ANALOG, JUNIO DE 2011
Analog, Junio de 2011 Varios
Título original: Analog, Sciencie Fiction and Fact
Año de publicación: 2011
Editorial: Dell Magazines
Colección: ---
Traducción: Sólo en inglés
Edición: Junio de 2011
ISBN:
Precio: 4,99 USD
Comentarios de: Rafael Ontivero

Conforme iba leyendo cada cuento de este número, una especie de sensación de alivio iba llenando mi alma porque, por fin, Analog SFF ha vuelto a sus orígenes, o al menos eso es lo que parece. Incluso han comenzado la publicación de un nuevo serial, cosa que no hacían desde al menos dos años.

Dicho serial será publicado en cuatro partes, y lo más seguro es que las dos siguientes vengan en el número extraordinario de julio/agosto, que seguro sale a principios de mayo. El título es ENERGIZED y el autor Edward M. Lerner, habitual de la revista. He de deciros que no he leído más que un cuarto de esta primera parte, y no creo que lo lea entero porque el tema no es santo de mi devoción. Además, lo poco que he visto está resultando demasiado aburrido.

En el prólogo de la novela asistimos a un asesinato en un asteroide que originalmente tenía una ruta de colisión contra nuestro planeta pero que ha sido capturado y puesto en órbita alrededor de la Tierra para empezar a aprovechar sus recursos. El comienzo no está nada mal, pero cuando entramos de lleno en la acción la cosa se tuerce bastante. En unos Estados Unidos agarrotados por la falta de combustible fósil y en los que la sustitución por vehículos eléctricos está a medio producirse, el protagonista asiste a dos reuniones sobre recursos energéticos y al final le hacen una oferta para un nuevo sistema de generación de energía eléctrica... y hasta aquí he leído.

David D. Levine, otro habitual de la revista, escribe CITIZEN-ASTRONAUT, en el que un ciudadano normal y corriente, que vive de publicar en su blog, es elegido para acompañar a la tripulación oficial a Marte para la renovación del personal que habita allí de forma permanente. Con ciertos paralelismos con MARSBOUND, también publicada en esta revista (aquí, aquí y aquí) el argumento diverge al poco de comenzado. Aquí el protagonista es reprendido por ciertas publicaciones en su blog, pero rápidamente todo se olvida cuando gracias a su ayuda consigue salvar a toda la colonia. De hecho se implica tanto que decide quedarse para continuar ayudando.

KAWATARO, de Alec Nevala-Lee no es precisamente un cuento de ciencia-ficción, sino más bien algo a caballo entre lo gótico y lo policíaco. Estamos en Japón, y el protagonista llega a un pueblo costero para ayudar en un estudio sobre el lenguaje completamente sintético que han desarrollado una serie de familias de mudos, que predominan entre la población debido a un problema genético y reforzado por la endogamia de la zona. Pero una serie de extraños asesinatos, unidos a la existencia de un monstruo mitológico, demostrarán que el monstruo no existe y que los mudos no son tan buenos como aparentan, y que lo mejor es reintegrar a la población dentro de la sociedad japonesa normal.

TAKE ONE FOR THE ROAD (Jamie Todd Rubin) es quizás el peor relato de todos. Si al menos el de arriba, sin pertenecer al género, tenía cierta coherencia, este se deshace debido a los errores argumentales. Simon es uno de los tres supervivientes que retornaron, años ha, a la tierra tras un viaje fallido a Mercurio... El cuarto, mujer –eso lo sabremos luego-, se quedó en el planeta, y debido al misterio de la desaparición, ha detenido por completo la presencia del hombre en el espacio. Este Simon, a punto de morir de cáncer, le cuenta a su vecino la verdadera historia de lo que pasó allí, pero le recomienda que no diga nada hasta que el resto de viajeros haya muerto. Básicamente los tres abandonaron a la mujer porque descubrieron que era una asesina en serie que había aprovechado los viajes de entrenamiento acá y allá para cometer sus muertes...

El último cuento de la revista es bastante bueno y, junto al de CITIZEN-ASTRONAUT le dan todo el valor al número. Alastair Mayer escribe STONE AGE, en el que unos arqueólogos están investigando una tumba en un planeta de Delta Pavonis III perteneciente a unos seres hoy desaparecidos y que al parecer no llegaron a alcanzar ningún nivel tecnológico destacable, como todas las otras culturas descubiertas en otros planetas. Al parecer el tema de las pirámides es una recurrencia habitual en los albores de cualquier civilización, no sólo terrestre. Justo cuando hacen el descubrimiento clave, uno de los trabajadores avisa a unos traficantes de antigüedades que les roban todo lo que han encontrado. No obstante, el tesón del arqueólogo principal le hace descubrir el premio mayor: un medallón roto con varios miles de años de antigüedad que emite radiación artificial, demostrando de una vez por todas que no sólo los humanos deben de tener viaje espacial.

Las secciones tampoco están mal este mes. El Science Fact, escrito por Carol Wuenschell es un petardo bastante truño sobre el estado del arte del uso de nanopartículas para la distribución de drogas dentro del cuerpo humano.

En THE ALTERNATE VIEW, el ya habitual Kooistra habla sobre el famoso vídeo del lanzamiento de un supuesto misil en la costa americana y cómo Michio Kako y otros intentaron poner algo de razón en la marea de sin sentidos que en su momento se produjeron.

Finalmente el editorial de Schmidt, por una vez, resulta interesante. En él nos habla de las medidas de seguridad en los aeropuertos, cómo han crecido estas de forma alarmante y da el toque sobre dónde está el límite y si éste ya ha sido sobrepasado. Además, pone una serie de ejemplos sobre cómo podrían justificarse medidas todavía más intrusivas. Así que ojo...

© Rafael Ontivero, (932 palabras) Créditos