ASIMOVīS, Junio 2011
Asimovīs, Junio 2011 Varios
Título original: Asimovīs Science Fiction
Año de publicación: 2011
Editorial: Dell Magazines
Colección: ---
Traducción: Sólo en inglés
Edición: Junio 2011
ISBN:
Precio: 4,99 USD
Comentarios de: Rafael Ontivero

Tras el típico bajón de calidad de primeros de año, la revista vuelve a remontarse a su altura habitual. En el editorial Sheila nos comenta el éxito de las versiones electrónicas de la revista, y nos emplaza a que compremos una antología especial que sólo se publica en electrónico en Amazon y que recoge muchos grandes cuentos publicado cuando la revista era sólo de papel.

Este mes, Silverberg abandona las herramientas de creación de argumentos y se centra en otro de sus libracos antiguos. En él se explican los típicos ciclos económicos que sufre nuestra sociedad, con crisis seguidas de períodos boyantes, para volver a caer en dificultades. Lo curioso del libro, siguiendo a Silverberg, es el hecho de que todas las crisis habidas hasta la época de su escritura podrían haber sido previstas y evitadas, así como las posteriores, y que absolutamente todas ellas están causadas por el mismo motivo: codicia.

Patrick Kelly recorre el tema de los fans y de las creaciones de éstos desde todos los puntos de vista: el propio fan, el creador de la franquicia o de lo que quiera que haya motivado el interés de la gente común, el editor, etc.

Aparte de tres poemas, el número de este mes contiene una novelette, tres historias cortas y la joya del número: una novella en todo su esplendor y que ocupa casi la mitad del mismo.

THE COLD STEP BEYOND de Ian R. MacLeod es quizás lo más flojo del número, y la verdad es que no le he visto mucho sentido. Una guerrera que vive en la Isla-Ciudad de Ghezirah se pregunta por su motivo de ser, hasta que al final es recogida e integrada en algo mayor. No tengo claro el sentido de todo, pero parece ser que se trata de un viaje iniciático terminado en la muerte, que es la integración en lo citado.

De corte post-apocalíptico, aunque a primera vista no lo parezca, ALL THE NEWS THAT’S FIT (Carol Emshwiller) cuenta la historia de una chica que espera, ansiosa, la llegada de un hombre que visita periódicamente el pueblo para constarles noticias del exterior. Pero cuando transcurre mucho tiempo sin que éste llegue, la heroína decide salir ella misma y buscarlo. Tras muchos días de viaje llega a una ciudad medio derruida en la que traba amistad con un joven, y ambos se dedican a pedir limosna. Al final la chica ve a quien buscaba, pero este tiene que contarle una historia muy triste: su pueblo no es más que una reserva de inocencia mantenida aislada de un mundo que se cae a pedazos.

A caballo entre lo cyberpunk y la historia de moteros, WALKING STICK FIRES nos cuenta cómo una chica se sube a su moto atómica y viaja por lo que se supone es el medio oeste americano del futuro, plagado de gente rara y peligrosa. Y en medio, una especie de babosa extraterrestre que absorbe el agua y la transforma en no sé qué material... Alan DeNiro se regodea en la violencia y el absurdo, pues para seros sincero, no le encuentro ningún sentido.

APOCALYPSE DAYLY, de Felicity Shoulders nos cuenta unos días de la vida de una ejecutiva que trabaja en una compañía de videojuegos masivos online. Algo así como el Warcraft actual pero centrado en mundos post cataclismo ecológico y en el que los jugadores ganan cuanto más se ayudan. Dados los avances de la técnica, a veces el juego se lleva a cabo mediante realidad aumentada. No obstante, la empresa está un poco de capa caída, y la chica tiene una idea genial que va a pervertir el juego, pero que remontará a la empresa a la cima del sector.

Colin P. Davies nos presenta en THE FIGHTER a un atleta de lucha libre que vuelve a su casa tras un duro día de trabajo machacando cráneos en el ring. No obstante es detenido por la policía y tras un altercado, devuelto al lugar de origen porque no es más que una máquina con aires de autoconsciencia y libertad...

Y finalmente llegamos a la novella del número, casi diría que su motivo de ser. KISS ME TWICE, escrita por Mary Robinette Kowal nos sitúa en un futuro no muy lejano y ante el asesinato de un importante empresario. Al componente policíaco se añade un componente un tanto utópico de la mano de una Inteligencia Artificial autoconsciente que acompaña a los agentes y los ayuda en todas sus tareas. La resolución del caso llevará a que Huang sea separado de su acompañante artificial varias veces, y a que ésta sea robada. Únicamente su tesón y la amistad que lo une a Metta (la IA) harán que resuelva el caso y salga bien de ello.

No es la primera historia en la que aparece una IA que demuestra tener sentimientos, y supongo que no será la última. De trasfondo tenemos un movimiento para liberarlas de la esclavitud y darles los mismos derechos que a los seres humanos, y también el afán del deber bien entendido por parte de ellas. Ciertamente es una historia muy bonita, pero aun así me gustaría leer una en la que la IA sea masculina y femenina su contraparte humana. En cierta medida es la situación que se da en la serie de LAS MÁQUINAS DE DIOS de McDevitt, pero en ese caso la máquina carece de componente emocional.

© Rafael Ontivero, (898 palabras) Créditos