Hacia los orígenes de la ciencia-ficción Latinoamericana, 22
HOLOGRAMAS, FOTOGRAFÍA Y CINE EN LA TEMPRANA CIENCIA FICCIÓN LATINOAMERICANA.
por Gastón Germán Caglia

Mucho se ha dicho que la ciencia-ficción latinoamericana es más literaria que científica, que no abunda en explicaciones técnicas, como sí lo ha hecho parte de la literatura anglosajona, a la que se ha denominado ciencia-ficción Dura. Al momento de comenzar con este texto me vi tentado a titularlo: ¿Es esto pseudo ciencia-ficción dura latinoamericana? Veamos.

La fotografía y el cine, los famosos veinticuatro fotogramas por segundo con que se crea la ilusión de movimiento en la pantalla, dieron a los escritores que abordaremos material de inspiración para sus creaciones literarias, ellos se permitieron jugar con la imaginación tecnológica que permitió la época, con la imagen tanto fija como en movimiento, y por qué no con la idea del holograma, como así también de réplicas cuasi perfectas y de espectros robados de la pantalla como personas que se confunden con las imágenes. Todo puede pasar por la mente de estos autores y muchos años antes que THE PURPLE ROSE OF CAIRO (1985) o LAST ACTION HERO (1993).

El culmen de la temática, de la tecnología de la imagen, estará dada por LA INVENCIÓN DE MOREL, de Adolfo Bioy Casares , de 1940, primera novela de ciencia-ficción Latinoamericana que rompe el cerco de su continente para llegar a todo el mundo en incontables traducciones de esa isla que sumerge al personaje principal en una realidad virtual, en una tecno-distopía de Morel.

Sin embargo justo es hacer un recorrido histórico por algunos autores que trataron la temática. La importancia de la fotografía y el cine en la obra de Quiroga es patente en los relatos que tocaremos dado que abunda en el cliché de la actriz bonita de ojos sensuales que enamora al punto de idealizarlas como en MISS DOROTHY PHILLIPS, MI ESPOSA; aunque también vale la pena traer a colación dos relatos, EL RETRATO y LA CÁMARA OSCURA, en la que la imagen fotográfica, desde distintos ángulos, juega un papel fundamental en la trama.

EL DOCTOR KULMMAN

Por otro lado, en la nouvelle EL DR. KULMANN, publicada en 1926 por el español radicado en Costa Rica Ramón Junoy (1875-1951), crea hologramas reconstruyendo el pasado para resolver crímenes.

Ramón Junoy fue un médico y cura católico que se radicó en Costa Rica luego de un paso por Ecuador. A todas luces es esta una producción, su segunda novela, enmarcada en la más clásica ciencia-ficción aunque de corte filosófica pero con la estructura del género policíaco.

La idea ya la he visto en alguna película de los años 70 del siglo pasado. A través de la última imagen que queda grabada en la víctima se puede esclarecer quién fue su matador o mejor dicho, qué fue lo que observó antes de perecer. Esto se logra por medio de un escaneo del cerebro que opera como una máquina fotográfica que va a capturar esa imagen retenida en el cerebro. Es en definitiva un sintetizador de imágenes.

Como se puede esperar en este tipo de relatos no se ahonda demasiado en las cualidades técnicas ni en teorías científicas, por lo que esta nouvelle está alejada de la ciencia-ficción dura pero sí de la más literaria Latinoamericana.

En definitiva, el Dr. Kulmann, junto a su fiel ladero, se propone resolver un crimen que tendrá interesantes derivaciones policíacas.

Por su parte, Horacio Quiroga (1878-1937), de quien ya algo comentamos merece un amplio párrafo aparte. Se conocen cerca de trescientos cuentos y relatos que fueron, no todos, publicados en medios argentinos. De una intensa vida acabó suicidándose en 1937.

De las obras que acá nos interesan podemos decir que son relatos cortos que ahondan en personajes con mentes atormentadas o enfermas que sufren por amor y tienen como trasfondo un artilugio tecnológico que le sirve de sustento al relato.

Es tecnología, casi mágica, que permite a los actores de cine revivir cada vez que se proyecta uno de sus films o cobrar venganza desde el telón donde se proyecta su imagen.

El cine en la obra de Quiroga

Dorothy Phillips
Dorothy Phillips

Los cambios urbanos a los que asisten en las grandes ciudades latinoamericanas de principios del s. XX sirvieron de disparadores para la creación literaria. En el caso de Horacio Quiroga los novísimos medios masivos de comunicación como la radio y el cine generaron una honda impresión, en particular el cine, del que fue un fanático de las películas de la época llegando a escribir una gran cantidad de notas y crítica de cine entre 1918 y 1930.

MISS DOROTHY PHILLIPS, MI ESPOSA es una declaración de intenciones al establecer el canon de belleza para la época y las pretensiones estéticas al momento de elegir mujer para casarse.

Para Quiroga en estos cuentos hay más vida que imagen en esas mujeres femme fatale que vuelven locos a hombres de bien o los trasforman en amantes desbocados de deseos irreprimibles.

