BROKEN BOW
BROKEN BOW EE. UU., 2001
Título original: Star Trek ENT: Broken Bow
Dirección: James L. Conway
Guión: Rick Berman, Brannon Braga
Producción: Dawn Velazquez
Música: Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin V. Rush
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Scott Bakula (capitán Jonathan Archer); Jolene Blalock (subcomandante T´Pol); Connor Trinneer (comandante Charles Trip Tucker III); Dominic Keating (teniente Malcom Reed); Linda Park (alférez Hoshi Sato); Anthony Montgomery (alférez Travis Mayweather); John Billingsley (doctor Phlox); John Fleck (Silik); Melinda Clarke (Sarin); Tommy Lister Jr. (Klaang); Vaughn Armstrong (almirante Forrest); Jim Beaver (almirante Leonard); Mark Moses (Henry Archer); Gary Graham (embajador Soval); Thomas Kopache (agregado vulcano); Jim Fitzpatrick (comandante Williams); James Horan (humanoide del futuro); Joseph Ruskin (médico suliban); Marty Davis (Jonathan Archer niño); Ron King (granjero); Peter Henry Schroeder (Canciller klingon); Matt Williamson (miembro del Alto Consejo klingon); Van Epperson (comerciante alienígena); Ricky Luna (Carlos); Chelsea Bond (madre alienígena); Ethan Dampf (niño alienígena); Diane y Elaine Klimaszewski (bailarinas alienígenas); Byron Thames (tripulante)
Temporada: 1, Episodio: 01

Sinopsis

La Tierra, año 2151. La nave de un klingon llamado Klaang se estrella en un campo de cultivo en Broken Bow, Oklahoma. Klaang se deshace de sus perseguidores sulibanes, pero es abatido por el disparo del rifle de plasma de un granjero.

La Flota Estelar terrestre está a punto de botar la Enterprise NX-01, la primera nave estelar con un motor capaz de alcanzar una velocidad de factor 5. Aunque los vulcanos se oponen a ello, y están dispuestos a dejar morir al klingon herido, el capitán Jonathan Archer se ofrece para llevar a Klaang a Qronos, su mundo de origen, a bordo de la Enterprise. Soval, embajador de Vulcano en La Tierra, piensa que los humanos todavía no están preparados para lanzarse a las estrellas, pero el comandante de la Flota Estelar, almirante Forrest, apoya a Archer, que se apresura a reclutar a los oficiales que le faltan, entre ellos el médico denobulano que atiende al klingon y una brillante lingüista. No obstante, el Alto Mando vulcano consigue que sea designada como su primer oficial la subcomandante T´Pol. La Enterprise parte hacia Qronos, pero es interceptada por un comando suliban, que aborda la nave humana y logra secuestrar a Klaang. T´Pol insiste en que la misión ha fracasado y deben regresar a la base, pero Archer está dispuesto a recuperar al klingon como sea.

La tripulación
La tripulación

Star Trek: Enterprise empezó a gestarse tras el final de DS9 y mientras Voyager todavía estaba en antena. El tremendo éxito de las anteriores producciones animó a los ejecutivos de Paramount a seguir con la franquicia, pues la capitán Janeway y su tripulación se hallaban ya en la recta final de su aventura televisiva, y todo hacía suponer que los trekkies acogerían con entusiasmo una próxima entrega trek. Los fans suponían que la nueva serie tendría lugar en el siglo XXV, dado que TNG, DS9 y VOY transcurrían en el XXIV. Pero Berman y Braga tenían otra idea, a la que habían ido dando forma desde hacía varios meses. Se proponían narrar los acontecimientos previos a TOS, situando la acción a mediados del siglo XXII, una década antes de la fundación de la Unión Federal de Planetas y su Flota Estelar. El proyecto obtuvo el visto bueno de la Paramount, de modo que Rick y Brannon se pusieron de inmediato manos a la obra.

