DAX
DAX EE. UU., 1993
Título original: Star Trek DS9: Dax
Dirección: David Carson
Guión: D. C. Fontana, Peter Allan Fields
Producción: Peter Lauritson
Música: Jay Chattaway
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Avery Brooks (Sisko); Rene Auberjonois (Odo); Siddig El Fadil (Dr. Bashir); Terry Farrell (Dax); Cirroc Lofton (Jake Sisko); Colm Meaney (O´Brien); Armin Shimerman (Quark); Nana Visitor (Kira); Gregory Itzin (Ilon Tandro); Anne Haney (Renora); Richard Lineback (Selin Peers); Fionulla Flanagan (Enina Tandro)
Temporada: 1, Episodio: 07

Sinopsis

Fecha estelar 46910.1. Un grupo de klaestronianos intenta raptar a Jadzia Dax, lo que es impedido en el último momento por Sisko y sus oficiales. Los secuestradores son miembros de la Seguridad klaestroniana, mandados por Ilon Tandro, quien declara que Dax está reclamada en Klaestron IV por traición y asesinato, en concreto el homicidio de su propio padre, cometido treinta años antes. El comandante trata de hacer todo lo posible por Dax en la vista para su extradición, pero la oficial científico parece resignada a su suerte y no hace nada por defenderse.

Dax en apuros
Dax en apuros

Los Trill aparecieron por primera vez en EL HUÉSPED, de la cuarta temporada de TNG. Raza ideada en principio sólo para ese capítulo, durante la preproducción de DS9, y a la hora de pergeñar el personaje del oficial científico de la estación, los productores decidieron recuperar una especie tan interesante, si bien alterando algo su fisonomía, para que resultara más atractiva a ojos de los trekkies.

Con el siempre eficaz formato de la trama judicial, tan del agrado de los estadounidenses, el objetivo principal del guión es poner a la audiencia al tanto de las peculiaridades de los trill. A lo largo de su dilatada existencia, un simbionte tiene varios anfitriones cuidadosamente seleccionados, de modo que cada anfitrión conserva los recuerdos de los que le precedieron. La cuestión de fondo es si un determinado anfitrión es legal y moralmente responsable de los actos de sus predecesores. Ilon piensa que sí, de modo que considera lícito enjuiciar a Jadzia por lo que, presuntamente, hizo Curzon. Pero Sisko no lo ve así. Está dispuesto a hacer lo posible para salvar a Dax, pero ésta no se lo pone nada fácil, porque se encierra en un mutismo incomprensible. A pesar de todo, el comandante no se rinde, y con la ayuda de Odo, que se desplaza al planeta Klaestron, trata de encontrar un resquicio legal que le permita evitar que su oficial científico sea extraditado como un criminal.

La actitud de Jadzia intriga e incluso irrita al espectador tanto como a Sisko. En realidad, como se revelará al final, la muchacha, que, como dije antes, conserva los recuerdos de anteriores anfitriones de su simbionte, trata de preservar el secreto que Enina ha guardado durante tres décadas, y que se refiere tanto a la supuesta honorabilidad de su esposo, considerado un héroe nacional en Klaestron, como a sus relaciones extraconyugales con el entonces embajador federal. Cuando Enina, empujada por Odo, decide revelar la verdad, Jadzia declara que le pareció muy importante protegerla, así como proteger también la memoria del falso héroe que había sido su marido, porque Curzon la había amado con todo su corazón.

La acción transcurre en la estación espacial, por lo que los efectos especiales no son nada espectaculares, destacando tan sólo la escena que muestra a la nave klaestroniana repentinamente retenida por el rayo tractor de DS9. La toma que muestra la capital de Klaestron IV fue utilizada anteriormente en algún episodio de TNG.

Este episodio marcaría el devenir de Dax en entregas posteriores, enriqueciendo notablemente al personaje. El concepto que se manejaba originalmente mostraba a una Dax en paz consigo misma y con las vidas de sus predecesores. Fontana y Fields, considerando que esto dibujaba una Jadzia sin sustancia, decidieron que, aún siendo una mujer muy inteligente y equilibrada, debería estar en conflicto con las vivencias de sus predecesores, y que éstas, en cierto modo, condicionarían su comportamiento.

A título de curiosidad, cabe recordar que D. C. Fontana y Peter Allan Fields también habían escrito conjuntamente algún guión para la serie de los 70 El hombre de los seis millones de dólares.

Sin ser un gran episodio, de los que dejan huella en el recuerdo de los trekkies, DAX se revela como una perfecta historia de personajes, como las que agradaban a nuestro nunca suficientemente añorado Gene Roddenberry.

© Antonio Quintana Carrandi,
(549 palabras) Créditos