Xatafi Virtual 2003, 18
CHATEANDO CON CÉSAR MALLORQUÍ
por Francisco José Súñer Iglesias

Nació el 10 de junio de 1953 en Barcelona. Hijo de José Mallorquí, el famoso creador de El Coyote, en 1954 se trasladó con su familia a Madrid. Cursó estudios de Periodismo, en 1970 entró como articulista en La Codorniz, en 1972 trabajó para la Cadena SER en calidad de guionista, al tiempo que colaboraba con diversas publicaciones periódicas. En 1981, abandonó el periodismo y comenzó a trabajar como redactor publicitario y productor de spots para una agencia norteamericana. Más adelante fue ascendido al cargo de Director Creativo, puesto que desempeñó en las agencias de publicidad Grey Advertising y Young & Rubicam. En 1991 abandonó la publicidad activa y pasó a dirigir el Curso de Creatividad Publicitaria del IADE, al tiempo que colaboraba como guionista de televisión con diversas productoras y cadenas. A partir también de esa fecha, César Mallorquí volvió a escribir ficción, actividad que había abandonado cuando entró en el mundo de la publicidad. Sus primeros relatos, todos ellos pertenecientes al género fantástico, recolectaron un buen número de galardones.

Estas son las preguntas realizadas a César Mallorquí el día 19/10/2003 a las 19:15.

Xatafi: Bienvenidos a Xatafi Virtual, es 19 de octubre de 2003 y en Getafe (el centro geográfico de la península Ibérica) son las 19:15, la siete y cuarto de la tarde. Contamos como invitado a César Mallorquí, del que podéis leer una breve semblanza en el panel izquierdo de la página. Durante media hora César contestará las preguntas que le realicen los internautas y participantes in situ de la Hispacón. Antes de empezar consultad la Ayuda y recordad que vuestras preguntas no saldrán inmediatamente, sino según vaya contestando nuestro invitado las anteriores, de modo que no os impacientéis.

Esperamos que la experiencia sea del agrado de todos, y ahora después de que César os dirija un saludo, empezaremos el turno de preguntas.

César Mallorquí contestando a las preguntas del respetable, con Félix Insúa moderando el chat
César Mallorquí contestando a las preguntas del respetable, con Félix Insúa moderando el chat

César Mallorquí: Hola a todos.

Alberto: ¿Como fueron tus comienzos como escritor?

César Mallorquí: Hola, Alberto. Empecé a escribir siendo muy joven. El primer relato (era de ciencia-ficción) lo publiqué cuando tenía quince años en una revista de ciencia. Dos años después comencé a colaborar con La Codorniz, una revista de humor muy famosa en aquellos tiempos.

J. Carlos: ¿Como influyó tu padre en tu obra?

César Mallorquí: Mi padre influyó en el hecho de que yo considerara como algo razonable ser escritor. En mi casa la literatura formaba parte de la vida cotidiana, así que su influencia está en la base de todo. Aparte de eso, él siempre me animó a escribir y me dio algunos consejos que nunca he olvidado.

Daína Chaviano: ¿A qué atribuyes que exista un fandom hispanoamericano tan fiel y entusiasta de la ciencia-ficción, a veces nada desdeñable en cantidad, y que las editoriales en España, México o Argentina, no aprovechen la existencia de esos consumidores en potencia para publicar a más autores que escriben en español?

César Mallorquí: La ciencia-ficción ha sido en España un género residual que apenas interesaba a las editoriales. Se lanzaba una colección, se recogía el dinero de las ventas y ahí acababa todo. No había promoción ni nada por el estilo. Y eso ha sido así hasta hace muy poco (hasta la compra de Minotauro por Planeta). Por otro lado, existe un problema con el precio de la edición en España a la hora de exportar.

Alberto: ¿Qué autores te han influido más?

César Mallorquí: Mi padre en primer lugar, por supuesto. Después Richmael Crompton, la autora de Las aventuras de Guillermo. Y en el campo de la fantasía y la ciencia-ficción, Borges, Bradbury, Bester y Simak. Aunque hay muchos otros.

J. Carlos: ¿Como ves el paronama editorial español?

César Mallorquí: Si te refieres a la ciencia-ficción, actualmente hay un florecimiento de pequeñas editoriales que están lanzando muchos títulos al mercado. También contamos con las mejor generación de autores que nunca hemos tenido. Sin embargo, el número de lectores todavía es escaso.

