FAMILIA
Star Trek TNG: FAMILIA EE. UU., 1990
Título original: Family
Dirección: Les Landau
Guión: Donald D. Moore, sobre un argumento de Susanne Lambdin y Bryan Stewart
Producción: David Livingston y Lee Sheldon
Música: Jerry Goldsmith/Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 44 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (capitán Picard); Jonathan Frakes (comandante Riker); Marina Sirtis (consejera Troi); Levar Burton (teniente LaForge); Gates McFadden (doctora Crusher); Michael Dorn (teniente Worf); Wil Wheaton (alférez Wesley Crusher); Whoopi Goldberg (Guinan); Jeremy Kemp (Robert Picard); Samantha Eggar (Marie Picard); Theodore Bikel (Sergey Rozhenko); Georgia Brown (Helena Rozhenko); David Tristan Birkin (René Picard); Dennis Creaghan (Louis); Colm Meaney (teniente O´Brien); Doug Wert (Jack R. Cruser)
Temporada: 4, Episodio: 2

Sinopsis

Fecha estelar 44012.3. La Enterprise está siendo sometida a reparaciones en la estación McKinley, próxima a la Tierra, tras la terrible batalla librada contra el cubo Borg. Picard decide aprovechar la ocasión para visitar a su familia en La Barre, Francia. Al mismo tiempo, llegan a la nave los padres adoptivos de Worf, y Beverly Crusher entrega a su hijo una grabación que su padre dejó para él poco antes de morir.

Volviendo a casa
Volviendo a casa

FAMILIA se rodó después de HERMANOS y SÚBITAMENTE HUMANO, pero se emitió antes, tras la segunda parte de FAMILIA, ya que su argumento entroncaba con los acontecimientos narrados en aquel fabuloso episodio doble, sin duda la mejor historia pergeñada para TNG. Desde un principio el guionista de FAMILIA, Michael Piller, había abogado por rodar un episodio centrado en las consecuencias psicológicas que sufría Picard debido a su terrible experiencia con los Borg. Piller consideraba, muy acertadamente, que ello permitiría desarrollar aún más el personaje del capitán, al tiempo que se respetaba la continuidad de la serie, que era uno de los aspectos de la producción a los que prestaban más atención los fans. Rick Berman estuvo de acuerdo, pero a condición de que, aparte de la historia familiar de Picard, se incluyera algún argumento de ciencia-ficción. Moore pergeñó entonces una historia paralela en la que, mientras el capitán se encontraba en Francia, una extraña anomalía espacial provocaba que varios tripulantes de la Enterprise desaparecieran misteriosamente. Sin embargo, aunque era una buena idea, la inclusión de este argumento paralelo habría consumido buena parte del metraje del episodio, impidiendo que la historia de Picard y su familia se desarrollara con la profundidad requerida para hacerla creíble. La idea de un episodio doble rondó por la cabeza de Berman, pero al final se optó por suprimir lo de las desapariciones y aprovechar para presentar a los padres adoptivos de Worf. El segmento del episodio protagonizado por la doctora y su hijo se incluyó tanto para completar metraje, como para redondear el capítulo, que acabó siendo un memorable fresco sobre las siempre difíciles relaciones familiares. El tema de las enigmáticas desapariciones se archivó, siendo utilizado más adelante en RECUÉRDAME con resultados más que satisfactorios.

La decisión de eliminar de la trama eso de las desapariciones era consecuente con el espíritu de la serie, aunque algunos fans, obsesos de la sacrosanta ciencia-ficción, no lo asimilaron bien. Pero Star Trek se ha caracterizado siempre por tratar temas de personajes. La historia transcurría en el siglo XXIV y era una continuación lógica de los hechos narrados en el espectacular FAMILIA, así que tanto Moore como Berman consideraron con acierto que era una buena historia de ciencia-ficción y punto.

FAMILIA es un episodio donde se exploran en profundidad las relaciones de Picard y Worf con sus familiares más directos. Como es natural, el eje argumental del capítulo gira en torno al personaje del capitán. Desde un principio el espectador percibe el distanciamiento existente entre Jean-Luc y su hermano Robert. Este último ha dedicado su vida a cuidar con esmero los viñedos familiares, además de ser un defensor a ultranza de los valores tradicionales de la sociedad, y profundamente crítico con los avances tecnológicos. Pero en el fondo hay mucho más. Robert, el hermano mayor, siempre correcto y observante de las normas, nunca ha llevado bien el favoritismo que su padre mostraba hacia Jean - Luc, y en un momento dado confiesa a éste que incluso le tenía envidia. Robert saca fuera todo lo que ha llevado dentro durante mucho tiempo, echándole en cara a Jean-Luc no sólo que fuera el favorito de su progenitor, sino también su excesiva perfección y el hecho de que siempre se las ingeniara para saltarse las normas paternas, sin ser castigado por ello.