La producción comenzó el lunes 14 de mayo de 2001, con VOY acercándose al final de su emisión. Mientras Berman y Braga perfilaban el guión, un ejército de operarios empezó a construir los decorados, al tiempo que Rich Ratliff y su equipo se ocupaban de ultimar los efectos especiales. Braga y Berman deseaban que el episodio piloto fuera espectacular, de modo que el último se puso en contacto con James L. Conway, que había dirigido varios episodios de series anteriores. Conway adoraba Star Trek, siempre había dicho que, antes que director de la franquicia, era trekkie hasta la médula, de modo que estaba dispuesto a responder afirmativamente a la proposición de Berman. No obstante, como era vicepresidente ejecutivo de Spelling Entertainment, tuvo que solicitar la autorización de Aaron Spelling y Duke Vincent, que, afortunadamente, no pusieron ningún obstáculo para que dirigiera el piloto de Enterprise en la Paramount.

El rodaje se prolongó durante más de un mes, interrumpido por las vacaciones de verano. Los costes superaron los previstos inicialmente, pero Paramount, decidida a ofrecer un buen producto a los fans, accedió a aumentar el presupuesto. Con la filmación y la postproducción concluidas, Conway afirmó que dirigir ese piloto había sido la experiencia más gratificante de su carrera.

Los infames atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 conmocionaron a todo el país. Muchos eventos previamente programados fueron suspendidos por temor a nuevos ataques. Sin embargo, las inspiradoras palabras del presidente George W. Bush, quien afirmó que los estadounidenses no podían permitir que los terroristas cambiaran su modo de vida, decidieron a los ejecutivos del Estudio a seguir adelante con el estreno oficial de BROKEN BOW, que tuvo lugar el jueves 20 de septiembre en el Paramount Theater de Los Angeles. Se asistía al acto por rigurosa invitación. Entre los asistentes figuraban el elenco de Enterprise al completo, varios actores de otras series trek, un puñado de ejecutivos y empleados de la Paramount y algunas personalidades de la vida política y social californiana. El episodio se emitió en televisión por primera vez en el canal UPN (United Paramount Network) el miércoles 26 de septiembre, concentrando frente a los televisores a una media de 16 millones de espectadores. Enterprise no pudo empezar mejor.

Concebida como precuela de TOS, Enterprise cautivó a los trekkies de todo el mundo desde el principio, porque, ¿qué fan no se ha preguntado alguna vez cómo eran las cosas antes de las aventuras de Kirk y los suyos? Enterprise pretendía dar cumplida respuesta a este interrogante, de modo que el equipo de guionistas fue aleccionado en tal sentido. Entre los escritores de la nueva serie había muchos que habían trabajado anteriormente en la franquicia, pero algunos escribían por primera vez para Star Trek, de modo que recibieron un cursillo acelerado sobre la historia trek, con especial énfasis en TOS, pero sin desdeñar lo narrado en TNG, DS9 y VOY.

La acción se situó en el año 2151, exactamente una década antes de la fundación de la UFP (United Federation of Planets / Unión Federal de Planetas), que, como cualquier trekkie sabe, fue creada por terrícolas, vulcanos, andorianos y tellaritas en 2161. Buena parte de los episodios de las dos primeras temporadas están protagonizados por las tres últimas razas citadas, aprovechando para describir sus sociedades, sus conflictos internos y también con otras especies, su no siempre fácil relación con los humanos y su lenta pero significativa evolución hacia posturas y planteamientos que fueron acercándolas, hasta cristalizar en la creación, en el último capítulo de la cuarta temporada, que representó también el final de la producción, de la mencionada UFP.

