La gran historia de las novelas de a duro, 76
UN ESTUDIO ESTADÍSTICO DE LOS AUTORES DE BOLSILIBROS
por José Carlos Canalda
Luis García Lecha
Luis García Lecha

La literatura popular en general, y los bolsilibros en particular, pese a haber sido tradicionalmente desdeñados cuando no vilipendiados desde ámbitos tan elitistas como estrechos de miras por decir algo suave, tuvo una enorme relevancia, pese a quien pese, en España durante la mayor parte del siglo XX y en especial en los años de plomo de la dictadura franquista, y ahora que acaba de fallecer Francisco Ibáñez más de uno parece caerse del guindo ante la evidencia de que el creador de Mortadelo y Filemón, junto con otros muchos colegas suyos, está no ya a la altura, sino por encima de más de uno de los aspirantes a genios, y no me estoy refiriendo tan sólo al campo de la ilustración, que pululan por ahí haciendo bueno el refrán Dime de que presumes y te diré de que careces.

Aunque es mucho lo que se podría hablar sobre este tema, en esta ocasión me voy a limitar a un estudio llamémosle estadístico de los autores de bolsilibros de ciencia-ficción, un subgénero que fue minoritario frente a otros más populares como el del oeste, el policíaco, el bélico o el romántico, pero que no obstante tuvo su importancia aunque no llegara a contar con firmas tan emblemáticas como Marcial Lafuente Estefanía o Corín Tellado, por poner tan sólo dos casos.

Y ciertamente nos sorprenderemos con los resultados, pero antes de hacerlo es necesario puntualizar la dificultad de conseguir unos datos que se pudieran considerar definitivos, dado que la casuística que los rodea es compleja y dista mucho de ser bien conocida.

¡HA MUERTO EL SOL! primera edición

Tampoco resulta fácil definir lo que entendemos como bolsilibro. Existía un formato clásico de aproximadamente unos 1510 centímetros y unas 124 páginas, que luego fueron reducidas a 96, y contaban con una portada a color. Habitualmente estaban escritos por autores españoles ocultos bajo el preceptivo y casi siempre obligatorio seudónimo, y las colecciones correspondían a temáticas concretas que abarcaban diferentes géneros.

Esta descripción se queda corta, primero porque los límites entre los diferentes géneros no eran rígidos, por lo que algunas novelas publicadas en colecciones policíacas o de terror contaban con elementos propios de la ciencia-ficción e incluso pertenecían claramente a ésta, por lo que tuve que incluir también a las que, por estas circunstancias, denominé novelas huérfanas. Hubo también colecciones de más empaque que ocuparon un lugar intermedio entre los bolsilibros y la mal llamada ciencia-ficción seria, aunque en muchos casos sus autores eran los mismos. En otras alternaron escritores españoles con extranjeros, e incluso en colecciones juveniles alejadas del formato de bolsilibro como Historias Selección aparecieron también novelas relacionadas temáticamente con éstos. Tampoco el formato se respetó siempre, existiendo diversas variante que llegan hasta los 2215 cm, el doble del habitual.

Más discutible es la inclusión de las novelas gráficas, a mitad de camino entre los bolsilibros y el cómic, pero el hecho de que algunas de ellas incluyeran textos escritos a las historias gráficas y que sus autores fueran en muchos casos los mismos, me movió finalmente a hacerlo.

Así pues, a la hora de contabilizarlos me vi obligado a seguir un criterio ecléctico que se podría resumir diciendo que he considerado bolsilibros de ciencia-ficción a los títulos que por una u otra razón a mí me parecieron tales, con toda la subjetividad que esto supone.

EL SER DE OTRO PLANETA

Por si fuera poco tropezamos también con el problema de las reediciones, una auténtica jungla dado que con frecuencia los autores camuflaban antiguas novelas cambiándoles el título y el seudónimo en un intento de vendérselas a otras editoriales, salvando así las cortapisas de la ley de propiedad intelectual entonces vigente. Menos frecuente fue la reescritura de alguna de ellas, aunque sospecho que pudiera tratarse del aprovechamiento de antiguas versiones modificadas en su día por exigencias editoriales.