Curiosamente, eso es exactamente lo que Jean-Luc estaba necesitando, y por eso ha viajado hasta La Barre. Porque necesitaba, más que nada en el mundo, que alguien rompiera la coraza emocional tras la que se escuda, haciendo que se sienta humano otra vez. La pelea con su hermano, provocada por la furia que han desatado en él las palabras de Robert, permite que Jean-Luc asuma por fin el horror de su experiencia en manos de los Borg, al tiempo que le facilita la recuperación de una humanidad que creía irremisiblemente perdida por culpa de aquella siniestra raza de cyborgs.

Robert y señora
Robert y señora

En realidad, Jean-Luc y Robert no son tan distintos como pensaban. Cada uno de ellos ha elegido vivir de la forma más provechosa posible y con arreglo a los dictados de su conciencia. Jean-Luc se ha consagrado a la exploración cósmica, y Robert a sus tierras y a sus viñedos. Pero el vínculo que los une es muy fuerte, aunque ellos mismos no lo supieran hasta entonces. Cuando se despiden, se abrazan emocionados como lo que son: dos hermanos que se han reencontrado al cabo de muchos años y que, en el fondo, se quieren y se necesitan el uno al otro.

La relación de Worf con sus padres adoptivos es muy estrecha, aunque al principio al klingon le contraría algo la presencia de éstos en la Enterprise, exactamente por las mismas razones por las que muchos hijos se sienten algo incómodos con las ocasionales visitas de sus progenitores. Sergey y Helena están muy orgullosos de su hijo, pero como se trata de un klingon les preocupa si se ha integrado bien en una tripulación en la que él es el único de su especie. Sus temores pronto se disipan, pues comprueban que Worf es muy apreciado por sus compañeros, algunos de los cuales, como LaForge, tienen una elevada opinión no sólo de su valía como oficial, sino también como persona. Pero es la siempre sorprendente Guinan quien acaba por borrar de un plumazo sus preocupaciones, revelándoles que cuando Worf va al Ten Forward y sus ojos se pierden en el espacio infinito, a través de los amplios miradores del bar de la Enterprise, su mirada no se dirige hacia el imperio klingon, sino que los busca a ellos.

La parte más floja del episodio es la dedicada al personaje de Wesley Crusher. Como en la productora se habían recibido miles de cartas solicitando más información sobre Jack Crusher, padre de Wes, se aprovechó la idea de un guión escrito por Lambdin y Stewart para un capítulo que no llegaría a rodarse. En dicho episodio, Wesley debía recibir de su madre una grabación holográfica que había dejado su padre para él. Esta parte en concreto del argumento fue empleada en FAMILIA, y aunque, por razones obvias, carece de la fuerza dramática de las historias de Picard y Worf, resulta hasta cierto punto conmovedora.

FAMILIA cuenta con la colaboración de actores de prestigio, rostros muy conocidos para los cinéfilos y los buenos aficionados a la ficción televisiva. A Robert le encarna Jeremy Kemp, un gran característico británico de impresionante presencia, y a su esposa, Marie, la bella Samantha Eggar, a la que muchos recordarán por su gran interpretación en EL COLECCIONISTA (THE COLLECTOR, William Wyler, 1965), un film muy menor, pero en absoluto desdeñable, de la última etapa de la destacada carrera de ese gran director norteamericano. Theodore Bikel, por su parte, es un gran actor teatral, que también ha disfrutado de una larguísima carrera en cine y televisión. El rol de Sergey Rozhenko es muy divertido, pues se trata de un antiguo ingeniero de la Flota Estelar obsesionado con las naves estelares.

FAMILIA es un episodio con una gran carga emocional, que evita hábilmente caer en la blandenguería más facilona gracias a su estupendo guión y al buen trabajo de los actores, que saben transmitirnos los sentimientos de los personajes que interpretan de forma sobria y natural. Tal vez no sea uno de los capítulos más apreciados por los trekkies, especialmente por aquellos que todavía no saben muy bien en qué consiste eso del espíritu Roddenberry; pero se trata de una de las mejores historias de personajes jamás filmadas para TNG. Y al fin y al cabo, eso es en esencia Star Trek: una serie en la que, por encima de cualquier otra cosa, se cuentan historias de personajes. Disfrutadlo.

© Antonio Quintana Carrandi, (1.651 palabras) Créditos