Daína Chaviano: ¿Tienes algún tema o asunto que te interesa especialmente a la hora de escribir —alguna de esas obsesiones que a veces nos persiguen a los autores— o no tienes preferencias temáticas?

César Mallorquí: No, no creo tener ninguna obsesión; o, mejor dicho, no sé si la tengo o no, pero no soy consciente de ello. Lo que tengo es manías. Por ejemplo, los megalitos; en cuanto puedo incluyo en el texto con menhir, un cromlech o un dólmen. Aunque, en líneas generales, lo que me interesa es una literatura fantástica racionalista, por decirlo así. Una ciencia-ficción que tenga que ver con el ser humano más que con las máquinas.

Alberto: ¿Donde te encuentras más cómodo escribiendo relatos o novelas?

César Mallorquí: Me encantan los relatos de alrededor de cincuenta páginas. Ahí es donde más a gusto me siento. Después la novela. No me siento cómodo con los relatos cortos.

Daína Chaviano: No he podido leer nada tuyo... lo cual, por desgracia, es algo común entre los propios autores hispanoamericanos. Los problemas de distribución que ya mencionaste son mayormente culpables de esta falta de acceso a la obra de otros colegas. Pero, si yo fuera pronto a España, ¿qué obra u obras tuyas me recomendarías para comenzar a conocerte como autor?

César Mallorquí: Creo que mis dos obras más respresentativas son EL CÍRCULO DE JERICÓ, un fix-up de 7 relatos unidos por una octava historia que los engloba todos. El otro título es EL COLECCIONISTA DE SELLOS, la novela con la que gané el UPC.

J. Carlos: ¿Un buen escritor debe ser un buen lector?

César Mallorquí: Por supuesto que sí. O, al menos, tiene que haberlo sido. A escribir se aprende de dos maneras: leyendo mucho y bueno y escribiendo. Diríamos que las herramientas de un escritor son una buena biblioteca y un procesador de textos. Y la herramientas de un escritor excepcional son una buena biblioteca, un procesador de textos y una papelera.

Anraman: ¿En qué estás trabajando ahora mismo? Y ¿qué proyectos tienes?

César Mallorquí: Acabo de terminar una novela juvenil. Tengo otra empezada y también la tengo que terminar. Por otro lado, tengo otra novela más empezada (ésta para adultos) y también tengo que acabarla. Como ves, soy un desastre. Una vez acabado todo, quizá escriba una novela de fantasía ambientada en el universo de Mansión (LA CASA DEL DR. PÉTALO).

Daína Chaviano: Ya que mencionaste esa obsesión por los menhires y los dólmenes, creo que no tendré más remedio que buscar algo tuyo para leerlo. La cultura celta —y pre-celta— (¿será por mis antepasados?) es una de mis grandes obsesiones personales y literarias... ¿Has trabajado asuntos históricos o prehistóricos vinculados a la ciencia-ficción?

César Mallorquí: Vinculados a la ciencia-ficción no, pero sí a la fantasía. Una de mis novelas, LA CATEDRAL, está ambientada en la Edad Media (comienzos del siglo XVX). Concretamente en la Bretaña francesa, que es la Disneylandia del megalitismo. También hay presencia de megalitos relacionados con la II Guerra Mundial en LA FRATERNIDAD DE EIHWAZ, Y, contestando en concreto a tu pregunta, EL COLECCIONISTA DE SELLOS está ambientada en la Guerra Civil española y es ciencia-ficción o fantasía (esa distinción casi nunca lo tengo clara).

Xatafi: Bien, Ya ha terminado el tiempo dedicado a César. Gracias a todos los participantes y disculpas a todos aquellos a los que no hemos podido progresar sus preguntas.

Ya para acabar dejo a César que diga las últimas palabras.

César Mallorquí: Muchas gracias a todos por compartir conmigo esta charla. El retraso en esta conversación se debe a un fallo informático, lo siento. A ti, Daína, cuando vengas a España te daré los datos de algunos paseos megalíticos extraordinarios. Gracias a todos.

© Francisco José Súñer Iglesias,
(1.281 palabras) Créditos