A la hora de sentarse a ver Enterprise hay que tener muy en cuenta lo explicado en los párrafos anteriores. A pesar de esto, conforme se fueron sucediendo los episodios de la primera temporada, una parte de los fans criticó estúpidamente la imagen que se daba de los vulcanos. Hubo quienes acusaron a Berman y Braga de haberlos convertido en los villanos de la función, lo que dice mucho, y no precisamente bueno, de esos supuestos trekkies. Y digo supuestos porque, con sus nada meditadas objeciones, demostraron desconocer en profundidad el universo ficticio trek y no tener ni pajolera idea de la singularidad de Enterprise. Uno, trekkie de La Vieja Guardia, tiene la impresión de que esa gente esperaba algo como TOS, TNG, DS9 o VOY, y al encontrarse con una serie un tanto distinta se sintieron descolocados, al asumir erróneamente que Enterprise traicionaba el espíritu Roddenberry. Evidentemente, una cosa es considerarse trekkie porque te guste Star Trek, y otra muy distinta serlo.

Y es que algo obviado olímpicamente por sus críticos, es que Enterprise, formando parte de la franquicia, no podía ser de ninguna manera como las anteriores series trek. La acción, insistamos en ello, se sitúa antes de la existencia de la Federación. Por tanto, la galaxia en la que se desenvuelven Archer y su tripulación, así como los parámetros morales de los protagonistas, no pueden ser de ninguna manera los mismos de las producciones precedentes. El atractivo de Enterprise reside precisamente en eso, en mostrar cómo era todo antes de la Era Kirk, cuando todavía no existía la UFP ni se la esperaba, con una humanidad dando sus decididos primeros pasos en la exploración estelar.

Las críticas a la imagen que da Enterprise de la sociedad vulcana permiten apreciar, en su justa proporción, la tremenda ignorancia de algunos fans. Muchos seguidores de Star Trek, demasiados por desgracia, han interiorizado la idea de que todos los vulcanos tienen que ser como el legendario Spock de TOS. Pero lo cierto es que, como vimos en la serie clásica, y a pesar de sus esfuerzos por actuar como un vulcano puro, Spock poseía una parte humana, de modo que era muy distinto de sus hermanos de raza. En EL VIAJE A BABEL su madre, Amanda Grayson, explica que la niñez de Spock fue dolorosa, pues al ser hijo de una humana los demás niños le marginaban al no considerarle vulcano. Es precisamente esa dualidad, ese mestizaje, el incorporar dentro de sí dos culturas distintas, dos naturalezas tan dispares e incluso antagónicas, lo que hizo del personaje de Spock el más logrado, complejo e interesante de toda la historia de Star Trek. Pero Spock era una excepción entre los vulcanos de su tiempo, que, como vimos en LA ÉPOCA DE AMOK, no se diferenciaban mucho de los descritos en Enterprise.

Los vulcanos del siglo XXII, empezando por Soval y, al menos en un principio, también por T´Pol, son fríos y muy cerebrales. Tratan a los humanos con condescendencia y adoptan un aire de superioridad moral, pero no actúan de ese modo porque sean intrínsecamente malvados, sino porque así es su naturaleza. No debe olvidarse que, tras el primer contacto entre humanos y vulcanos, verificado el 5 de abril de 2063, estos alienígenas se encontraron con una Tierra devastada por una guerra nuclear, que estuvo a punto de destruir la civilización y aniquiló a tres quintas partes de la población mundial. Los vulcanos, que llevaban muchos siglos viviendo en paz gracias a su particular filosofía y disciplina lógicas, al sometimiento de las emociones por la razón, adoptaron en cierto modo a esas criaturas humanas que, a pesar del horror atómico que habían desencadenado sobre ellas mismas, habían sido capaces de desarrollar el motor de curvatura. Considerando como muy peligrosa la naturaleza pasional de los humanos, los vulcanos actuaron como creyeron mejor, ralentizando su progreso tecnológico hasta que considerasen que la humanidad había evolucionado lo suficiente. El problema fue, como plantea el episodio piloto, que el celo paternalista de los vulcanos se había extendido casi un siglo en el tiempo, amenazando con asfixiar a la humanidad con esa especie de sobreprotección. Algo que, como vemos en BROKEN BOW, acabó hartando a los terrícolas.

