El libro de Boba Fett
El libro de Boba Fett EE. UU., 2021
Título original: The Book of Boba Fett
Dirección: Dirección: Robert Rodriguez, Dave Filoni, varios más
Guión: Jon Favreau, Noah Kloor
Producción: Jon Favreau
Música: Ludwig Göransson, Joseph Shirley
Fotografía: David Klein, Dean Cundey
Duración: 38 min.
IMDb:
Reparto: Temuera Morrison (Boba Fett); Ming-Na Wen (Fennec Shand); Abdullah Saeed Fawaz Al-Kubaisi (Tyfer); Frank Trigg (Gamorrean Guard); Collin Hymes (Gamorrean Guard); Matt Berry (8D8); David Pasquesi (Mok Shaiz´s Majordomo); Carey Jones (Black Krrsantan); Jennifer Beals (Garsa Fwip); Robert Rodriguez (Dokk Strassi); Pedro Pascal (The Mandalorian); Mark Hamill (Luke Skywalker);
Comentarios de: Luis del Barrio

Con el buen sabor de boca que nos había dejado The Mandalorian, las aventuras de Boba Fett transmitían buenas sensaciones, pero las expectativas para nada han estado a la altura de lo esperado. No me malentiendan, en lo que a mi respecta sigue estando por encima de la Funesta Tercera Trilogía, a la que a excepción de efectos especiales, le da sopas con ondas, pero de algún modo no deja de ser un producto oportunista al calor del éxito de El madaloriano, y en muchos aspectos se puede considerar como parte de la misma historia.

Arranca cuando Boba Fett consigue huir de las tripas del sarlacc, ese gigantesco gusano enterrado en el desierto de Tatooine, donde Luke le lanzó en EL RETORNO DEL JEDI cuando quien estaba destinado a terminar en las tripas de tan horrible criatura era el mismo.

Las condiciones en las que mister Fett sale del bicho son lamentables, y de no ser porque es adoptado por una tribu de tusken, en un proceso muy parecido al sufrido por John Morgan (Richard Harris) en UN HOMBRE LLAMADO CABALLO (Elliot Silverstein, 1970), no hubiera sobrevivido, o al menos no en la magnífica forma en la que se nos muestra en el resto de la serie.

Secundado por, Fennec Shand (Ming-Na Wen) que al deberle la vida se ha convertido en su aliada y ayudante, (como ya vimos en The Mandalorian), se transformará en el mafioso más importante de todo Tatooine, ocupando el puesto de Jabba el Hutt, desde donde tendrá que enfrentarse al resto de los mafiosos del planeta que pugnan por arrebatarle el poder y ocupar su posición.

La serie, sin ser decepcionante, puesto que transciende a las tonterías que últimamente hemos visto en las películas de ésta franquicia, y se centra en contar una historia de aventuras sin más complicaciones, tampoco es lo mejor que se podría haber hecho con el personaje. Por lo pronto Temuera Morrison, si bien da perfectamente la imagen de mercenario curtido en mil batallas, como actor es más bien limitado, al menos en sus expresiones y movimientos no transmite demasiadas emociones. Contrasta con Ming-Na que muy es capaz de lanzar miradas amenazantes, casi aterradoras, sin necesidad siquiera de fruncir de ceño.

Como ya he apuntado al principio en realidad la serie se apoya en el éxito de The Mandalorian, de la que es prácticamente su tercera temporada (o segunda y dos cuartos, si se quiere) ya que llegados a un punto el protagonismo del propio Mandaloriano se hace muy presente. Además de esto, están todos los elementos que hacen de Tatooine, y la legendaria película que abrió la saga, un escenario fascinante. Los jawas, los tusken, la fauna variada que ya vimos en el palacio de Jabba sigue allí, incluso Boba termina poniendo a su servicio a los guardaespaldas gamorreanos de Jabba.

Pese a recurrior a estos trucos, a la serie le falta carisma. Boba Fett es un personaje muy secundario de la saga, y sus aventuras no afectan en nada al Gran Arco de Star Wars. Tampoco es que las del Mandaloriano tuvieran mucho impacto en el devenir de las luchas del Imperio contra los Rebeldes, pero si contaron con un elemento rompedor, como fue Baby Yoda, que se ganó el corazón de los aficionados, por su achuchable aspecto, pero también generó una cierta turbación, al descubrir en él un voraz antropófago sin principios.

El libro de Boba Fett no cuenta con ese comodín, y el argumento en si tampoco es para enmarcar, he mencionado UN HOMBRE LLAMADO CABALLO, así que si cambiamos los desiertos de Tatooine, por las praderas del medio oeste americano, con sus indios, sus colonos, sus ciudades de casas de madera vieja, sus cuatreros, sus caciques locales y sus sheriffs (bueno, de eso en esta serie no hay) tendríamos un western de lo más clásico.

Naturalmente donde todo cambia es en las escenas de acción y alguna que otra batalla urbana donde la magia del CGI nos ofrece escenas espectaculares, y entonces como por arte de birli-birloque pasamos del típico western a las luchas entre mechas y kaijus.

Yo diría que se trata de una serie dirigida a los completistas de la saga, irrelevante a nivel argumental, a no ser que se me haya escapado algún matiz que ignoro, ya que no soy tan fan de Star Wars como para conocerme hasta el último entresijo. Para el público en general pasará como una serie de aventuras espaciales más, aunque sospecho que la gran cantidad de guiños y referencias explícitas que pueblan la serie, pero que no son de conocimiento general, la puedan hacer por momentos desconcertante, y hasta aburrida.

Por último, hace poco leí en un foro que a partir de las series se está construyendo un nuevo canon sobre Star Wars a añadir a los ya existentes: el de las películas, el de las novelas, y el de los cómics. Al parecer hay cierta confusión al respecto puesto que George Lucas no puso inicialmente mucho cuidado cuando licenció este universo, y diversos autores dejaron volar su imaginación en novelas y cómics creando inconsistencias y contradicciones entre si y con las películas, al decir de muchos el único canon canónico. Desconozco si entre la última época de Lucas y la actual de Disney se ha producido una cierta reunificación de estos cánones. En el fondo sería una lástima porque si no, ¿de qué iban a discutir los frikis?

© Luis del Barrio (905 palabras) Créditos