Otra fuente de incertidumbre la constituyen las novelas que según todos los indicios quedaron sin ser publicadas, generalmente por el cierre de la colección, las cuales quedaron inéditas y sólo en algunas ocasiones pudieron recuperarse más adelante, mientras el resto se perdieron o no llegaron siquiera a ser escritas. En ambos casos he optado por contabilizarlas, ya que si bien distorsionan los resultados, dada la incertidumbre existente nos encontraríamos con un problema similar en el caso contrario.

En lo que respecta a los autores tampoco lo tenemos fácil dado el uso de unos seudónimos bajo los cuales los editores camuflaron celosamente sus nombres reales, complicado todavía más a causa de que algunos de ellos utilizaron varios y, en ocasiones, muchos. Esto convirtió en una tarea detectivesca desentrañar su identidad, e incluso todavía hoy quedan algunos, eso sí muy secundarios, de los cuales la seguimos desconociendo.

Dada la temática del artículo descarté a los autores extranjeros cuyas obras fueron publicadas en colecciones de bolsilibros; o al menos a cuantos pude identificar como tales ya que algunos seudónimos, por fortuna pocos, se me han resistido y desconozco a quienes pudieron pertenecer. En ocasiones ni siquiera queda claro si se trata de traducciones o adaptaciones que rozan el plagio firmadas por escritores españoles a los que no sé si considerar o no como los verdaderos autores, y existen también novelas gráficas carentes de firma de las que ni siquiera sé si sus anónimos autores fueron o no españoles, ya que la falta de información de las editoriales es total.

¡VAYA MIERDA DE PLANETA!

Hechas estas largas, pero necesarias advertencias previas, podemos pasar al estudio estadístico de los escritores españoles de bolsilibros de ciencia-ficción. Conforme a los criterios expuestos he identificado un total de 120 autores, una cantidad que se antoja exigua teniendo en cuenta que el número de títulos publicados, anunciados o inéditos, tanto originales como reediciones, es de 3.265 —3.276 si consideramos las coautorías— incluyendo también los que he denominado neobolsilibros, publicaciones recientes que imitan deliberadamente su formato y su aspecto. No obstante de aquí habrá que descontar los que carecen de firma y por lo tanto se desconoce su autor o seudónimo, 67 en total, por lo que el número de bolsilibros contabilizados es de 3.209.

Dividiendo ambas cantidades obtenemos una media de unos 27 títulos por autor, un resultado que está, como veremos más adelante, muy alejado de la realidad.

Esto se debe a que la casuística de todos ellos fue muy variada existiendo escritores profesionales, semiprofesionales para los que los bolsilibros fueron una fuente temporal o complementaria de ingresos y, por último, escritores ocasionales cuya contribución fue limitada, en ocasiones con un único título. Asimismo hay que tener en cuenta que por lo general los autores de bolsilibros no se limitaban a un único género; aunque hubo excepciones como Marcial Lafuente Estefanía, especializado en novelas del oeste; Corín Tellado en las románticas o Domingo Santos y Ángel Torres Quesada en las de ciencia-ficción, era habitual que éstos abordaran indistintamente varios de ellos así como otras temáticas de la literatura popular ajenas a los bolsilibros, a veces por decisión propia y en ocasiones por imposición editorial, aunque por lo general solían tener sus preferencias con las que se sentían más cómodos. La consecuencia de todo ello fue una gran disparidad en las aportaciones de unos y otros, dándose también el caso de autores muy importantes en un género dado, como el del oeste o el policíaco, con una presencia casi testimonial en la ciencia-ficción.