El punto de inflexión lo marca el incidente de Klaang y, sobre todo, la botadura de la primera nave terrestre capaz de alcanzar factor 5. El almirante Forrest, influenciado por la firme e incluso combativa actitud de Archer, decide que ha llegado el momento de que la humanidad se zafe de la tutela vulcana y comience a explorar el espacio profundo por sus propios medios. De todas formas, los vulcanos todavía tienen mucho ascendiente sobre el gobierno terrestre, de modo que consiguen imponerle a Archer un primer oficial de su raza, que ejercerá también, al igual que Spock en la inolvidable TOS, de oficial científico.

BROKEN BOW, como cualquier episodio piloto, es un capítulo de presentación, en el que se nos dan a conocer los protagonistas de la serie. Empecemos por el capitán, Jonathan Archer. Es hijo de Henry Archer, un ingeniero que se formó y trabajó un tiempo con el legendario Zefram Cochrane, el primer humano en construir una nave con motor de curvatura y pilotarla (véase STAR TREK: PRIMER CONTACTO). Antiguo piloto de pruebas de la Flota Estelar terrestre, guarda un gran resentimiento hacia los vulcanos, pues desde niño fue testigo de cómo éstos boicoteaban el trabajo de su padre, que pretendía construir un motor warp 5. No obstante, su actitud hacia esos seres irá cambiando paulatinamente gracias a T´Pol, que, a pesar de algunos malentendidos, le demostrará con su proceder que los fríos hijos de Vulcano también pueden ser honestos y leales. Durante la misión de la Enterprise, Archer se verá obligado a actuar a menudo más como un diplomático que como un militar, buscando siempre el modo de resolver pacíficamente los problemas que se le presentan, pero sin desdeñar la acción decidida cuando no queda otro remedio. Cuando unos años más tarde la flamante Flota Estelar de la UFP comience a formar a sus oficiales de mando, el modelo que seguirá será el de Jonathan Archer.

Archer se convertirá con el tiempo en una de las figuras históricas fundamentales de la Federación, pues, además de haber establecido los primeros contactos con varias razas del Cuadrante Alfa, incluidos los andorianos, cofundadores de la UFP, alcanzaría el grado de almirante, siendo posteriormente miembro del Consejo de la Federación y presidente de la misma. Cabe comentar también que fue el primer capitán de una serie trek, y hasta ahora el único, en tener una mascota a bordo: un simpático perrito llamado Portos.

Enterprise NX-01. La primera, la original.
Enterprise NX-01. La primera, la original.

El primer oficial de la Enterprise NX-01, y también oficial científico, es la subcomandante T´Pol. Llega a la nave comisionada por el Alto Mando vulcano, con la misión de supervisar a esa tripulación de humanos. Archer sospecha que su verdadera función es la de espiarles, así que no le da precisamente una calurosa bienvenida. Al principio, T´Pol no congenia con esos humanos pasionales y volátiles, pero la proximidad a esos seres, aparentemente tan caóticos, pero al mismo tiempo tan fascinantes, que diría nuestro nunca suficientemente idolatrado Spock, le hará recapacitar y establecer con ellos una buena relación profesional. En especial con el capitán, cuya integridad llegará a admirar y respetar. Con quien no se llevará muy bien es con el ingeniero jefe, Trip Tucker III, con el que tendrá varios roces y enfrentamientos, aunque también se sentirá atraída por ese ilógico pero simpático humano, capaz de sacar de quicio incluso a una equilibrada vulcana.

El ingeniero jefe del navío es el teniente-comandante Charles Trip Tucker III. Buen amigo de Archer, a quien conoció diez años atrás, es un dignísimo antecesor del entrañable Scotty de TOS, pues nadie conoce la Enterprise y sus sistemas como él. Su opinión sobre los vulcanos no es muy buena, pero empieza a cambiar cuando llega a la nave T´Pol, una impresionante belleza de orejas puntiagudas que, al principio, le trata con cierto desdén, pues piensa que es tan imprudente como competente en lo suyo. Discute a menudo con la vulcana, pero siente una profunda e irresistible atracción por ella.

