LA CAZA
LA CAZA EE. UU., 1993
Título original: Star Trek TNG: The Chase
Dirección: Jonathan Frakes
Guión: Joe Menosky, sobre un argumento escrito en colaboración con Ronald D. Moore
Producción: Peter Lauritson
Música: Jerry Goldsmith, Jay Chattaway
Fotografía: Jonathan West
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (La Forge); Michael Dorn (Worf); Norman Lloyd (profesor Richard Galen); John Cothran (Nu`Daq); Ken Thorley (Mott); Linda Thorson (Gul Ocett); Maurice Roeves (capitán romulano); Salome Jens (mensajera holográfica)
Temporada: 6, Episodio: 20

Sinopsis

Fecha estelar 46731.5. A la Enterprise llega el profesor Galen, antiguo mentor arqueológico de Picard. Galen intenta convencer a Jean-Luc para que se una a él en una expedición científica que se prolongará durante al menos un año. El capitán se ve obligado a rehusar la oferta, lo que no le sienta nada bien a Galen, que abandona la nave. Poco después, la Enterprise recibe una llamada de auxilio del arqueólogo, cuya lanzadera está siendo atacada por un destructor yridiano. Aunque logran destruir la nave yridiana y transportar a Galen a la enfermería de la Enterprise, el científico muere. Al parecer, los yridianos estaban interesados en los datos de una investigación emprendida por Galen. Aunque debe acudir a una ceremonia diplomática, Picard decide averiguar en qué estaba trabajando su antiguo mentor.

Galen tentando a Picard para que le siga en su expedición arqueológica.
Galen tentando a Picard para que le siga en su expedición arqueológica.

Según parece, Rick Berman consideró que este episodio era uno de los más ñoños de la serie exclusivamente por su conclusión, a juicio del productor demasiado roddenberryana. Opinión compartida por el autor del patético análisis del capítulo en la obra STAR TREK LA NUEVA GENERACIÓN, de Alberto Santos, editor. Para gustos, los colores. En todo caso, lo que cuenta al final es el parecer del público, y, en general, LA CAZA fue un episodio bien acogido por los trekkies.

La arqueología es, más que una afición, una pasión para Jean-Luc Picard. No obstante, lo que realmente le llena, lo que da sentido a su vida, es la exploración espacial. Por eso se unió a la Flota Estelar, y por esa misma razón relegó la arqueología a un segundo plano. La oferta del profesor Galen le tienta, y posiblemente la habría aceptado, si se hubiera tratado de una expedición de uno o dos meses. Pero sus obligaciones como capitán de la Enterprise no le permiten abandonar su puesto durante seis meses o un año, como Galen pretende, y por eso, aunque odia tener que herir los sentimientos del hombre que ha sido como un padre para él, no tiene otra salida que rechazar el ofrecimiento.

Los yridianos que abordaron la lanzadera de Galen y dispararon contra él buscaban algo en el ordenador de su nave. Parte de esa información, una extraña y al parecer aleatoria serie numérica, ha sido rescatada por La Forge y Data, y a partir de ahí Picard inicia sus pesquisas. Pero los klingon y los cardasianos también están interesados en el secreto de Galen, suponiendo los primeros que se trata de un arma, y los segundos, de una increíble fuente de energía. De hecho, cada uno de ellos parece tener una pieza del rompecabezas genético descubierto por La Forge y Crusher.

Los villanos del episodio son los cardasianos, pues Gul Ocett no duda en engañar a federales y klingon para obtener ventaja. Claro que Picard, perro viejo que no se fía ni de su sombra, se la juega a su vez a la Gul, dejándola, al menos por el momento, con un palmo de narices.

Todos a una recibiendo la noticia de su remoto origen común.
Todos a una recibiendo la noticia de su remoto origen común.

El descubrimiento de Galen resulta ser una especie de programa informático muy avanzado, compuesto por una serie de fragmentos de ADN. La última pieza de ese rompecabezas genético se encuentra en un planeta olvidado en el confín de la galaxia. Una vez allí, Picard, Crusher, Worf y el capitán Nu´Daq se transportan a la superficie, con el fin de encontrar la muestra que les falta. Pero los cardasianos, que les han seguido, hacen acto de presencia, y un momento después aparecen los romulanos, también interesados en la investigación de Galen. La tensión entre ellos amenaza con desembocar en un enfrentamiento armado. Pero mientras el klingon, los cardasianos y los romulanos discuten empuñando los disruptores, Jean-Luc y Beverly aprovechan la momentánea distracción de los demás y consiguen hacerse con la última pieza del rompecabezas. Cuando el capitán procede a combinarla con las restantes en su tricorder, el aparato emite la proyección holográfica de una criatura humanoide, que les hace una asombrosa revelación: todos ellos comparten un origen idéntico, pues evolucionaron a partir de las semillas que esa antiquísima raza, ya extinta, sembró en aquellos mundos en los que empezaba a desarrollarse la vida, cuatro mil millones de años atrás.

Huelga decir que, a pesar de las emotivas palabras de ese ser, el klingon y los cardasianos reaccionan con desprecio. Picard piensa que las palabras de esos extraordinarios seres del pasado han caído en oídos sordos. Pero al final del episodio, ya en la Enterprise, recibe una llamada del capitán romulano, quien, tras informarle que se dispone a abandonar el sector, dice, tras un leve titubeo: No somos completamente distintos, después de todo, en nuestras esperanzas, en nuestros temores... Tal vez, algún día... A lo que Picard responde: Algún día. Es una de las escenas más conmovedoras de la serie, que nos retrotrae a la inolvidable conversación de Kirk y el comandante romulano en el episodio clásico EL EQUILIBRIO DEL TERROR.

La idea de una raza avanzadísima, que esparció parte de su semilla genética por el universo, es muy sugestiva, aparte de ofrecer una explicación de por qué existen tantísimas especies humanoides en la galaxia.

La mensajera holográfica fue interpretada por Salome Jens, que en DS9 encarnaría a la siniestra lideresa de los cambiantes dominion. La canadiense Linda Thorson es recordada sobre todo por su papel de Tara King en la mítica serie Los vengadores. En cuanto al profesor Galen, lo encarnó el veterano actor, director y productor Norman Lloyd, que, sin ir más lejos, fue coproductor de otra serie icónica de los años 1960: Alfred Hitchcock presenta.

Nuestro admirado Data no tiene una intervención muy destacada en el capítulo. Eso sí, la parte cómica del mismo corre a su cargo. Su reacción absolutamente lógica, ante un Nu´Daq que trata de sobornarlo, descoloca al klingon. El guerrero, que ha oído hablar de la fortaleza física del androide, pretende ponerla a prueba. Como era de esperar, sale escaldado del envite.

LA CAZA es, en conclusión, un correcto episodio de TNG, con un ritmo sostenido, buenas interpretaciones y sorprendentes giros de guión, que mantienen y exacerban el interés del espectador.

© Antonio Quintana Carrandi,
(878 palabras) Créditos