy
Dirección: John Newland
Guión: Gene L. Coon
Producción: Gene Roddenberry y Gene L. Coon
Música: Alexander Courage
Fotografía: Jerry Finnerman
Duración: 44 min.
IMDb:
Reparto: Willian Shatner (Kirk); Leonard Nimoy (Spock); Nichelle Nichols (Uhura); George Takei (Sulu); John Colicos (Kor); John Abbott (Ayelborne); Peter Brocco (Claymare); David Hillary Hughes (Trefayne)
Temporada: 1, Episodio: 26

Sinopsis

Fecha estelar 3198.4. La tensión entre la Federación y el imperio klingon está aumentando. Dado que el planeta Organia se encuentra en una posición estratégica del espacio, la Enterprise es enviada allí. La misión de Kirk es convencer a los organianos para que acepten la protección de la Federación y su Flota Estelar frente a las ambiciones expansionistas de los klingon. Los organianos parecen estar gobernados por una especie de Consejo formado por tres ancianos sonrientes, que no muestran la menor preocupación ante la amenaza que representan los klingon. Éstos lanzan una ofensiva que obliga a Kirk, que ha dejado al mando de la Enterprise a Sulu, a ordenarle a éste que abandone el sector y se reúna con el grueso de la Flota Estelar. Los klingon, comandados por Kor, invaden el planeta, y Kirk y Spock, ante la pasividad de los organianos, tratan de sabotear sus planes. Pero el Consejo organiano los traiciona y revela a Kor sus identidades como oficiales de mando de la Flota Estelar. El conflicto entre federales y klingon por el dominio de Organia parece inevitable, pero los habitantes del planeta lo impiden, al tiempo que hacen a Kirk y Kor una sorprendente revelación.

Unos klingon un tanto... esquemáticos
Unos klingon un tanto... esquemáticos

En TENTATIVA DE SALVAMENTO entran en escena por primera vez los klingon, y lo hacen de la mano de uno de los más memorables, el comandante Kor, interpretado por John Colicos. A partir de aquí esta raza alienígena se convertirá en la oponente más destacada de la Federación en TOS y la primera saga de películas, hasta los acontecimientos narrados en AQUEL PAÍS DESCONOCIDO.

La irrupción en escena de los klingon se produce cuando Kirk trata de negociar un acuerdo con los organianos. Organia, situado en un punto conflictivo del espacio, está habitado por una especie humanoide que se caracteriza por su total carencia de impulsos agresivos y su obsesión por la paz. Llevan aparentemente una existencia primitiva, pero se muestran indiferentes, por ejemplo, ante la tecnología de transportación de los federales, detalle que sorprende a Kirk. Pero, además, no hacen ningún caso de las advertencias del capitán y restan importancia a la amenaza klingon. Kirk intenta hacerles entrar en razón, exponiéndoles las abismales diferencias que existen entre la democrática Federación y el imperio klingon, pero Ayelborne, portavoz del consejo tripartito de ancianos que parece gobernar Organia, se mantiene en sus trece. Kirk no sale de su asombro, y Spock, tan estoico él, se muestra un tanto perplejo ante la actitud de los organianos.

La Enterprise, que ha quedado bajo el mando de Sulu, es atacada por un navío klingon. Ante la gravedad de la situación, Kirk ordena a Hikaru que abandone el sector y vaya a reunirse con el grueso de la Flota. Poco después, los klingon invaden Organia. Ayelburne, que no desea que los dos oficiales sufran daño alguno, les insta a camuflarse, Kirk como un organiano más, y Spock como un comerciante en gemas vulcaniano. Tras la rápida ocupación, Kor, jefe de los klingon, instaura la ley marcial. Ante la inexplicable pasividad de los organianos, Kirk y Spock deciden hostigar a los invasores mediante el sabotaje y la guerra de guerrillas, y tratan de que los organianos secunden sus acciones. Pero Ayelburne, no dispuesto a tolerar ningún acto de violencia, revela a Kor la verdadera identidad de los dos amigos. A partir de ese momento se establecerá una especie de duelo entre Kirk y el klingon, un tira y afloja que estará a punto de desencadenar un enfrentamiento armado entre el imperio y la Federación, y que es impedido en último extremo por los organianos.

La verdad es que el de Kor fue, posiblemente, el mejor papel de klingon que apareció en TOS, y ello se debe en gran medida a la espléndida interpretación de Colicos. El actor no sólo se metió a fondo en el personaje, sino que incluso participó en la creación de su look. Así, por ejemplo, Colicos sugirió a los maquilladores que oscurecieran más su faz, y que le dieran a su rostro cierto toque oriental, al estilo de Gengis Kan, pues si ese caudillo mogol pretendía conquistar el mundo conocido, Kor aspiraba a dominar la galaxia. La personalidad de Kor, aun siendo un klingon, difiere un poco de la de otros individuos de su especie vistos en la serie clásica. Es violento y a veces brutal, como corresponde a un comandante klingon; pero muestra cierto desagrado ante el uso de la tortura. Es un guerrero y está dispuesto a lo que sea para lograr sus objetivos, pero al mismo tiempo trata de alcanzarlos con la menor violencia posible. Incluso parece a punto de pedir disculpas cuando se ve obligado a emplear su disruptor mental. No obstante, cuando las cosas se ponen difíciles, no duda en ordenar la ejecución de gran número de organianos.