El oficial táctico es el teniente Malcom Reed. Británico de nacimiento, pertenece a una familia que ha servido en la Royal Navy durante generaciones. Su relación con su padre se enfrió cuando decidió unirse a la Flota Estelar, en vez de continuar la tradición marinera familiar. Experto en armamento y estrategias de combate, su dedicación a su trabajo es absoluta, y fuera de eso no parece que haya nada que le interese. Su mayor preocupación es tener las armas de la nave siempre a punto, y mejorarlas si se presenta la ocasión. Este es mi personaje favorito de la serie.

El oficial de comunicaciones es una chica japonesa, la alférez Hoshi Sato. Pertenece a la Flota Estelar, pero solicitó una excedencia de un año para enseñar en una academia de idiomas en Brasil, ya que esta experta en lingüística habla cuarenta lenguas, varias de ellas alienígenas. Puede parecer una empollona, pero su preparación física es notable, incluso para los estándares de la Flota, porque es cinturón negro de Aikido. Al principio se niega a abandonar sus clases, al estar muy cercanos los exámenes de sus alumnos. Archer la tienta con una grabación de la voz de Klaang, y ante la oportunidad de estudiar un idioma que no conoce, y la posibilidad de aprender muchos más, Hoshi se decide a embarcarse en la Enterprise. Aunque es una mujer valerosa y decidida, posee un talón de Aquiles que la vuelve un tanto vulnerable: padece claustrofobia.

De pilotar la nave se ocupa el alférez Travis Mayweather. Nació y se crió en el espacio, a bordo del Horizon, un carguero pesado modular de clase J propiedad de sus padres. Acostumbrado a los lentos mercantes, para él es un honor y un privilegio servir en la Enterprise. Además de conocer todos los trucos del pilotaje espacial, es un entusiasta de la espeleología.

El oficial médico es el denobulano doctor Phlox, que prestaba servicio en La Tierra, dentro del programa de intercambio médico interespecies patrocinado por los vulcanos. Archer le conoce cuando está atendiendo a Klaang, y como necesita un oficial médico, le propone que forme parte de su tripulación, a lo que Phlox accede. Posee conocimientos médicos enciclopédicos de varias razas de la galaxia, pero también se interesa por la veterinaria, la botánica y otras muchas disciplinas. Al contrario que la fría y cerebral T´Pol, Phlox muestra un enorme interés por los humanos, y, de hecho, conocer mejor a esta especie, interactuando con ella, fue la principal razón de que aceptara la propuesta de Archer. Tiene un auténtico zoológico galáctico en la enfermería de la nave, con especies que utiliza con fines curativos, como, por ejemplo, una curiosa anguila que segrega una especie de baba que acelera el proceso de cicatrización de las heridas. Su trato es afable y, como todos los denobulanos, prácticamente no necesita dormir, por lo que siempre está trabajando en algo. No obstante, cada cierto tiempo debe someterse a una especie de proceso de hibernación, que suele durar una semana estándar (semana de La Tierra).

El comandante supremo de la Flota Estelar es el almirante Maxwell Forrest. Su posición es muy delicada, pues debe impulsar el programa exploratorio de la Flota, pero, al mismo tiempo, tiene que lidiar con la oposición de los vulcanos al mismo. Sus relaciones con el embajador Soval son muy tirantes, aunque, según avance la serie, ambos llegarán a entablar una sólida amistad. De hecho, en la recta final de la producción Forrest sacrificará su vida para salvar la del vulcano.

Por último, tenemos a Soval, el vulcano que, en las dos primeras temporadas, nos caía gordo a todos los trekkies, pero que terminaría revelándose como un hombre noble y de rectos principios. Aunque en la serie es el representante diplomático de Vulcano en La Tierra, en varios episodios se nos revelarán algunos detalles de su interesante pasado, como que fue capitán de un crucero pesado, o que sirvió en el Ministerio de Seguridad Vulcano.

