ANALOG, ENERO-FEBRERO DE 2011
ANALOG, ENERO-FEBRERO DE 2011 Varios
Título original: Analog, Sciencie Fiction and Fact
Año de publicación: 2011
Editorial: Dell Magazines
Colección: ---
Traducción: Sólo en inglés
Edición: Enero-febrero de 2011
ISBN:
Precio: 4,99 USD
Comentarios de: Rafael Ontivero

Este es un número muy especial, no porque comience en el año 2011, para muchas de las novelas clásicas de ciencia-ficción algo así como el futuro lejano en el que todos íbamos a ser calvos, estaríamos dominando el Universo o, para otros como Asimov, habríamos acabado con nuestro planeta (poco nos falta, la verdad)

Tampoco porque sea un número de extraordinaria calidad (ya sabemos que en los dobles ésta suele bajar un poco) o porque regalen un disruptor de onda corta o un pháser, no.

Este número es especial porque, por primera vez en la historia de la revista (al menos la parte que yo conozco) se publica un relato de un autor patrio, traducido por el propio Schmidth.

Ahí es nada, aparecer en la revista de ciencia-ficción por antonomasia que, un poco venida a menos (hay que decirlo todo) no deja de ser todo un honor.

El autor en cuestión es Domingo Santos, y la obra, EL PRIMER DÍA DE LA ETERNIDAD, o THE FIRST DAY OF ETERNITY en la versión publicada. Apenas voy a contar nada aquí de ella, porque sé que también se va a publicar muy pronto en español junto a otros relatos del autor y que, posiblemente viole mi propia regla de no comprar nunca más un libro (ya sea en papel o electrónico) en castellano hasta que las editoriales se bajen del árbol al que se han subido. Sólo os diré que tras muchos cientos de años la nave generacional llega a un planeta habitable y decide implantar a la humanidad en dicha tierra. Es una novela corta muy bonita y llena de temas muy interesantes (no me refiero al argumento en sí) y que posiblemente tenga opciones de subir al Hugo. (Y no, no estoy dando cera ni mucho menos. Ya me conocéis)

Sólo hay un relato que no he leído de este número, THE FROG PRINCE (Michael F. Flynn) más que nada porque parece en cierta medida literatura experimental con la que no me siento muy a gusto.

De las secciones del número, el Science Fact de este mes compara distintas épocas de nuestro planeta (a nivel astronómico, no histórico) y hace extrapolaciones sobre cómo podrían ser los planetas extrasolares en base a ellas.

En el Probability Zero, escrito por Richard A. Lovett y con el título de MULTIVAC’S SINGULARITY, asistimos a un guiño al cuento de Asimov en el que el ordenador es capaz de resolver la última pregunta del universo. Es un relato con una deliciosa otra vuelta de tuerca en relación al de Asimov.

Sin embargo el Alternate view nos trae la enésima teoría colinácea del doctor Jefimenko sobre la gravedad y el retraso en su transmisión. Ciertamente hay que tener mucha correa para leer semejantes truños.

También tenemos una sección especial con el título Writing fiction… about yourself de Lovett sobre un tema recurrente en la revista: cómo escribir ciencia-ficción y cómo hablar de lo que uno realmente sabe. En este caso el autor nos cuenta algunos jocosos malentendidos que le han ocurrido sobre elementos autobiográficos introducidos en su obra y cómo evitarlos.

Tres son las historias cortas de este número. En THE FIRST CONQUEST OF THE EARTH, David W. Goldman nos cuenta en tono humorístico cómo unos extraterrestres vinieron a por lana y salieron trasquilados. Salvo por el hecho de que no sé qué es peor, si ser conquistados o ser conquistadores dada la enorme cantidad de reglas y obligaciones por ambas partes en base a las leyes galácticas, es bueno haber ganado… una batalla pírrica. El relato está dividido en tres partes. En la primera asistimos a la casi conquista, en la segunda formamos parte integral de las sociedades galácticas y disfrutamos de las enormes ventajas de ser una raza conquistadora y en la tercera nos convertimos nosotros mismos en conquistadores per sé.

En OUT THERE de Norman Spinrad, asistimos a la conversación de dos tripulantes de una nave espacial en la que se compara la conquista del espacio con la ídem de las islas del Pacífico por los polinesios, con el salto entre islas de forma aventurada y sin mucho respaldo. Ciertamente un cuento bastante pobre aunque fundamentado.