Pasemos a estudiar los datos con una primera gráfica en la que están representados estos 120 autores —o autoras, que aunque pocas hubo algunas— en función del número de títulos publicados por cada uno de ellos. Obviamente en el caso de los que utilizaron más de un seudónimo he contabilizado la suma de todos ellos.

Número de obras de los distintos autores de más prolíficos a menos
Número de obras de los distintos autores de más prolíficos a menos

Lo primero que se comprueba es la enorme concentración de títulos en manos de un contado número de autores, junto con una zona media tampoco demasiado numerosa y una larga cola de los que podríamos denominar escritores ocasionales. En consecuencia, el valor medio calculado no es representativo en absoluto y por lo tanto conviene prescindir de él.

Bolsilibros por grupos de autores en función de su producción
Bolsilibros por grupos de autores en función de su producción

Sí podemos, claro está, profundizar en el estudio fragmentando la lista en regiones distintas empezando por los grandes, es decir, aquéllos que cuentan con más de cien títulos en total. Son tan sólo ocho, pero entre todos ellos suman un total de 2.114 novelas equivalentes a dos tercios del total:

AutorTítulos
Luis García Lecha 625
Juan Gallardo Muñoz 377
Enrique Sánchez Pascual 362
Pedro Guirao Hernandez 268
Pascual Enguídanos Usach 131
Rafael Barberán / Àngels Gimeno 124
Ángel Torres Quesada114
María Victoria Rodoreda Sayol 113
Número de bolsilibros de autores con más de 100 títulos publicados (incluyo a José Luis Bernabeu pese a no alcanzarlos). Las siglas corresponden a sus iniciales
Número de bolsilibros de autores con más de 100 títulos publicados (incluyo a José Luis Bernabeu pese a no alcanzarlos). Las siglas corresponden a sus iniciales

Como se puede comprobar el rey absoluto es Luis García Lecha (Clark Carrados, Louis G. Milk y Glenn Parrish), que por sí solo acapara casi el 20% del total y cerca del 30% de la suma de estos ocho privilegiados. Si tenemos en cuenta que era el prototipo de escritor todoterreno que abarcó prácticamente todos los géneros y en todos ellos fue igualmente prolífico, resulta inmediato concluir que su actividad literaria fue ingente, sobre todo considerando que además escribía bien.

Los dos restantes puestos del podio están ocupados por otros tantos escritores de la escuela de García Lecha, ambos muy igualados en todos los sentidos pero ya a bastante distancia de él: Juan Gallardo (Johnny Garland, Curtis Garland y Addison Starr fueron sus principales seudónimos) y Enrique Sánchez Pascual (H. S. Thels, Law Space, W. Sampas, Alan Comet y otros). También se puede decir lo mismo de ellos que en el caso anterior: abordaban todos los géneros y contaban con un más que notable dominio del oficio de escribir.

Tras ellos, con aproximadamente la mitad de títulos que García Lecha, aparece Pedro Guirao Hernández, que firmó sus novelas con toda una batería de seudónimos de los cuales los principales fueron Peter Kapra y Walt G. Dovan. Es necesario advertir que Guirao fue un auténtico virtuoso en el arte de colocar reediciones de sus antiguos bolsilibros previo maquillaje de los mismos cambiándoles el título y el seudónimo, algo que en justicia no se le puede reprochar dadas las prácticas abusivas —y entonces legales— de las editoriales.

A mucha distancia aparece en quinto lugar Pascual Enguídanos, el autor de la célebre La Saga de los Aznar. A diferencia de los anteriores Enguídanos, que firmó como George H. White y Van S. Smith, no era un escritor prolífico sino justo lo contrario, minucioso y detallista, lo que explica su relativamente bajo número de bolsilibros que todavía sería menor de no existir la reedición de la serie clásica de la Saga, aunque hay que advertir que en este caso más que reedición se trató de reescritura, en ocasiones completa.