Estos son los protagonistas principales de la serie. Pasemos ahora a interesarnos por su diseño de producción, que sólo cabe calificar de brillante. Lo primero de todo, comentar que Enterprise fue la primera serie trek en la que no se utilizaron maquetas, pues todas las naves que en ella aparecen fueron generadas por ordenador, así como la mayor parte de los efectos especiales, algo que ya se había hecho en la maravillosa Babylon 5. Esto permitió ofrecer en pantalla una notable variedad de navíos cósmicos, algunos verdaderamente complejos y originales.

El diseño de los interiores de la Enterprise se cuidó muchísimo, pues el objetivo era transmitir a los fans la idea de que la nave de Archer, muy avanzada para su época, era poco menos que una reliquia comparada con los modelos vistos en series anteriores, ambientadas en los siglos XXIII y XXIV. Por eso sus interiores, sin resultar claustrofóbicos, son casi angostos. Sólo el puente de mando, la enfermería y el comedor de la tripulación ostentan cierta amplitud. Los techos son, salvo en las excepciones mencionadas, muy bajos, impresión que se acentúa en los camarotes de las cubiertas superiores, donde éstos tienen que adaptarse a la curvatura del casco.

El equipamiento de la Enterprise NX-01 tenía que parecer mucho más anticuado que el de la Enterprise 1701 de Kirk. Se podría haber empleado un diseño similar al de la serie web Star Trek: The News Voyages. De hecho, se llegó a valorar la posibilidad de hacerlo así, pero al final se optó por una solución intermedia: presentar la tecnología como si fuese muy anticuada, respecto a la vista en TOS, pero manteniendo unos efectos especiales de última generación, inexistentes en los años 60. Dicha solución, aunque resultó un tanto chocante para los trekkies veteranos, formados al calor de la serie clásica y sus modestos y a menudo artesanales trucajes, funcionó mucho mejor de lo esperado.

Los romulanos
Los romulanos

La nave de Archer carece de escudos y rayo tractor, pues, al principio, los vulcanos no compartieron esa tecnología con los humanos. De modo que su protección pasiva principal es una matriz de polarización del revestimiento exterior de su fuselaje. Básicamente, polarizar el casco consiste en aplicar a este una corriente continua de energía electromagnética, que tiene la capacidad de endurecer, por así decirlo, tal revestimiento, otorgándole mayor resistencia a los impactos, tanto de descargas energéticas como de proyectiles explosivos. Curiosamente, una tecnología muy similar está hoy en proceso de estudio, ya que, al parecer, algunos de los nuevos materiales inteligentes podrían programarse para alterar su forma e incluso su resistencia, mediante un proceso muy semejante al empleado en la ficción de la serie.

En cuanto al haz tractor, en la nave de Archer su función es asumida por un gancho de arrastre. Situado en la parte inferior de la sección del platillo, se trata de una especie de arpón, terminado en un par de pinzas o abrazaderas magnéticas. La fuerza de agarre de dichas abrazaderas puede ajustarse aumentando o disminuyendo la potencia de sus electroimanes. El cable es de fibra de carbono, de modo que es más fuerte y resistente que el acero de la mejor calidad. Como es obvio, sólo puede emplearse a distancias muy cortas.