NON-NATIVE SPECIES de Janet Freeman es, a todas luces, un bodrio de mucho cuidado, tanto por el final como por el desarrollo del cuento. Nos encontramos en la actualidad, y una raza extraterrestre ha soltado a Ki, un ser artificial indestructible que al parecer ha arrasado con muchas civilizaciones en otros planetas. El motivo de dejar a tamaño monstruo en la Tierra no es otro que el de encontrar un depredador que consiga deshacerse de él… Aparte de lo absurdo del planteamiento, historia de amor mediante (no menos absurda) entre el vigilante de Ki y una bióloga terrestre, es el final: a Ki lo mata el chocolate en base a una reacción anafiláctica...

AT CROSS PURPOSES de Juliette Wade es una bonita historia y la primera novelette de las siete (ahí es nada) que trae este número. Mientras un grupo de humanos está empezando a terraformar un nuevo planeta, son abordados por unos extraños extraterrestres. En el proceso, por errores de concepto, mueren varios individuos de ambas especies, pero al final todo se arregla… no sin antes haber sido explicado el propósito de uno de los técnicos planetarios, gracias a lo cual ambas razas pueden llegar a un entendimiento.

THE UNFINISHED MAN (Dave Creek) tampoco se queda atrás. Un hombre vive solo en un planeta que tiene gigantescas tormentas. La buscada soledad viene del hecho de que dicho individuo es el resultado de un experimento genético y necesita vivir dentro de un exoesqueleto. Otro individuo desciende al planeta para traerlo de vuelta, pero al final no lo hace y encima traban amistado.

A SNITCH IN TIME de Donald Moffitt es otro relato sobre viaje en el tiempo, esta vez de corte policíaco. El único caso sin resolver que le queda a Delehanty antes de jubilarse es el asesinato de otro policía mientras investigaba un crimen. Por ello decide pagar de su bolsillo el viaje hacia atrás en el tiempo hasta el momento en el que Flaherty es masacrado por su asesino y conseguir así pruebas. Tras el viaje y la consecución de las pruebas, y la consiguiente división en dos universos alternativos debido al propio traslado, el asesino vuelve a adelantarse y mata a Delehanty, pero esta vez es pillado con las manos en la masa… ¿quizás por un nuevo viaje hacia atrás de uno de sus futuros investigadores?

SOME OF THEM CLOSER de Marissa Lingen tiene que ver con el viaje relativista y sus efectos en la gente, ya que, tras un viaje de colonización a un lejano lugar, una de las tripulantes decide volver a la Tierra pero se encuentra con que el desplazamiento temporal la ha convertido en alguien que no entiende la sociedad actual. Pese a haber planes sociales de adaptación, sigue estando fuera de lugar. Conoce a otro viajero de su mismo tipo, y deciden, juntos, volver a emprender un nuevo viaje, pero esta vez para establecerse juntos.

Sean McCullen crea en ENIGMA un curioso relato sobre un mundo extraño, deshabitado pero completamente lleno de estructuras que lo convierten en un completo enigma. Los humanos, en forma de quimeras (animales con mente humana, clonados y conectados remotamente a la tierra por un enlace neural) se encuentran con serio problema de supervivencia para toda la humanidad, ya que el planeta es un atrapa civilizaciones que modifica la mente de los que lo visitan y, cuando vuelven a sus planetas de origen, destruyen la civilización original. Lo que salva a la humanidad es el hecho de que las mentes de los visitantes están siendo grabadas en máquinas virtuales y, pese a los abundantes errores de consistencia del relato, no deja de tener su interés.

STAY (Stephen L. Burns): Este cuento también tiene su parte extraña, ya que una civilización extraterrestre ha modificado el comportamiento de los perros, dándoles inteligencia humana y eliminando a la humanidad de paso. Sí, ya sé que suena absurdo, pero dentro del relato no tanto. Además, nunca podremos subestimar el poder de la expresión ¡Perro malo!

Ya para terminar, en el editorial de este número el editor intenta explicarnos la diferencia entre historia alternativa en general e historia alternativa de ciencia-ficción y sus problemas para distinguir una de otra.

© Rafael Ontivero, (1.394 palabras) Créditos