ANALOG, MARZO DE 2011
Analog, Marzo de 2011 Varios
Título original: Analog, Sciencie Fiction and Fact
Año de publicación: 2011
Editorial: Dell Magazines
Colección: ---
Traducción: Sólo en inglés
Edición: Marzo de 2011
ISBN:
Precio: 4,99 USD
Comentarios de: Rafael Ontivero

Las secciones de este número se presentan bastante interesantes, aunque casi monotemáticas, y es que el editorial anda a vueltas con el lenguaje, los adjetivos y cómo la forma de hablar y escribir perfila nuestra cultura, para explicarnos que muchas veces expresiones como «eso es malo» quiere ser sinónimo de «no me gusta», y termina animando a los escritores de ciencia ficción a jugar en esos términos en sus obras.

Luego, el SCIENCE FACT, de Edward M. Lerner, continua con la tónica, pero esta vez en relación a lo difícil que sería entender a una raza extraterrestre completamente alienígena si ya tenemos serios problemas para entender a dos personas con el mismo cerebro pero educadas en diferentes culturas. Se centra en lo absurdo que resulta en los relatos del género el hecho de que sea tan fácil comunicarse en un primer contacto (si no vienen ya hablando un perfecto castellano inglés), dadas las grandes disimilitudes que seguro existen entre las dos partes.

El PROBABILITY ZERO de este mes se titula TIMESHARE y en él Robert H. Prestridge nos presenta a un hombre que, tras volver de las vacaciones virtuales perfectas, decide que ha sido demasiada perfección y se toma otras nuevas en las que le aseguran tendrá todos los días sus problemas, dolor de muelas incluido.

LEINSTERíS GOLDEN AGE «LOGIC». John G. Cramer cuenta cómo Murray Leinster en su cuento UN LÓGICO LLAMADO JOE, es capaz de predecir los ordenadores, internet y muchos otros conceptos modernos.

Este número trae dos novelettes. La primera, RULE BOOK de Paul Carlson vuelve al universo centrado en los camioneros de otro relato, SHOTGUN SEAT, publicado en el número de julio-agosto de 2008. Ahora los personajes del cuento anterior están casados y en buena posición social, aunque él sigue siendo camionero. Y es a causa del transporte de unos helados que se van a regalar en una convención política lo que lleva al personaje, y a su mujer, famosa hacker que ya hizo de las suyas (ver el relato citado), a destapar el entramado anti-robot del político de turno, ayudado por el robot co-conductor del camión del protagionsta, y de algunos otros gadgets tecnológicos no muy lejanos a los actuales.

La segunda tiene el largo título de BETTY KNOX AND DICTIONARY JONES IN THE MYSTERY OF THE MISSING TEENAGE ANACHRONISMS. Su autor, John G. Hemry, introduce a dos adolescentes de quince años que están viviendo en los años sesenta del siglo pasado. Pero aunque sus cuerpos tienen esa edad, sus mentes son la de los adultos que serán en el 2040, ya que han sido trasladados hacia atrás en el tiempo de la única forma posible, que es aprovechando el propio cuerpo. La idea es que la chica, famosa genetista del futuro, sea capaz de concienciar a la gente para que se tenga más cuidado con el medio ambiente y los contaminantes, que están acabando con el mundo en la época futura a causa de los destrozos heredados. Pero no todo es tan sencillo, ya que otros viajeros anteriores que tenían el mismo propósito han desaparecido misteriosamente sin dejar rastro, por lo que junto a la chica viaja un guardaespaldas, que la salvará en el momento oportuno. Aunque un poco forzado en cuanto al argumento, es un relato muy bonito y muy dulce.

Excepto un poema, que como siempre no he leído, todo lo demás en la revista son historias cortas, cinco en total. Veámoslas.

FALLS THE FIREBRAND de Sarah Frost nos cuenta cómo una nave llega a un extraño planeta habitable y habitado por unos extraños seres al seguir a otra nave semillero procedente de un imperio anterior (sic). Lo extraño es que el vehículo anterior se encuentra destrozado por algún cataclismo desconocido. Gracias a la tripulante Youngha, que congenia con los nativos y entiende qué es lo que les están intentando decir, pueden salvar su nave y de paso a ellos mismos.

En HIDING FROM NOBEL Brad Aiken nos relata cómo unos amigos se reúnen al cabo de veinticinco años en el mismo campamento que una vez los acogió. Allí se enterarán de que el accidente que uno de ellos tuvo a causa de un extraño hombre acompañado por un lobo ha sido el motivo de que, gracias a unos nanorobots antes de que éstos sean inventados que este mismo hombre le inyectó, haya conseguido prolongar su vida... La historia no termina ahí, porque cuando este amigo se reúne, les pide a sus compañeros que expliquen su historia a los expertos actuales...

JULIE IS THREE de Craig DeLancey es uno de esos cuentos que podrían haberse quedado en la pluma del autor. Una niña es rescatada de un accidente en el que mueren sus padres, y el médico de turno detecta en ella triple personalidad. Una somera investigación llevada a cabo por el doctor determina que la niña es realmente tres personas diferentes, que es una mutación genética (sic) en su familia y que es algo habitual (y de paso no te aburres hablando contigo mismo)... Lo único bonito de la historia es que el médico se pone en vías de solucionar la inminente ruptura de su matrimonio gracias a la niña y su familia.

ASTRONOMIC DISTANCE, GEOLOGIC TIME (Bud Sparhawk) es, como el anterior, otro de esos relatos sin mucho fuste. Ahora, a la vez que una nave espacial viaja a velocidades relativistas, asistimos a la evolución de la vida en la Tierra...

Ya para terminar, el colmo de los colmos del absurdo argumental es TABOO de Jerry Oltion. La humanidad ha conseguido enorme longevidad, lo que limita en cierta medida los recuerdos a unos cuarenta años hacia atrás (primer absurdo, evidente por sí mismo si tienes más de cincuenta años...) Un hombre y una mujer ligan en un lugar de alterne, para enterarse después de iniciado el rollito que son padre e hija (segundo absurdo, cuestión de familia y edad). Al día siguiente, ambos asisten al derribamiento de una Secuoya, él como protestante ecológico y ella como actuadora del derribo. Cuando él se da cuenta de que la secuoya es un peligro para los demás árboles dado que está completamente podrida (tercer absurdo, ya podía habérselo dicho la tía la noche anterior, cuando hablaron de lo que cada uno de los dos iba a hacer al día siguiente causando que medio se pelearan), vence todas sus reservas y decide continuar con la chica...

© Rafael Ontivero, (1.065 palabras) Créditos