Con ello está queriendo decir que los mundos del cine y la vida real tienen puntos de contacto en el que, como la teoría de cuerdas, cuando se tocan permiten que algo pase al otro lado. Lo que para unos sería la propia interacción espectador/filme, en Quiroga es una fantasía que no siempre termina bien, son fantasmas que circulan entre ambos mundos, humanos que quedan atrapados y que enloquecen y se suicidan, algo tan propio de los años 30 del siglo pasado.

En EL PURITANO (Más allá, de 1935) los actores muertos de Hollywood se dan cita, cual fantasmas penitentes, a reuniones intangibles. Son seres bucólicos que aceptan esa realidad cuando las luces de los estudios se apagan. Sin embargo una mujer, actriz de carrera meteórica que se ha suicidado no puede hallar su paz,

Horacio Quiroga
Horacio Quiroga

... Ella vivía a medias, sufría con fidelidad la pasión de sus personajes. Cuando nuestros films se exhibían, nosotros, como ya he advertido, desaparecíamos de la tertulia...,

Pues entonces sufre por un amante imposible, el puritano, que ha dejado de ir a verla al cine.

... Somos un instante; tal vez imperecedero, pero un solo instante espectral. El film y la proyección que nos han privado del sueño eterno nos cierran el mundo, fuera de la pantalla, a cualquier otro interés.

En EL VAMPIRO (Más allá, de 1935) tenemos las mismas características. Un amante del cine se dedica a tratar de traer a la vida una actriz por la que ha perdido la cabeza pero ella se dedica a vampirizarlo, a quitarle su energía vital día a día sin que él pueda hacer nada. Dice el cuento:

... Encerrarse en las tinieblas como una placa sensible ante los ojos y contemplarla hasta imprimir en ella los rasgos de una mujer amada...

En esta oportunidad la explicación a tal fenómeno la trae los rayos X que acá se denominan rayos N1. Con tales rayos se puede realizar ciertos fenómenos ópticos hasta llegar a generar un ser vivo por medio de emanaciones visuales:

... si la retina impresionada por la ardiente contemplación de un retrato puede influir sobre una placa sensible al punto de obtener un ´doble´ de ese retrato, del mismo modo las fuerzas vivas del alma pueden, bajo la excitación de tales rayos emocionales, producir, sino ´crear´ una imagen en un circuito visual y tangible...

El espectro resultante, una bella actriz de Hollywood, cuando es descubierta por el amigo que lo ve desde otra perspectiva le dice:

¡Es un vampiro, y no tiene nada que entregarle!, pero ya es tarde.

En EL ESPECTRO (El desierto, 1924) vemos que se cumple esa lógica espectador/ filme en dos mundos que se tocan, en este caso un actor fallecido que no aprueba el amor de su esposa con su mejor amigo.

Los amantes intentan reprimir sus deseos luego de que falleciera el actor, pero las pasiones los arrastran al contacto físico como también al morbo de ver la última película estrenada post mortem.

... ¿Por qué continuábamos yendo al Metropole? ¿Qué desviación de nuestras conciencias nos llevaba allá noche a noche a empapar en sangre nuestro amor inmaculado?

El actor despechado y traicionado en cada exhibición del film logra enloquecer a los amantes que no pueden dejar de ir a ver la película hasta el punto de enloquecer por lo que creen es el espectro cinematográfico del actor muerto que puede verlos en la sala del cine. Esto los lleva a la locura y posterior suicidio.

... ¡Pero una noche noté, lo sentí en la raíz de los cabellos, que los ojos se estaban volviendo hacia nosotros! ... Hay leyes naturales, principios físicos que nos enseñan cuán fría magia es ésa de los espectros fotográficos...

Clemente Palma
Clemente Palma

Otro escritor que trató el tema de la imagen en movimiento como trama de una creación artística es Clemente Palma (1872-1942) y su novela XYZ (1935), una novela grotesca según la define él mismo, que ya hemos tratado en otra oportunidad.

Solo podemos agregar que, en este caso el uso de la clonación por medio de la energía nuclear o algo parecido, sirve para que el personaje principal, Rolland Poe, se haga de una isla, al mejor estilo Dr. Moreau, pero en vez de engendros acumula a modo de harén a las más bellas mujeres de Hollywood, colocando a Rodolfo Valentino como cuidador de sus actrices.

Estos homúnculos, de corta vida, serán la perdición del personaje principal. Otra vez asistimos al tópico del hombre ilustrado, científico, de bien, que pierde la cabeza por una bella mujer, o varias en este caso.

Sin dudas esta obra también pudo calificar como obra que retrata el tema del doble, un doble que surge de una alquimia tecnologizada al servicio de algo tan banal como los deseos carnales y el entretenimiento pero que se sirve de la incipiente ciencia nuclear para tales objetivos.

Por último sabemos de la obra de Adolfo Bioy Casares, LA INVENCIÓN DE MOREL, ese objeto artificial según el gran Borges en su prólogo a la novela, donde un hombre prófugo de la justicia persigue en una isla a su Faustine, espectro cinematográfico, ser etéreo, entelequia tecno-distópica, ... pero eso será en otra entrega.


Notas
© Gastón Germán Caglia,
(1.675 palabras) Créditos