Le sigue a corta distancia el matrimonio formado por Rafael Barberán y Àngels Gimeno, responsables de las novelas firmadas como Ralph Barby. La lista se completa con Ángel Torres Quesada (Alex Towers y A. Thorkent), autor de la afanada serie de El Orden Estelar, y María Victoria Rodoreda, que publicó sus novelas bajo cerca de una veintena de seudónimos siendo los más conocidos Marcus Sidéreo y Vic Logan. Al igual que Pedro Guirao reeditó muchas de sus novelas en ocasiones en más de una ocasión, por lo que considerando tan sólo a los originales el número de bolsilibros escritos por ella se ve notablemente reducido.

Pasamos ahora al segundo grupo, al que podríamos calificar de mediano, con un número de bolsilibros publicados que oscila entre 100 y más de 25. Son doce en total:

AutorTítulos
José Luis Bernabeu López 98
José León Domínguez 65
Jesús Rodríguez Lázaro 57
José María Lliró Olivé 55
Antonio Vera Ramírez 50
Francisco González Ledesma 41
Francisco Caudet Yarza 38
Pedro Domingo Mutiñó32
Fernando Ferraz Fayos 31
Salvador Dulcet Altés 29
Pablo Massó Sabulo 26
Miguel Oliveros Tovar 26
Número de bolsilibros de autores con entre 100 y 26 títulos publicados (incluyo también a José Luis Bernabeu). Las siglas corresponden a sus iniciales
Número de bolsilibros de autores con entre 100 y 26 títulos publicados (incluyo también a José Luis Bernabeu). Las siglas corresponden a sus iniciales

El primero de ellos, que por los pelos no entró en el grupo anterior, es José Luis Bernabeu, alias Joseph Berna. Le siguen, ya a bastante distancia, José León Domínguez (Kelltom McIntire), Jesús Rodríguez Lázaro (Lucky Marty), José María Lliró Olivé (Burton Hare), Antonio Vera Ramírez (Lou Carrigan), Francisco González Ledesma (Silver Kane), Francisco Caudet Yarza (Frank Caudett), Pedro Domingo Mutiñó (el inolvidable Domingo Santos, que firmó sus bolsilibros como P. Danger y Peter Dean, junto con otros seudónimos), Fernando Ferraz Fayos (Profesor Hasley), Salvador Dulcet (Roy Silverton), Pablo Massó Sabulo (Rocco Sarto) y Miguel Oliveros Tovar (Keith Luger). Entre todos suman un total de 548 bolsilibros, una cifra respetable que representa el 17% del total.

Varios de ellos (Antonio Vera Ramírez, Francisco González Ledesma, Francisco Caudet Yarza y Miguel Oliveros Tovar) se labraron un merecido prestigio en géneros como el oeste o el policíaco, aunque no despuntaron especialmente en la ciencia-ficción quizás —al menos así me lo explicó Francisco Caudet — porque no era un género que les motivara demasiado, practicándolo por imposición de la editorial. Y ciertamente se nota.

Pasamos ahora al tercer grupo, que abarca a los escritores cuyos bolsilibros se cuentan entre los 25 y más de 10. Son trece los que forman la que podríamos denominar la tercera categoría:

AutorTítulos
Enrique Martínez Fariñas 25
José Mallorquí Figuerola 24
Vicente Adam Cardona 22
José Luis Benet Sanchís 22
José López García21
Manuel González Cremona 19
[O: 03: Alfonso Arizmendi Regaldie 18
Francisco Javier Miguel Gómez 15
María Luisa Vidal Alfonso 15
Julio Pérez Blasco 14
José Caballer Caballer 11
Octavio Enguita Iguarbez 11
Arturo Rojas de la Cámara 11
Número de bolsilibros de autores con entre 25 y 11 títulos publicados. Las siglas corresponden a sus iniciales
Número de bolsilibros de autores con entre 25 y 11 títulos publicados. Las siglas corresponden a sus iniciales

