SOPAS GAUDEAMUS
Rafael Ontivero

[...]

[Baja sintonía informativos]

[Funde con sintonía de Habla con un literato]

[Sintonía 5 segundos. Volumen normal]

[Baja sintonía. Queda de fondo]

[Entra locutor]

makamuki0[km] Licencia de contenido de Pixabay

¡Bienvenidos de nuevo a nuestro programa Habla con un literato, patrocinado por Sopas Gaudeamus, hechas con Inteligencia... natural!

Ya nos veas en dos de, en tridi, aquí o más allá de las lunas de Plutón, nuestro programa entrevista a un autor literario famoso..., porque no debemos olvidar nuestro pasado. Para ello, alimentamos con todo lo que sabemos a una inteligencia Gepepito que, a diferencia de las sopas, es artificial, y luego le preguntamos sobre alguna controversia sobre su obra o su vida.

De nuestras conversaciones hemos descubierto que el autor de las obras de Bacon es Shakespeare, que Agatha Christie no estuvo pérdida dos semanas, sino que fue de visita a ver a su tía Margarita, y que Homero no escribió la Odisea pero sí la Ilíada.

Hoy, para disfrute de todos vosotros, vamos a entrevistar a... ¡¡Miguel de Cervantes Saavedra, autor de El Quijote, el Persiles y la Galatea!!

Quizás nuestros oyentes y videntes sean demasiado jóvenes para haber conocido a Cervantes en persona [risas en lata], pero seguro que han disfrutado del tridi El Quijote de las Estrellas, Sin Lanzas y a lo Loco, o La Pastora Loca, todo ellos grandes éxitos de esta cadena, basados en sus obras.

¡¡Pero antes, un mensaje de nuestro patrocinador!!

[Entra cuña. Jingle 1 de Sopas Gaudeamus]

  • En el ancho campo de Apolo divino,
  • se cuece un brebaje, no de hadas, sino
  • de una ciencia algo más terrenal,
  • Sopas Gaudeamus, manjar sin igual.

  • De la mente humana no provienen,
  • pues su origen más bien es maquinal,
  • Inteligencia — ¡oh paradoja! —natural,
  • en caldos que los paladares sostienen.

  • En cada cucharada, el gusto explora.
  • un universo de sabores sin demora,
  • cual si el propio Cervantes lo guisara.

  • Y entre risas y platos se desliza
  • este manjar que a la mesa hechiza,
  • ¡Comed, comed, que la sopa ya se aclara!

[Baja cuña. Funde con sintonía]

[Sintonía queda de fondo]

[Indicativo Habla con un literato]

[Sintonía fuera]

[Entra locutor]

¡Mmm... qué rica, la Sopa Gaudeamos que me acabo de tomar! Ya sabéis, la podemos obtener en las mejores tiendas online, o comprar una licencia y producirla nosotros mismos con nuestra impresoras 3D. Le añadís agua, y lista para servir.

Bueno, me comentan que ya está preparado nuestro Cervantes particular.

—Buenos días, don Miguel. ¿Cómo se encuentra?

—Muy bien.

—Usted escribió el Quijote, ¿no es cierto?

—Efectivamente, ¡yo fui el autor de esa insigne obra, para brillo y lucimiento de la literatura española, espejo y compendio de todas las caballerías, donde se aúna el ingenio más agudo con la prosa más elegante que jamás haya sido plasmada en lengua castellana! No hay, en las vastas tierras de la literatura, hazaña ni escritura que con más justo derecho se levante sobre el orbe de los libros como lo hace la creación cervantina. En sus páginas, tan llenas de vida y artificio, hallamos la sutil mezcla de lo trágico y lo cómico, entrelazados en un danzar de palabras que retratan la naturaleza humana con tal maestría que los corazones se conmueven, las mentes se agitan y las almas se elevan. Yo, al dotar al mundo de tan esclarecida narrativa, no sólo ha enriquecido el patrimonio literario sino que he erigido un monumento eterno al ingenio humano, aquel que nos enseña a reír y a compadecer, a soñar y a pensar, bajo la inquebrantable sombra de su caballero andante que...

—Vale, vale, nuestro público seguro que conoce la obra. Voy a hacerle una pregunta, y quiero que me la responda después de haberla meditado con profundidad y tranquilidad, y nos sea completamente honesto.

—Bien.

—Una de las escenas más controvertidas de la primera parte es el robo del burro de Sancho Panza, que aparece en un capítulo fuera de lugar en la edición príncipe, y que algunos estudiosos han colocado en diferentes lugares de la primera parte. ¿Qué ocurrió realmente?

Se produce un silencio de unos segundos.

—¡Se me da una higa lo que cualquier supuesto estudioso haya escrito! y otra más cualquier hidepu que haya tocado la obra, porque las escenas del borrico están bien colocadas donde estuvieren, y ningún malandrín con ansias de fama debió de haberla cambiado, estropeando el efecto que quise darle...

—Interesante. ¿Y ese efecto cuál es?

—Pues que vosotros, incultos lectores, no habéis entendido nada, y es que el mismo encantador que convirtió a los gigantes en molinos de viento, el Yelmo de Mambrino en bacía de barbero, ese mismo, cambió en la obra de posición las escenas, para goce y disfrute de mis lectores. Y ya que estoy aquí, quiero decirle a cierto malandrín por nombre de Avellaneda que es un señor de los engendros literarios, y que al mirar vuestra obra, encuentro en ella una tal desventura en el ingenio y tan desdichada mano en la escritura, que me veo obligado a pensar que no fue la envidia, sino una singular ceguera del juicio, lo que os impulsó a emular un vuelo tan alto que no os está dado alcanzar. Vuestra empresa me recuerda al vuelo del ñacurutú, que, por más que estire sus alas, nunca tocará el Sol como el águila. Y aunque vuestra intención fuese celebrar a mi ingenioso hidalgo, habéis conseguido, con vuestras torpes y desaliñadas letras, dar mayor brillo, si cabe, a la falta de tino que a la obra que intentabais ensombrecer...

—Muy bien, muy bien, gracias por todo.

—Quiero seguir diciendo que el tal Avellaneda es un hidepu...

Ja, ja, ya sabéis cómo son a veces las inteligencias artificiales... ¡Y hasta aquí, amigos, el programa de hoy Habla con un literato! ¡Nos vemos la próxima semana con un nuevo escritor, y no olvidéis supervitaminaros y mineralizaros con las sopas Gaudeamus!

[Entra cuña. Jingle 2 de Sopas Gaudeamus]

  • En las cocinas de Gaudeamus late.
  • un prodigio que al paladar deleita,
  • con verduras y carnes se sazona,
  • en caldo de ingenio que emociona.

  • Sopas que, por arte de ciencia pura,
  • nacen de recetas con mesura,
  • hechas con un saber casi divino,
  • donde cada sorbo es un destino.

  • Inteligencia, sí, pero natural,
  • en un puchero de sabor cabal,
  • que al más hambriento sabrá saciar.

  • Y en este mundo de sopa y pan,
  • Gaudeamus nos hace el buen afán,
  • ¡Soplad y probad, no hay que esperar!

[Baja cuña]

[Funde con sintonía informativos]

[Indicativo informativos]

[...]

© Rafael Ontivero,
(1.067 palabras) Créditos