Otro apartado interesante se refiere a las armas. Los phasers son utilizados por vulcanos, andorianos y demás. Archer y su gente están equipados con pistolas y subfusiles de plasma. No obstante, Reed pronto proporciona a sus compañeros unas nuevas armas, las pistolas laser, con dos posiciones de disparo, para aturdir o matar. El armamento de la nave lo componen los cañones de plasma y los torpedos. Estos últimos están dotados de una ojiva de fusión, siendo, en la práctica, muy similares a los misiles nucleares de la actualidad, aunque de menor tamaño y equipados con un sistema que les permite rastrear a sus objetivos. Poseen un alcance de varios miles de kilómetros, pero son inferiores en todo a los torpedos de fotón que vimos en otras series. No obstante, la amenaza que representaran los Xindi, a partir de la tercera temporada, obligará a la Flota Estelar terrestre a diseñar un nuevo tipo de proyectil, con carga explosiva muy superior y un alcance cincuenta veces mayor que el de los misiles usados hasta entonces. Se le bautizó como torpedo fotón, pero seguiría siendo muy inferior al empleado en tiempos de Kirk.

En Enterprise asistimos a los inicios del transportador, un artilugio que impone y fascina a la vez a los tripulantes. Se trata de un sistema de traslación revolucionario, basado en la conversión materia-energía-materia. Su funcionamiento procuraré detallarlo en un próximo artículo. De momento, baste señalar que este dispositivo reduce las moléculas del objeto a transportar a un flujo de datos, mediante un proceso denominado energización, transmitiéndolo casi instantáneamente a otro lugar, donde se produce el mismo proceso, pero a la inversa, reconstituyendo la materia sólida en su forma original. En BROKEN BOW la tripulación se ve obligada a emplear el transportador, pero durante toda la serie quedaría claro que, a pesar de estar aprobado para uso biológico (es decir, para transporte de seres vivos orgánicos), la dotación prefiere con diferencia utilizar las dos lanzaderas de que dispone la nave.

La Enterprise de TOS estaba equipada con un complejo sistema de procesamiento de alimentos, y la de TNG con los fantásticos replicadores, capaces de elaborar desde una paella valenciana hasta una sopa plomek vulcaniana, pero que también podían replicar los objetos más variados, armas incluidas. La Enterprise NX-01 dispone de resecuenciadores de proteínas, en esencia unos dispositivos capaces de sintetizar una variedad limitada de alimentos, como pueden ser huevos revueltos o pasta, empleando como materia prima una combinación de proteínas simples. Los alimentos resecuenciados poseen la misma forma y textura que los naturales, aunque su sabor no sea exactamente el mismo. No obstante, la nave de Archer parece tener una bien surtida despensa, no hay más que fijarse en los jugosos chuletones que habitualmente cenan el capitán y Trip, y cuya vista tanto parece desagradar a T´Pol, vegetariana, como todos los vulcanos. Por cierto, en la tripulación figura un chef, que además de preparar la comida para el capitán y sus oficiales más allegados, supongo que también se ocupa del perfecto mantenimiento de los resecuenciadores proteínicos.

Los títulos de crédito de Enterprise son, a mi juicio, los mejores realizados para una serie trek. La principal novedad es que los acompaña una canción, Where my heart will take me (Donde mi corazón me llevará), compuesta por Diane Warren e interpretada por Russell Watson.

Resulta curioso que el prefijo Star Trek no aparezca durante las dos primeras temporadas, presentando la producción simplemente como Enterprise. Ignoro a qué fue debido, pero a partir de LOS XINDI, primer episodio de la tercera temporada, el encabezamiento de la serie pasaría a ser Star Trek: Enterprise.

Esta fue, en mi opinión de trekkie de La Vieja Guardia, la última serie realmente digna de la franquicia, ya que las posteriores Discovery y Picard, aun resultando bastante buenas y teniendo momentos verdaderamente memorables, contienen demasiados elementos políticamente correctos, que les dan cierto aire panfletario que el bueno de Gene Roddenberry siempre trató de evitar. Y es que una cosa es la idea del progreso de la humanidad que tenía el Pater Familias de Star Trek, y otra, completamente distinta e incluso incompatible con el genuino Espíritu Roddenberry, el adoctrinamiento progre que últimamente emponzoña las producciones televisivas y cinematográficas.

© Antonio Quintana Carrandi,
(4.024 palabras) Créditos