Suman un total de 228 títulos, algo más del 7% del total. Aquí nos encontramos también con autores significados en el conjunto de la literatura popular como Enrique Martínez Fariñas (Elliot Dooley), Miguel Oliveros Tovar (Keith Luger), Alfonso Arizmendi Regaldie (Alf. Regaldie), Arturo Rojas de la Cámara (este último, Red Arthur en los bolsilibros, fue un notable dibujante e historietista) y, sobre todo, José Mallorquí, no demasiado pródigo en la ciencia-ficción aunque fue el responsable casi absoluto de la mítica colección Futuro. El resto son quizás menos conocidos aunque no por ello necesariamente peores; al contrario, varios de ellos fueron unos excelentes escritores y sólo es de lamentar que no se prodigaran más: Vicente Adam (Vic Adams y V. A. Carter), José Luis Benet (Joe Bennett), José López García (Adam Surray), Manuel González Cremona (Eric Sorenssen), Francisco Javier Miguel Gómez (Lem Ryan), Mª Luisa Vidal (J. Chandley), Julio Pérez Blasco (Karel Sterling), José Caballer Caballer (Larry Winters) y Octavio Enguita (Roy Rowan).

Pasamos ahora a lo que, emulando el lenguaje deportivo, podríamos considerar las categorías menores. Entre 10 y más de 5 se cuentan estos 21 autores, que pese a ser un grupo numeroso tan sólo suman 169 bolsilibros o, si se prefiere, un 5% del total:

AutorPseudónimoTítulos
Pedro Víctor Debrigode Dugi Peter Debry10
Juan Llarch y Roig Trevor Sanders / S. S. Kent10
José María Moreno Joe Mogar10
Florencio Cabrerizo Miguel C. Aubrey Rice9
Sebastián Estradé Rodoreda Sebastián Estradé9
Ernesto Mario Frers Gianello Rick Solaris9
José Negri HaroJ. Negri O´Hara9
Julio Vázquez Gimeno Dick Conderoga9
? J. L. Wharton9
Carlos Echevarría AlonsoJohn Oxford8
José González TéllezJ. Tegman / J. Tell8
Juan Mora GutiérrezRay Lester8
Fidel Prado DuqueFidel Prado8
Luis Vigil GarcíaLuis Vigil8
? Jim Kelly8
Carlos PetioCarlo di Pietro7
Julián Fernández GutiérrezJulián Fernández Gutiérrez6
Jorge Gotarra EscardóGeorge Goot6
Enrique Jarnés BerguaE. Jarnés Bergua6
Joaquín Martínez PilesJ. Martínez Piles6
Eduardo Rueda SeguraEdward Wheel6
Número de bolsilibros de autores -o seudónimos- con entre 10 y 6 títulos publicados. Las siglas corresponden a sus iniciales
Número de bolsilibros de autores -o seudónimos- con entre 10 y 6 títulos publicados. Las siglas corresponden a sus iniciales

Para mayor simplicidad, en la tabla he incluido el o los seudónimos —los principales en algunos casos— de estos autores a los que, sin intención peyorativa alguna, considero el relleno de las colecciones completando los huecos de los autores principales... aunque no siempre, y sin que esto signifique menoscabo alguno de su calidad literaria. Pedro Víctor Debrigode es uno de los grandes de la literatura popular española, aunque en el campo de la ciencia-ficción no se significara demasiado ni en cantidad ni en calidad. Lo mismo ocurre con Fidel Prado, y conviene no olvidar que Enrique Jarnés Bergua fue el guionista de Diego Valor, el exitoso guión radiofónico que posteriormente fue llevado al cómic con resultados igualmente brillantes. También fue importante Sebastián Estradé, cuyas contribuciones a la ciencia-ficción aparecieron no en formato de bolsilibro sino en colecciones juveniles como Historias Selección o Jamboree, por lo que su presencia aquí está un tanto cogida por los pelos. José Negri fue un escritor de notable calidad siendo de lamentar que no se prodigara más, y Luis Vigil, uno de los editores de la mítica Nueva Dimensión, aparece aquí por sus novelas de Nomanor, escritas conjuntamente con Domingo Santos.

