person.bester.jpg
Bester
El Cuerpo es la madre, el Cuerpo es el padre
EE.UU., 1998
Título original: The Corps is Mother, The Corps is Father
Dirección: Stephen Furst
Guión: J. Michael Straczynski
Producción: John Copeland
Música: Christopher Franke
Fotografía: John C. Flinn III
IMDb:
Reparto: Walter Koenig (Alfred Bester); Reggie Lee (Chen Hikaru); Dana Barron (Lauren Ashley); Richard Biggs (Dr. Stephen Franklin); Jeff Conaway (Zack Allan); Mike Genovese (Drake); Vincent Riotta (Bryce); Dex Elliott Sanders (Jonathan Harris); Brendan Ford (Gordon);
Episodio: 101, Orden de producción: 514

Sinopsis

Bester es requerido en el cuartel general de los PsiCorps para que tutele a un par de nuevos reclutas de categoría P-12, unos nerviosos Lauren y Chen. Durante la presentación y posterior charla con ellos, Bester deja caer una bomba que pone patas arriba todo el universo Babylon 5: Yo pensaba que Babylon 5 es su principal destino, comenta Lauren, Ellos también lo creen, piensan que su estación es el centro del universo responde Bester [...] no vamos nunca por allí, no merece la pena, salvo en casos de emergencia. La lógica del argumento es rotunda, Babylon 5 existe desde hace muy poco tiempo, Bester lleva años trabajando como P-12 para el cuerpo psíquico. Babylon 5 y las conspiraciones y alianzas que se han tejido a su alrededor son solo un molesto problema, quizá el más grave que les ha surgido en los últimos tiempos, pero no es el primero, ni será el último.

La primera visita es a una sala donde dos P-12 están en plena sesión de entrenamiento, luchan telepáticamente entre si, uno sondea y el otro le bloquea, lo que Bester aprovecha para dar la primera lección a sus alumnos: aunque sus habilidades sean innatas deben entrenarlas hasta alcanzar la excelencia. Les explica los peligros a los que se enfrentarán en su categoría de P-12 cuando deban capturar blips, telépatas rebeldes, y que deberán hacerlo sin causarles daño, en la medida de lo posible, puesto que todos los telépatas forman parte de una gran familia, aunque algunos no lo vean así.

Mientras tanto, en otro lugar sucede una escena extraña, un joven revuelve unos papeles mientras emite frases inconexas, en el suelo hay un cadáver.

El joven escapa, y al poco es descubierto el cadáver. Se trata de un alumno de Bester que es requerido para examinar la escena del crimen. Allí es informado por Drake, su jefe, de lo poco que se sabe, y que es probable que el asesino haya sido el compañero de habitación del muerto.

Más tarde Lauren va al apartamento de Bester. El asesinato la ha perturbado profundamente y quiere que Bester le oriente al respecto. Éste le explica que la muerte de un telépata siempre es una tragedia, son seres especiales, únicos y valiosos, pero que la muerte de un mundano es del todo irrelevante. Lauren se ofrece a pasar la noche con él, pero Bester la rechaza amablemente. Al poco de irse ella, llega Drake con noticias del sospechoso. Para inmensa alegría de Bester, ha huido a Babylon 5.

Al día siguiente se da una sesión informativa sobre Harris, el asesino. Se trata de un P-10, por lo tanto muy peligroso, y se encomienda a Bester y sus recientes tutorandos que viajen a la estación para capturarlo. Pero la cosa es peor de lo que Drake ha anunciado públicamente, en un aparte informa a Bester que Harris está entrenado como destructor mental, con lo que el peligro se multiplica más aún.

En Babylon 5, Harris se busca la vida en el casino haciendo trampas valiéndose de sus habilidades mentales. Sin embargo no es lo bastante discreto y arruina a unos y otros, ante la atenta mirada de un siniestro individuo.

Uno de los jugadores arruinados, convencido de que ha hecho trampas, sigue a Harris para que le devuelva el dinero, pero éste le fríe el cerebro... ante la atenta mirada del siniestro individuo.

Bester y los suyos no son bienvenidos a la estación. En la aduana Zack les recibe con no muy buenas palabras, a las que Bester responde con el habitual sarcasmo informándole de su misión. Dejan a Zack intentando entender los requiebros de Bester, que empieza a mover sus contactos en la estación. Gracias a un confidente drazi consigue importantes datos acerca de Harris.

Bester ordena a Lauren y Chen que vigilen, sin intervenir, la que suponen cabina de Harris, mientras él va en busca del personal de la estación para buscar su ayuda y evitar conflictos de jurisdicción, pero Chen demuestra tener demasiada iniciativa y entra por su cuenta en la cabina, encontrando el cadáver del jugador asesinado.

Por supuesto eso provoca un disputa con Zack que les acusa veladamente de la muerte, aunque las evidencias les dejan fuera de toda sospecha. En plena discusión informan a Zack de un nuevo asesinato de parecidas características. Al realizar la autopsia Franklin describe como se ha destruido el cerebro del jugador, lo que desconcierta a Bester porque ese tipo de lesiones solo las puede provocar un P-12, no un P-10 como Harris por muy bien entrenado que esté. La noticia altera profundamente a Bester que decide informar inmediatamente a su Oficina Central para que recaben toda la información posible sobre Harris y se la envíen. Por otra parte, envía a Chen al bajo fondo puesto que, tras sus últimos desmanes, es el único lugar donde Harris se puede refugiar. Mientras, él va al embarcadero por si el asesino intenta escapar de la estación.

Tras indagar en algunos lugares poco recomendables, Chen es asesinado por el siniestro individuo. Cuando Zack se lo comunica a Bester, queda desconcertado ante la frialdad con la que éste se toma la noticia.

Sin embargo, las cámaras de seguridad han conseguido grabar el asesinato e identificar los tatuajes del asesino. Se trata del siniestro individuo, llamado Bryce, que se ha asociado con Harris. Éste pone sus habilidades y Bryce sus contactos, quedándose con parte de las ganancias, mientras Harris se va haciendo con un capitalito para escapar de la estación y desaparecer definitivamente.

Bester y Lauren estudian la documentación enviada por la Oficina Central, y encuentran evidencias del evidente desequilibrio de Harris. Bester deduce que Harris padece de múltiple personalidad, una de ellas, el Harris bueno, es el P-10 que todos conocen, mientras que el Harris malo es un P-12 indudablemente inestable. El compañero de Harris también lo había descubierto, y el Harris malo lo mató para que no lo denunciara.

Finalmente Harris y Bryce son descubiertos y reducidos por los hombres de Zack en una escaramuza en la que el propio Bester sale herido. Pese a los reparos de Franklin, que como médico y soslayando a la antipatía mutua que se profesan, quiere tener a Bester algún tiempo en observación, éste está dispuesto a irse cuanto antes, es más, tras ser informado por Lauren que el personal de la Estación les entrega sin poner ningún reparo a Harris y Bryce, decide partir de inmediato. Algo que ni a Franklin ni a Zack les entristece en absoluto.

Ya en el hiperespacio Lauren hace una petición a Bester: ocuparse de Bryce, al que lanza fuera del transbordador sin pensárselo dos veces.

Bester le augura un gran futuro en el cuerpo.

© Francisco José Súñer Iglesias, (1.122 palabras) Créditos