Kirk parece despreciar a Kor, y le combate con todos los medios a su alcance. En realidad, se parecen mucho más de lo que está dispuesto a admitir, y por otra parte ninguno de ellos oculta el desprecio que le inspiran los organianos. Kirk, que ha tratado de convencerles con argumentos sólidos para que acepten la protección de la Federación, ni comprende ni acepta la pasividad organiana ante lo que está sucediendo. Kor, acostumbrado a la lucha, detesta profundamente a esa corte de bobalicones sonrientes que forma el consejo de ancianos de Organia. El comandante klingon expresa veladamente, en un par de ocasiones, su admiración por Kirk, al que considera, aunque no lo diga en voz alta, como a un igual. La actitud de los organianos se le antoja tan inexplicable como a Kirk y, desde luego, mucho más despreciable que a éste. Más tarde, cuando los habitantes del planeta revelan su verdadera naturaleza e impiden el enfrentamiento entre klingon y federales, Kor se mostrará un tanto frustrado por la situación, porque, como muy bien dice al principio: La guerra es un juego que los klingon jugamos para ganar.

Los organianos, en apariencia pacíficos y benévolos humanoides, resultan ser unas criaturas que han evolucionado más allá de sus formas físicas, transformándose en seres compuestos por energía pura y prácticamente inmortales. Vienen a ser como un reflejo de la tradición judeocristiana, similares a los míticos arcángeles bíblicos. Avisan a klingon y federales de sus errores, pero como no se dignan ponerse a su nivel para explicarles quiénes son, en todo momento resultan sumamente cargantes, no sólo para los protagonistas del episodio sino también para el espectador, que al principio está tan desorientado como Kirk y Kor, pues no puede comprender de qué van esos organianos. Luego, cuando se revelan la verdadera naturaleza e intenciones de tales seres, Kor se queda frustrado, Kirk se siente un tanto culpable, y Spock... Bueno, Spock acaba sin entender nada, pues, al fin y al cabo, los dioses de Vulcano no eran representaciones antropomórficas del bien y del mal, sino las fuerzas naturales en su estado más puro.

En TENTATIVA DE SALVAMENTO se incide, una vez más, en la importancia del pacifismo, tan relevante dentro del llamado espíritu Roddenberry. Kirk intenta convencer a los organianos para que luchen contra la dominación klingon, pero sin ningún resultado. Luego, cuando todo sale a la luz, tanto él como Kor abogarán por el libre albedrío de sus pueblos, por la libertad de elección de sus razas, sin injerencias externas de ningún tipo. Kirk, como oficial de la Flota Estelar, no es precisamente un belicista, si por él fuera se evitaría cualquier guerra; pero no está dispuesto a permitir que nadie le diga a la Federación lo que debe hacer. El derecho a la libertad casi ciega a Kirk, pero cuando Ayelburne le corta a la mitad de la frase, con un: ¿... tiene derecho a matar a millones de inocentes?, descubre lo equivocado que está. Nuestro capitán se da cuenta de que nadie debe elegir por otros, y él ha estado a punto de escoger luchar en una guerra en la que millones de personas no tendrían jamás tal oportunidad.

Los organianos, aparte de impedir un enfrentamiento entre federales y klingon, les revelan que en el futuro serán aliados, cosa que no parece satisfacer mucho a Kor. La consecuencia inmediata de lo acontecido en TENTATIVA DE SALVAMENTO será conocido como el Tratado de Organia, un referente histórico en Star Trek. En esencia, dicho tratado establece que, en caso de un conflicto particular entre la Federación y el imperio klingon, los organianos no interferirán, a menos que exista un verdadero peligro de guerra generalizada.

Los klingon fueron una creación de Gene L. Coon, pero nadie estaba de acuerdo con tal nombre para los enemigos mortales de la Federación. Se barajaron varios nombres alternativos, pero como ninguno convenció a Roddenberry, y había que empezar a rodar, con klingon se quedaron.

Con TENTATIVA DE SALVAMENTO y la inclusión de los klingon, Star Trek dio otro paso adelante, introduciendo en la producción a unos enemigos formidables. En los largometrajes, como ya he señalado, cambiaría su look, y en varios de los mejores episodios de TNG se procedería a un estudio pormenorizado de su cultura y costumbres ancestrales.

John Colicos quedó encantado con su participación en TOS. Fue requerido para dar vida a Kor una vez más en el capítulo EL DÍA DE LA PALOMA, de la tercera temporada, pero no pudo protagonizarlo por compromisos profesionales, así que se cambió el nombre del comandante klingon por el de Kang y se confió tal rol a Michael Ansara, que realizó un buen trabajo. Colicos retornaría a Star Trek en el episodio de DS9 JURAMENTO DE SANGRE, junto con los otros dos klingon más memorables de TOS: el Kang de Michael Ansara y el Koloth de William Campbell, aparecido en LOS TRIBBLES Y SUS TRIBULACIONES. Curiosamente, en DS9 aparecieron con el look que ostentaron los klingon a partir de EN BUSCA DE SPOCK, lo que resulta algo incongruente, dado que son personajes de la serie clásica.

TENTATIVA DE SALVAMENTO es bastante pobre en el aspecto visual, pero hemos de recordar que TOS siempre se desarrolló entre precariedades presupuestarias, y también que tiene casi medio siglo a sus espaldas. Pero su argumento es sencillamente genial. Disfrutad, pues, del episodio de presentación de los inimitables klingon.

© Antonio Quintana Carrandi, (2.074 palabras) Créditos