Por último existen dos seudónimos de los que no he podido adivinar sus nombres, J. L. Wharton y Jim Kelly. Si alguien tuviera información sobre ellos, le estaría muy agradecido por hacérmela llegar.

Continuamos con el grupo de autores que publicaron entre cinco y tres títulos, bastante numeroso puesto que son un total de 24 sumando 88 bolsilibros, un 2,8% del total:

AutorPseudónimoTítulos
José Luis Bragulat HernándezJoseph Lewis5
Fernando López QuirósRobert Keating5
Enrique Montoro SagristáHenry Keystone5
Eduardo Texeira RuizEduardo Texeira5
Luis Bayarri LluchArchie Lowan4
James Blay ZubiriJames Blay Zubiri4
Ramón Brotons EspíWalter Carrigan4
Francisco Cortés RubioFrank McFair4
Alfonso Martínez GonzálezAlan Dick, Jr. 4
Eduardo Palacín BalaguerCristopher Sander4
Francisco Pérez NavarroNeil Abner / Narradores asociados4
Álvaro Serrano MéndezAl Serman4
? S. Benet4
Tomás Argüello de la PrietaTom Argo3
Ángel Cazorla OlmoKent Wilson3
Juan Cots NavarroJ. Scott Barry3
Félix Martínez OrejónFel Marty3
Eduardo Molinero BustosEdward M. Payton3
Miguel Nieto SandovalMike Grandson3
Adolfo Quibus GarcíaAdolph Quibus3
Juan José Sarto DíezNelson Allen / Narradores asociados3
Agustín de la Torre RodríguezAustin Tower3
Francisco Valverde TornéF. Valverde3
Amadeo VenturaPeter Barton3
Número de bolsilibros de autores -o seudónimos- con entre 5 y 3 títulos publicados. Las siglas corresponden a sus iniciales
Número de bolsilibros de autores -o seudónimos- con entre 5 y 3 títulos publicados. Las siglas corresponden a sus iniciales

Como cabe suponer, este grupo es bastante heterogéneo. En él nos encontramos con escritores típicos de bolsilibros como José Luis Bragulat, Fernando López Quirós, Enrique Montoro Sagristá, Eduardo Texeira —uno de los pocos que pudieron firmar con su nombre—, Luis Bayarri, Ramón Brotons con su magnífica serie del Kipsedón o Eduardo Molinero, entre otros. Otros, por el contrario, se movieron por el territorio fronterizo situado a mitad de camino entre los bolsilibros propiamente dichos y las colecciones de bolsillo, como fue el caso de Félix Martínez Orejón o Francisco Valverde Torné. La lista se completa con Álvaro Serrano Méndez, que publicó un par de títulos —ambos reeditados— en las colecciones de novelas gráficas de las editoriales Ferma y Producciones Editoriales, el autor de neobolsilibros Alfonso Martínez González y los seudónimos no identificados James Blay Zubiri —desconozco si corresponde a su nombre real— con el que aparecieron firmados cuatro ejemplares en la colección genérica Malla y S. Benet, autor de otros cuatro en Futuro.

Quedan, por último, los autores cuya contribución se limitó a uno o dos títulos. Son casi el doble que el grupo anterior, 42, aunque tan sólo aportaron 61 bolsilibros, un 1,9% del total. Para mayor comodidad, veamos primero a los que hicieron doblete:

