Scaramouche
SCARAMOUCHE

SCARAMOUCHE (1952), es una obra maestra inigualable y que tiene el mejor duelo de espadas de la historia del cine. Pero, viendo esta película, he observado varios hechos curiosos que me han dado en que pensar. Miremos el argumento de esta genial película:

Estamos en Francia, en el siglo XVII, años antes de la revolución Francesa. El bueno, Steward Granger, ayuda al amigo suyo del alma que esta en contra de la monarquía absolutista a escapar, pues le persiguen, pero les pilla el malo, Mel Ferrer, que en duelo de sables mata al amigo. El bueno Steward Granger jura venganza y huye, a pesar de que le persiguen los soldados del malo Mel Ferrer. Al mismo tiempo, el bueno Steward Granger se enamora de la heroína de la película, pero resulta que no puede, porque ella es su hermana, según averigua él. El bueno Steward Granger esta decidido a vengarse del malo Mel Ferrer, y como este es la mejor espada de toda Francia, se entrena concienzudamente para derrotarle. Finalmente logra enfrentarse a él, pero el malo Mel Ferrer da una paliza y a duras penas logra escapar con vida. Pasan muchas cosas más y se produce el duelo ya final. El bueno Steward Granger ya ha aprendido mucho más y ahora es superior al malo Mel Ferrer, al que vence. Pero cuando esta a punto de matarlo, un sentimiento inexplicable se lo impide. Después descubre que el malo Mel Ferrer es en realidad su hermano, y la que creía su hermana no lo es. Hay que hacer notar que esta película esta basada en un libro del mismo titulo, en el cual el malo no resultaba ser hermano del bueno, sino que resultaba ser su padre.

Bién. Ahora, fijémonos bien en este argumento, cambiemos los nombres que salen por otros nombres, ¿Y que es lo que tenemos?

© Jesús Martín, (308 palabras) Créditos