EL PUEBLO DE LOS MALDITOS
EL PUEBLO DE LOS MALDITOS Reino Unido, 1960
Título original: Village of the Damned
Dirección: Wolf Rilla
Guión: Stirling Slliphant, Wolf Rilla y George Barclay
Producción: Roland Kinnoch
Música: Ron Goodwin
Fotografía: Geoffrey Faithfull
Duración: 77 min.
IMDb:
Reparto: George Sanders (Gordon Zellaby); Barbara Shelley (Anthea Zellaby); Martin Sthepens (David Zellaby); Laurence Naismith (Señor Willers); Michael Gwin (Alan Bernard); Richard Warner (Harrington); Thomas Heathcote (James Pawlw)

Una película de las clásicas de los años 60, en las que están mezclados de forma clara dos géneros: el terror y la ciencia-ficción.

En un tranquilo pueblo de la campiña inglesa, todos sus habitantes caen de repente en un profundo sueño. Las comprobaciones del ejercito demuestran que una especie de cúpula invisible rodea a Midwich, y que todos los seres vivos dentro de la semiesfera están sin conocimiento. Cuando se despiertan no recuerdan que les ha pasado. Al cabo de un tiempo se descubre que todas las mujeres fértiles del pueblo están embarazadas. A los 9 meses nacen unos niños, todos rubios albinos, que poseen una inteligencia muy desarrollada. El doctor Zellaby se dedica desde ese momento a investigar a su hijo y a los demás.

Estamos ante una mas de las películas dedicadas a las invasiones extraterrestres, pero en este caso la amenaza no es un terrible monstruo extraterrestre, sino unos niños normales y corrientes, y que además son hijos de los habitantes del pueblo. Lo que les hace terroríficos es su normalidad. ¿QUIÉN PUEDE MATAR A UN NIÑO? título de los 70 del genial Chicho Ibañez Serrador, reflejaba, en un homenaje escondido, lo que en Midwich ocurre. La madre de David, una espléndida Barbara Shelley, tiene terror a su hijo, y sin embargo es incapaz de hacer nada contra el. En el fondo es su hijo y no puede ir en contra de su naturaleza de madre. Uno de los argumentos secundarios mas interesantes que nos presenta Rilla, es la reacción de los habitantes del pueblo al extraordinario embarazo. Las solteras, una de ellas incluso llega al suicidio por no comprender lo que ocurrió, el ama de casa cuyo marido lleva fuera mas de un año y la reacción de este al conocer el embarazo, y el sacerdote, incapaz de dar consuelo a sus feligreses.

El doctor Zellaby, cuyo hijo David, es uno de los líderes del grupo de cuclillos, manifiesta una intensa curiosidad hacia los increíblemente poderosos niños. Intenta explicar científicamente lo que ocurre y entrar en contacto con una inteligencia que es, por incomprensible, totalmente opuesta a la humana y como entes superiores no se preocupan por lo que les pasa a los meros mortales. Y es su superioridad lo que les hace ser totalmente asépticos para eliminar lo que les molesta, son unas versiones pequeñitas de un cierto oficial científico de orejas de punta, que veríamos 5 años después.

Un punto que la película no deja claro, lo que nos trae aún mas desazón, es ¿que quieren los niños? como diría Morden, ¿de donde han venido? (parece que son producto de un pulso desconocido emitido desde el espacio).Esta incógnita se mantiene hasta el final. Nunca averiguamos que ha sucedido en realidad.

En toda la Tierra se han producido mas casos, y los medios para afrontarlos han sido diversos. Los esquimales los han asesinado, los rusos los han confinado, y los ingleses, mas refinados, se limitan a investigarlos, hasta que surge el conflicto final.

El remake de Jonh Carpenter del año 1995, que hemos podido ver el día 9 de mayo en TVE, no aporta nada nuevo a lo realizado por Rilla. Es más, introduce una variante que no resulta nada brillante y tal vez perjudica la historia: uno de los niños, al quedarse sólo ya que su hermana muere en el parto, es empático con los humanos y sobrevive al trágico final. Como película de Carpentery de los 90 tiene que incluir elementos gore: el hombre desmayado en una plancha de asar, el terrible castigo de una de las niñas a su madre por ponerle la comida caliente (le obliga a sumergir el brazo en agua hirviendo), o la auto-vivisección a la que obligan a Kirstie Alley. Estos elementos alejan, con sobresaltos absurdos y asquerosidades varias, el clima de opresión y angustia que se daba en el primer film. Un detalle espantoso son los horribles pelucones que les han puesto a los niños. Recomiendo ver la película de los 60 y juzgar después. Siempre me he preguntado el motivo de hacer remakes. Si ya tenemos la película original, ¿para que hacer una copia o versión? Solo conozco un caso en que el remake es tan bueno como el original y es LUNA NUEVA y su copia de Billy Wilder, PRIMERA PLANA (que, como dijo Trueba, es dios, con el permiso de Ivanova claro).

Anécdotas: Costó unos 250.000 dólares y recaudo mas de millón y medio. El efecto de los ojos brillantes no le gustaban al director y los eliminó del montaje definitivo. Ante la insistencia del productor se volvieron a poner en las copias distribuidas a USA.

Existe una secuela llamada CHILDREN OF THE DANMED (1963 de Anton M. Leader) ya rodada en color y no muy compatible en su argumento con la primera. Los niños son una especie de mutaciones, o eslabón perdido.

Bibliografía:

CINE Y CIENCIA FICCIÓN. Luis Gasca. Ed. Planeta.
RUMBO AL INFINITO: las películas de ciencia-ficción. Pablo Herranz. Ed. Middons (La portada de este libro tiene precisamente una foto del film en cuestión)
EL VIDEOCLUB DE MI BARRIO, en el que alquilé EL PUEBLO DE LOS MALDITOS, versión Carpenter, un día antes que lo emitiera TVE.
© Alfonso Merelo, (814 palabras) Créditos