Londo Mollari
La caida de la base Centauri
EE.UU., 1998
Título original: The Fall of Centauri Prime
Dirección: Douglas E. Wise
Guión: J. Michael Straczynski
Producción: John Copeland
Música: Christopher Franke
Fotografía: John C. Flinn III
IMDb:
Reparto: Bruce Boxleitner (Presidente Sheridan); Jerry Doyle (Garibaldi); Mira Furlan (Delenn); Richard Biggs (Doctor Franklin); Bill Mumy (Lennier); Stephen Furst (Vir); Jeff Conaway (Zack); Patricia Tallman (Lyta); Peter Jurasik (Londo); Andreas Katsulas (G´Kar); Wayne Alexander (drakh); Simon Billig (Ranger); Damian London (Regente Virini); Robin Sachs (Na´Tok)
Episodio: 106, Orden de producción: 519

Sinopsis

Desde su celda G´Kar contempla como las flotas narn y drazi bombardean la Base Centauri, solo la ayuda de Londo le salva de morir aplastado entre los escombros. Una vez ha puesto a salvo a G´Kar, Londo busca al regente Virini, le encuentra delirando en la Sala del trono, y es entonces cuando empieza a comprender lo que sucede ante la aparición de un drakh.

Destruido Z´ha´dum y con las Sombras desaparecidas, los drakh, sus antiguos sirvientes, se han quedado con los restos de la tecnología que éstas dejaron atrás y buscan un nuevo planeta donde establecerse. La Base Centauri es el lugar ideal, recordando las alianzas que Londo había establecido con las Sombras a través de Morden, y su traición (DENTRO DEL FUEGO). Los drakh han llegado a la Base Centauri a reclamar las antiguas deudas, y han provocado la guerra para que un deprimido y humillado pueblo centauri se pliegue a sus demandas. Para que no quede dudas de su firmeza, han sembrado el planeta con bombas de fusión que harán estallar si Londo no atiende a sus peticiones.

Por su parte, Sheridan intercepta las flotas narn y drazi con los Estrella Blanca y les ordena parar el bombardeo. Estos se pliegan a sus peticiones, pero se encuentra en un dilema. La flota centauri está a punto de regresar de su falsa misión (MOVIMIENTOS DE FUEGO Y SOMBRA) y considerará el conjunto de la flota combinada: narn, drazi y Estrella Blanca, como agresora en su conjunto entablando batalla.

El regente explica esa situación a Londo y le comunica que estará en su mano evitarlo, ordenando la rendición de todo el ejército centauri puesto que él morirá en pocos segundos y Londo será proclamado automáticamente emperador, recibiendo además un Vigía una especie de parásito drakh que le controlará y hará seguir sus directrices. Londo, resignado, acepta el trato si con ello salva el planeta y la vida de los centauris. El Vigía se desprende del regente que cae desplomado, muriendo en los brazos de Londo.

Sheridan se niega a entrar en combate con la cada vez más próxima flota centauri, mientras intenta ponerse en contacto con alguien del Centaurum, y ordena que siga la búsqueda del Estrella Blanca perdida de Delenn y Lennier, que siguen vivos, pero por poco tiempo.

Londo visita a G´Kar, que le agradece que le haya salvado la vida. Londo le comunica que será prontamente coronado emperador. En realidad ha ido a despedirse de G´Kar, sabe que el trato con los drakh está más allá de su amistad y debe alejarse todo lo posible de él porque se avecinan tiempos oscuros en los que hará cosas inombrables. Finalmente se separan, habiéndose perdonado todas las ofensas pasadas.

Londo vuelve a la sala del trono, donde el Vigía se une a él quedando su destino sellado a los drakh.

La flota centauri ya está en orden de batalla, pero reciben la orden de rendirse. Londo se pone en contacto con Sheridan, asumiendo que el ataque contra la Base Centauri no ha sido promovida desde la Alianza, e informándole a su vez que los ataques corsarios de los centauri habían sido promovidos por el regente Virini a espaldas del Centaurum. Sheridan respira aliviado y una vez establecida la paz, pide a Londo ayuda para rescatar a Delenn y Lennier. Baja al Palacio Imperial y Londo aunque distante, acepta cooperar, aunque como un favor a devolver.

En la discusión que sigue Londo declara que los centauri se retiran de la Alianza, y que volverán a recuperar su antiguo esplendor por si mismos. Sheridan presiona con la información sobre las vainas pero Londo le responde que se trataba de simple contrabando (MOVIMIENTOS DE FUEGO Y SOMBRA).

Finalmente Delenn y Lennier se quedan sin energía, lo único que funciona es el sistema de armas y, como medida desesperada, Lennier propone dispararlas para señalizar su posición, atrayendo la atención de una flotilla centauri.

En ese momento se produce una situación incómoda. Ante la cercanía de la muerte Lennier se declara a Delenn, que no se sorprende puesto que ya intuía los sentimientos de Lennier. Pero en ese momento, los centauri los atraen con un rayo tractor rescatándolos. Ya a salvo, Delenn da a Lennier una salida airosa, haciendo como que no ha oído nada, reafirmando, eso si, su amistad y su pacto de lealtad.

Vir llega al Palacio Imperial buscando a Londo, pero este le recibe de malas maneras. Por supuesto, no tiene intención de que se descubra su Vigía ni su alianza con los drakh. Hablan sobre los términos de la rendición y los problemas que causarán el pago de las compensaciones por la rendición. Vir sigue desconcertado, pero Londo no puede revelarle mucho más.

Londo emite un comunicado a los ciudadanos de la República explicando la ruina que supondrán las reparaciones y la salida de la Alianza, pero culpa a ésta de todos los males de los centauri, apelando a su orgullo para iniciar la reconstrucción, anunciando una serie de actos simbólicos para representar la soledad que les espera a partir de ese momento.

Tras el comunicado se encuentra con Vir, Sheridan, Delenn y G´Kar, a éstos últimos les anuncia el nombramiento de Vir como embajador en Babylon 5, y les insta a salir cuanto antes del planeta. Todos se despiden emotivamente de Londo, que ya en soledad y rodeado del tañer a muerto de las campanas de los templos se dirige a la ceremonia de coronación.

Ya en Baylon 5 la Plana Mayor analiza las vainas de control. Según Lyta no es tan avanzada como la tecnología de las Sombras, pero es igualmente inquietante. Franklin señala que lo peor que ha podido pasar es que esa tecnología, ya sin control, haya caído en manos de pequeños grupos que son capaces de usar ese potencial en su propio beneficio, sin ser conscientes de las implicaciones reales.

Garibladi sugiere investigar el mundo Vorlon, pero Delenn señala que éstos blindaron el planeta para que nadie pudiera saquearlo, igualmente Lyta afirma que la humanidad no estará preparada hasta muchos siglos después para acceder allí.

Zack entra para informar que con la proclamación de la paz se han terminado los disturbios en la estación, pero pese a las buenas noticias en el fondo todos comparten la misma tristeza.

Londo, en la soledad de la Sala del trono, es la viva estampa de la amargura.

© Francisco José Súñer Iglesias, (1.067 palabras) Créditos