EL DESFILE DE LA VICTORIA
EL DESFILE DE LA VICTORIA Fernando Díaz-Plaja
Título original: ---
Año de publicación: 1976
Editorial: Círculo de lectores
Colección: ---
Traducción: ---
Edición: 1977
Páginas: 201
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Magda Revetllat

...ha crecido en la libertad de la República, de asociación, pudiendo leer el periódico que quería (salvo algunos, lo reconozco, algunos prohibidos por la Ley de Defensa de la República), pero puede pertenecer a veinte partidos, inscribirse en el sindicato que quiera, el socialista, el comunista, incluso ahora, el democristiano... ha vivido una juventud con libertad de expresión y ahora parece que le pesa, que querría otra cosa. ¿Cómo se pueden tener nostalgias fascistas? ¿Sabes que el otro día me dijo que Hitler, al fin y al cabo, no había sido tan malo como decíamos porque deseaba la grandeza de su patria?

Argumento

La rebelión encabezada por el general Franco no triunfó y la República siguió su curso en España. Décadas después de terminada la guerra grupos de derechas encabezan iniciativas apoyadas por nuevas generaciones de jóvenes que desean un cambio.

Una ucronía en clave española

La novela transcurre en dos planos, uno más íntimo desde el foco de la familia Arconada, Pablo, su esposa y su hijo. Pablo fue combatiente y en la actualidad es miembro del parlamento en contraste con su hijo Carlos, el cual muestra tendencias políticas opuestas. Por otro lado, en un nivel más global, la narración de lo que fue la guerra y la evolución de la sociedad a lo largo de décadas.

Diversos capítulos exponen lo que supuso la guerra y los años posteriores, los contactos con Stalin, los refuerzos, la coordinación de los mandos hasta el resultado final de aplastamiento de la rebelión. Después la composición del parlamento, socialistas, comunistas, anarquistas y más tarde la democracia cristiana, así como los contactos con el Vaticano y el resurgimiento de una sociedad más plural.

Si bien en los primeros años la derecha no se muestra en ningún ámbito ya que las grandes empresas han sido nacionalizadas y muchas propiedades se han expropiado al igual que los títulos nobiliarios, con los años empieza a surgir algún periódico y otras muestras sociales de dicho bando, apoyadas por la libertad de expresión que la República promueve. Estos cambios propician el retorno de personas en el exilio que, o bien fueron contrarias al gobierno o bien no del todo afines, lo cual da más sensación de pluralidad mientras que otros temen resurgimientos que parecían sofocados.

El dilema de actualizar o modernizar la sociedad española o aferrarse a los lemas y consignas clásicos. Algunos ven esta modernización como una amenaza de abandonar los ideales por los que lucharon, los comunistas en el parlamento con La Pasionaria al frente ven con malos ojos la permisividad hacia ciertas acciones, mientras que grupos socialistas menos radicales lo ven como un paso más hacia una sociedad moderna como lo son otras democracias europeas:

Había que escoger entre el capitalismo más descarado del mundo y el único país que había llevado a término el sueño socialista. Parecía que nosotros, los discípulos de Pablo Iglesias, no podíamos dudar. Pero ese país, oficialmente socialista, estaba gobernado por una dictadura sangrienta que había acabado con la mínima oposición, incluso entre la izquierda. Fue una elección difícil... cuando bajó aquella cortina de acero estábamos con el Occidente... no me arrepiento...

Se habla también de las diferencias entre regiones, los catalanes que presentan una moción al Congreso pidiendo el derecho de hablar catalán en las sesiones y que han restablecido la propiedad privada y expulsan del territorio a los inmigrantes que no tienen ocupación fija; de la Iglesia separada del Estado, pero a la que se le han permitido la continuación de las instituciones caritativas eximiéndolas de impuestos, también se han restaurado las iglesias dañadas que tuviesen un carácter artístico.

Los puntos de vista distintos sobre la evolución social, permitir o no partidos políticos con clara proyección hacia la derecha:

(...) Monarquía o república para mí tiene el mismo sentido. Buenas si son democráticas, malas si no lo son. Hay monarquías escandinavas con respeto al ciudadano y repúblicas sudamericanas o del este de Europa que no lo tienen. (...).

Los diálogos entre Pablo Arconada y su hijo Carlos, el combatiente y actual parlamentario y su hijo universitario que espera otros valores en la sociedad en la que vive, y una escena muy particular cuando el joven va a una fiesta de las primeras que la antigua alta sociedad vuelve a celebrar, con esmoquin ellos y vestido largo ellas, pero prendas todas ellas castigadas por el tiempo pues ya no se fabrican ni se compran esos trajes... hasta el momento.

Una ucronía y una visión de lo que pudo ser la Historia de España en un rumbo distinto visto desde el plano familiar, social, económico y cultural. Lo que pudo haber sido. Interesante como documento de reflexión sobre diversos temas, la democracia y la sociedad plural, los jóvenes que han crecido en un entorno muy distinto al que lo hicieron sus padres y que tienen acceso a mucho más que sus antecesores, los míticos combatientes y sus ideales inmutables en comparación a los que los años atemperan. El ejército, la Iglesia, la educación, las celebraciones de la victoria y su cada vez más desvaído seguimiento.

Interesante por lo humano y por lo histórico y mucho más cercana que otras ucronías que se han escrito y que a bien seguro son más famosas. Publicada en 1976 y con diversas ediciones posteriores emana, dentro de la ficción, una atmósfera realista con la lúcida visión por parte del autor de lo que pudo ser, pero no fue.

El autor

Fernando Díaz-Plaja (España, 1918-Uruguay, 2012), licenciado en Filosofía y Letras ejerció como profesor ayudante en la Universidad de Barcelona e impartió cursos de Literatura Española en diversos puntos del mundo, fue viajero y hablaba además del español y catalán, italiano, francés, alemán, inglés y portugués y colaboró con los periódicos ABC, La Vanguardia y Diario de Barcelona. Su extensa obra literaria se tradujo a diversos idiomas y tuvo a menudo problemas con la censura.

© Magda Revetllat,
(971 palabras) Créditos