EL ÚLTIMO VIAJE
Anselmo Vega Junquera
blende12, Pixabay License

Salió a la calle y miró hacia arriba. Un sol, rojizo y mortecino, alumbraba a la Tierra con una tenue luminosidad. Hacia frío, pero él no lo sentía. Por la avenida principal, los altavoces anunciaban sin cesar la inminente partida de la última expedición.

—¡Seguid, seguid! ¡Hacia la Terminal aérea! ¡Ultimo aviso!

Ya casi no quedaba tiempo. O te decidías o te quedabas en la Tierra para siempre. Para fundirte cuando el sol explotara y se convirtiera en nova. Ajustó el filtro de sus ojos y miró nuevamente hacia el astro rey, como queriendo percibir algún cambio en su intensidad. ¿Tendría aún tiempo?

A su alrededor, la masa multitudinaria camina apresurada en dirección al enorme espacio-puerto al otro extremo de la ciudad. Dudó en incorporarse a la muchedumbre. No había vehículos ni ningún tipo de transporte. Por eso las calles y las avenidas estaban abarrotadas de todos aquellos que habían decidido seguir las indicaciones del repetidor automático:

—¡Seguid, seguid! ¡Hacia la Terminal aérea! ¡Ultimo aviso!

Si, aquel era el último aviso. Llevaban meses anunciándolo mientras miles de aeronaves despegaban, con sus cohetes a la máxima potencia, hacia el espacio sideral. ¿Cuál seria su destino? Decían que otras Tierras, descubiertas en la Galaxia, los podrían acoger. No todas tenían la misma atmósfera, pero eso no era un inconveniente. Mientras no fuera de ácido corrosivo...

Hacía miles de años, quizá cientos de miles, que los rayos de sol habían ido perdiendo intensidad. La Humanidad había evolucionado hasta el límite de sus posibilidades. La tecnología se había desarrollado de forma increíble. Las máquinas lo hacían todo. La informática lo controlaba todo. El mundo estaba completamente automatizado. Pero… el sol se moría. El sol de la Tierra. Y con él, ella misma. Había pues, que abandonarla, que dejarla a su suerte.

Por fin, decidió marcharse también. Aquí ya no tenía nada que hacer. Así que se unió a la riada de robots, sus congéneres, herederos de aquellos humanos que hacía tanto tiempo extinguidos, sabiendo que antes de embarcar lo desconectarían y desarmarían, única forma de soportar el larguísimo viaje hacia las estrellas.

Sólo temía que el viaje se prolongara tanto que la carga de sus bancos de memoria se degradara hasta el punto de borrarse, olvidando todas las cosas hermosas que había conocido.

© Anselmo Vega Junquera, (381 palabras) Créditos