ALIEN3
ALIEN3 EE.UU., 1992
Título original: Alien3
Dirección: David Fincher
Guión: David Giler, Walter Hill, Larry Hill
Producción: 20Th Century Fox
Música: Elliot Goldenthal
Fotografía: Terry Rawlings
Duración: 114 min.
IMDb:
Reparto: Sigourney Weaver (Ellen Ripley); Charles S. Dutton (Dillon); Charles Dance (Clemens); Paul McGann (Golic); Brian Glover (Andrews); Ralph Brown (Aaron); Danny Webb (Morse); Christopher John Fields (Rains); Holt McCallany (Junior); Lance Henriksen (Bishop II)
Vaya sueño tonto que estoy teniendo
Vaya sueño tonto que estoy teniendo

Tercera entrega de la saga, considerada la más floja de todas por los aficionados. Tras la espectacular ALIENS, EL REGRESO, los fans creyeron que el siguiente film trataría sobre una expedición al mundo natal de los aliens, para investigar acerca de la raza inteligente que los transporto a LV-426, con Ellen Ripley nuevamente al pie del cañón en una aventura llena de acción y tensión, pero recibieron una historia muy diferente, que algunos encontraron aburrida después de las emocionantes entregas anteriores.

En el film anterior, Ripley, Hicks, el androide Bishop­ y la niña Rebecca emprendieron el regreso hacia la Tierra tras la terrible batalla contra las criaturas. Al producirse una avería en los sistemas de a bordo, la computadora activa la secuencia de evacuación de emergencia, trasladando a los cuatro pasajeros a un EEV (Emergency Escape Vehicule / Vehículo de Escape de Emergencia) que aterriza en un planetoide en el que se encuentra una colonia penal administrada por la Corporación Weyland-Yutani, la siniestra Compañía del film de Scott. Hicks y Rebecca mueren en el violento aterrizaje y el androide Bishop­ queda inutilizado. Ripley, una vez repuesta, examina la unidad de salvamento y descubre rastros de corrosión en uno de los criotubos. Ellen pide al médico de la colonia que le haga la autopsia a Rebecca, temiendo que su cuerpo albergue un alien en gestación. No es así, pero Ripley insiste en que se incineren los cuerpos de sus desdichados compañeros. Poco después, un facehugger ataca a un perro, implantándole el alien en proceso de gestación en su cuerpo. Cuando culmina su proceso de desarrollo, el alien comienza a cazar a los presos uno a uno. Ripley logra reconectar momentáneamente a Bishop­, y éste le confirma que la criatura viajó con ellos y que La Compañía estuvo detrás de toda la operación. La valerosa Ellen y los desesperados prisioneros tratarán de acabar con la bestia espacial con todos los medios a su alcance.

Se supone que al final de ALIENS, EL REGRESO, la Reina de los bichos colocó uno de sus huevos en la sala de criogenización de la nave, pero esto no se explica satisfactoriamente en el film de Cameron. Por otra parte, el rompepechos nace como un alien ya desarrollado, sin pasar por el posterior proceso de crecimiento, una incongruencia difícil de aceptar por los fans, por mucho que Ripley insistiese en que este alien era distinto a los que había visto hasta entonces.

¿Qué si el bicho come pienso? Pienso que el bicho nos va a comer a todos
¿Qué si el bicho come pienso? Pienso que el bicho nos va a comer a todos

Sigourney Weaver no deseaba protagonizar otro film sobre los aliens, de modo que se decidió que moriría al final de éste, al descubrir que tenía uno de los bichejos asquerosos en su propio cuerpo.

La película no tuvo el éxito que se esperaba, pero no puede culparse de ello a David Fincher ni a ningún miembro del equipo de realización. Lo cierto es que la 20th Century Fox no parecía muy interesada en el proyecto, porque ninguno de sus ejecutivos se dignó viajar hasta los estudios londinenses donde se rodaba el film para ver qué se hacía y de qué manera. Según parece, Fincher tenía muy buenas ideas para esta historia, pero los responsables de la productora le cortaron las alas sin miramientos, alegando que no les interesaban las originalidades. Querían algo que tuviera el aspecto de una secuela, pareciera una secuela y oliera a secuela. Y punto.

El rodaje, según cuenta el propio Fincher, fue una locura. Al comenzar apenas tenían construida la mitad de los decorados previstos y todavía no contaban con un guión definitivo. Empezaron a rodar sólo con cuarenta páginas de guión, y para acabar de complicar las cosas, hubo constantes cambios del texto, por lo que muchísimas escenas tuvieron que ser rodadas la misma mañana que les llegaban a través del fax. Cada día que pasaba, la Fox parecía más desinteresada por la película. Esto se notó sobre todo en el tema presupuestario. Fincher cuenta que, si necesitaba algo que costaba 100.000 dólares, le replicaban que se las arreglara con la mitad. Si alegaba que no podía rodar tal o cual escena con medio decorado, le respondían que lo hiciera como mejor pudiera con lo que había. Sabiendo esto, no debe extrañar que David Fincher no guarde muy buen recuerdo de ALIEN 3. El cineasta siempre ha sostenido que la productora no confiaba en él, porque le consideraban un veinteañero cuyo único bagaje era haber filmado unos cuantos anuncios televisivos y un videoclip con Paula Abdul.

Por fin, un baño caliente...
Por fin, un baño caliente...

Sea cierto o no lo que dice Fincher, la verdad es que ALIEN 3 fue un proyecto problemático desde el principio. Hubo nada menos que diez guiones distintos, redactados, entre otros, por el novelista William Gibson, los directores David Towhy, Eric Red y Vincent Ward y los guionistas profesionales Grez Pruss, John Fasano y Larry Ferguson. En cuanto a la dirección, se barajaron los nombres de David Cronenberg, Renny Harlin, Vincent Ward o incluso el mismísimo Ridley Scott.

Quizás el mayor problema de esta película sea que recuerda demasiado a su ilustre predecesora, la cinta dirigida por Scott. Muchas de sus escenas semejan cansinas repeticiones de pasajes extraídos de aquel primer ALIEN, y eso lastra todo el conjunto considerablemente. No obstante esto, debe reconocerse que la atmósfera gótica que a ratos impregna el film está muy lograda.

ALIEN 3 tuvo una tibia acogida por parte de los aficionados, aunque debemos reconocer que, pese a todo, es bastante entretenida. Muerta Ripley al final, los fans creyeron que la saga tocaba a su fin. Pero no fue así, pues aún se rodó una película más, y un curioso híbrido en el que se mezclan los aliens con los predators. Pero esa es otra historia.

© Antonio Quintana Carrandi,
(943 palabras) Créditos