NUKIE
NUKIE Sudáfrica, 1987
Título original: Nukie
Dirección: Sias Odendaal
Guión: Sias Odendaal y Ben Taylor
Producción: Gregory Cascante, Joe Dreier, Rolf Frederick, Roy Sargeant, Albie Venter, Ian Walters, Frederick Botha
Música: Nic Pickard
Fotografía: Anthony Busbridge, Horst Schier
Duración: 95 min.
IMDb:
Reparto: Anthony Morrison (Nukie y Miko); Siphiwe Mlangeni (Tiko); Sipho Mlangeni (Toki); Glynis Johns (Hermana Anne); Steve Railsback (Dr. Eric Harvey); Ronald France (El Cabo); David Fox (Nukie); Sam Ntsinyi (Sangoma); Jabulile Phakane (Dube); Fats Dibeco (Mpefu); Reed Evans (Dra. Barbara Rhinestone); Carin C. Muller (Dr. Norman Glynn); Marcel Schneider (Oficial Connally); Calvin Burke (Dr. Bradley); Nghaupe Pheto (Cazador); Meshak Dlamini (Cazador); Siphiwe Nyaosi (Mpadi); Charlie el chimpancé (no acreditado)
Comentarios de: Jorge Armando Romo

Las películas de la década de los 1980 que uno vio de niño persisten en la memoria a pesar del paso de las décadas. Años de recuerdos se mezclan con nuevas cintas y cuando uno ya es adulto trata de recordar el nombre de tal o cual obra que se disfrutó en la infancia. ¿Cómo diablos se llamaba aquella película que vi de niño?, uno se pregunta constantemente. Con la llegada del Internet, las redes sociales e incluso la inteligencia artificial, el espectador puede buscar palabras clave y encontrar finalmente el nombre de tal o cual película. Pero la sorpresa llega cuando de niño uno recordaba una cinta fascinante que alborotaba las jóvenes neuronas y, ya de adulto, uno descubre que tal película en realidad era un completo disparate. El lector puede ofrecer numerosos ejemplos de la apreciación de cintas tanto de niño como de adulto y la forma en que se transforman los criterios cuando uno crece. Para quien escribe estas líneas, quizás el mejor ejemplo que le ha sucedido recientemente viene de la mano de NUKIE (1987), cinta ochentera producida en Sudáfrica.

La historia de la producción de la película resulta curiosa. Una distribuidora alemana observó el póster de esta cinta y Michael Pakleppa, uno de sus representantes, mostró mucho entusiasmo por la idea de aprovechar el éxito de la cinta clásica de E. T., EL EXTRATERRESTRE (1982) para la nueva peli. E. T. en la sabana africana fue la idea que presagiaba un gran éxito. Pero una vez que se mostró el producto final, Pakleppa quedó sumamente alarmado: se trataba de una historia extraña, incoherente, mal producida y con un discurso abiertamente racista. Hubo intentos por rescatar la cinta, reescribir el guión y filmar nuevas escenas, pero al final el asunto no prosperó del todo. El producto final fue transmitido directamente en televisión y los derechos de distribución se vendieron en el extranjero. Así, NUKIE se transmitió en televisión en varios países, se fue convirtiendo en una película de culto y fue señalada como una de las peores cintas de ciencia-ficción de la historia. Pero, ¿es en realidad tan terrible como algunos afirman?

Nukie y Miko son dos seres alienígenas que viajan fácilmente entre las estrellas... o eso parece. Por azares del destino, sufren un grave inconveniente y se estrellan en el planeta Tierra. Nukie cae directamente en la sabana africana, mientras que Miko termina rebotando en los Estados Unidos y cae en el control de la malvada NASA, administración que se centrará en llevar a cabo toda clase de experimentos en el cuerpo del visitante. A partir de aquí, la historia se dividirá en las andanzas de cada uno de los alienígenas, su contacto y amistad con algunos humanos, así como los esfuerzos para reunirse de nuevo y regresar a casa.