AutorPseudónimoTítulos
Lisardo AlonsoSylvester Strange2
Mayte Bullón DíazMayte Bullón2
Manuel de Dolz GuerriMan S. War2
Antonio Ferri AbellánRobin Carol2
José García MartínezP. G M. Calín2
Jorge Gubern RibaltaMark Halloran2
José Francisco ÍligoFrank Martin2
Salvador JorcanoSalvador Jorcano2
Fernando Marimón BenaguesLeo MacDonald2
Antonio Martínez TorreCésar Torre / A. M. Torre2
Jesús Navarro CarriónCliff Bradley2
Mª Graciela NoguésBab Fleming2
Pedro José PeyronaGene Buchanan2
Alfred Revetllat FoschRiswing Dane2
Mª Victoria Sau SánchezVic Sau2
Francisco Vera RamírezMortimer Cody2
? Alec Carey2
? Buck Dolly2
? Jerry Priest2

Y ahora a los que tuvieron una única aportación:

AutorPseudónimoTítulos
Miguel Agustí BallesterMiguel Agustí1
Juan Álvarez RecioXandra Gilmar1
Carlos AlvearCarlos Alvear1
Miguel María AstrainM. M. Astrain1
Miguel Buigues GómezRay Kualiter1
J. CarniceroJ. Carnicero1
Francisco Daniel OrtusolFrandanor1
Elia Fernández RamosGaile Somar1
Manuel López CasanovasManloe Cassy1
Pedro López GamberoPeter Logam1
Juan Losada MartínJohn L. Martyn1
Andreu Martín FarreroAndreu Martín1
Manuel Martín GarcíaM. Martín1
Manuel Medina HerreraMel Daney1
Francisco Medina MartínF. Martin1
Filomena Merchán GemioLynn Merchang1
David Muñoz PérezDavid Piulé1
Roberto QuantRobert Quant1
Carmen de Rafael MarésCarmen Kurtz1
Jaime Ribera MontañaNarradores Asociados1
Jacobo Sánchez ArtigaoA. S. Jacob1
Miguel Sánchez Saavedra M. Saadrovitch1
Eugenio Sotillos TorrenteLarry Hutton1

Al igual que en el caso anterior, aquí hay un poco de todo: autores de bolsilibros (Lisardo Alonso, Antonio Ferri Abellán, Fernando Marimón Benagues, Juan José Sarto, Alfred Revetllat, Jacobo Sánchez Artigao...) incluyendo casos como el de Francisco Vera Ramírez, uno de los grandes de la literatura popular aunque su incursión en la ciencia-ficción fue esporádica; J. Carnicero, un desconocido que presumiblemente firmó con su verdadero nombre, Filomena Merchán Gemio, esposa de José León Domínguez, el verdadero autor que recurrió a esta estratagema para burlar las cuotas impuesta por Bruguera, o el colectivo Narradores asociados, formado por Juan José Sarto Díez, Francisco Pérez Navarro, Jaime Ribera Montaña y Andreu Martín Farrero.

También nos encontramos con una relación más tangencial con los bolsilibros en autores que publicaron en colecciones híbridas como José García Martínez-Calín, conocido humorista e historietista que firmaba como Pgarcía aunque aquí lo hizo con el acrónimo P. G M. Calín; Francisco Daniel Ortusol o Francisco Medina Martín. Otros como Salvador Jorcano y María Victoria Sau, lo hicieron en las novelas gráficas junto con los seudónimos sin identificar Alec Carey, Buck Dolly y Jerry Priest. Por último, están colaboradores de las colecciones juveniles (Carlos Alvear y Miguel María Astrain) o de colecciones no específicas o fuera de colección (Miguel Agustí y Manuel Martín García).

Mención aparte merece Carmen Kurtz, seudónimo de Carmen de Rafael Marés, una prestigiosa novelista ganadora de importantes premios literarios que cultivó también la literatura infantil con su popular serie protagonizada por Óscar, un chico que vivía diferentes aventuras una de las cuales, ÓSCAR COSMONAUTA, abordaba la temática de ciencia-ficción.

Y eso es todo por ahora, aunque en un ámbito tan complejo de investigar como es el de la literatura popular en general y los bolsilibros en particular, nada se puede dar por definitivo.

© José Carlos Canalda,
(3.058 palabras) Créditos