Nukie puede conversar con cualquier forma de vida y pronto exige a los habitantes de la Tierra que lo lleven con su líder: un simpático chimpancé llamado Charlie que se adjudica el control del planeta (?). Pronto, ambos conocerán a Tiko y Toki, dos niños de una tribu que buscan ayudar al visitante frente a los sacerdotes que lo consideran como un demonio. En la trama también se unirán la misionera Anne y el científico Eric Harvey, quienes buscan entender y posteriormente ayudar al extraño y feo extraterrestre.

Mientras tanto, Miko hace de las suyas en la NASA. Confunde a los científicos cuando estos descubren que es un ser de energía (aunque tiene un cuerpo material) y que su visita al planeta fue un suceso accidental. Todos los experimentos que se le practican consisten en introducirle tubos y sondas por doquier. Pronto, se descubrirá que la NASA no tiene ningún protocolo de seguridad y Miko hará lo que se le antoje en el laboratorio. En breve, se hará amigo de una supercomputadora que lo defenderá de todos los científicos y, sorpresivamente, simpatizará con una científica que lo ayudará a escapar de las instalaciones bajo el pretexto de ir a dar la vuelta con el espécimen (??).

La historia tiene numerosos problemas de producción. Los alienígenas parecen todo menos alienígenas: su imagen parece la de botargas que ardieron en las llamas de un incendio. Se dice que aparte de esto, la producción tuvo que lidiar con animatrónicos mal diseñados que solo podían ser utilizados por niños y que incluso existía el riesgo de que el portador sufriera de asfixia. Si bien la historia quería aprovechar la ternura de la película clásica de E. T., el diseño de los extraterrestres no solo no es tierno ni simpático, sino que podría haber asustado a los jóvenes espectadores si es que la cinta se hubiera estrenado en los cines.

Por otra parte, existen numerosos problemas de lógica interna en la cinta. Por ejemplo, Nukie tiene que lidiar con toda clase de problemas y obstáculos en la sabana africana cuando resulta que cuenta con habilidades para convertirse en un ser de energía y viajar a donde le plazca. Tiene que sufrir mucho para que al final logre transportarse velozmente a los Estados Unidos y se encuentre milagrosamente con Miko, quien ya lo esperaba en una playa junto con la científica que ayudó a escapar a este último. En otra ocasión, Nukie es enjaulado y tiene que esperar a ver si alguien lo rescata, pero en un brusco giro de la historia decide tele transportarse para escapar, por lo que el espectador puede preguntarse lo siguiente: si Nukie posee tantas habilidades casi mágicas para desplazarse y viajar por el cosmos, ¿por qué tiene que esperar tanto tiempo para escapar de sus captores? Lo mismo sucede con su compañero Miko. ¿Por qué no usan sus habilidades y se reencuentran desde un inicio?

El aspecto racista de la historia, mismo que asustó a los productores de la cinta, está presente de tal forma que no aporta nada relevante y solo empeora la historia. Cuando aparecen en escena tanto la misionera como el científico, el espectador descubre que ellos están llenos de prejuicios en contra de los habitantes de la sabana africana y los observan como lo más primitivo del ser humano (e incluso como animales). De la misma forma, Nukie quiere parecerse a los amigos de la tribu al grado que modifica su aspecto considerando la cruza entre un chimpancé y un habitante de la sabana. Todos estos aspectos de la cinta llevan al espectador a pasar de las bromas sobre la trama a la mera indignación.

En resumen, una cinta desastrosa sin pies ni cabeza. Algunas películas consideradas como lo peor de la historia del cine resultan encantadoras por lo malas que son, pero NUKIE apunta a un cine de mal gusto que conforme se acerca a su final resulta cada vez más incoherente e inverosímil.

© Jorge Armando Romo,
(1.123 palabras) Créditos