REDENCIÓN
REDENCIÓN EE. UU., 1991
Título original: Star Trek TNG: Redemption
Dirección: Cliff Bole
Guión: Ronald D. Moore.
Producción: David Livingston
Música: Jerry Goldsmith y Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (La Forge); Michael Dorn (Worf); Colm Meaney (Tte. O´Brien); Whoopi Goldberg (Guinan); Robert O´Reilly (Gowron); Tony Todd (Kurn); Barbara March (Lursa); Gwynyth Wals (B´Tor); Ben Slack (K´tal); Nicholas Kepros (General Movar); J. D. Cullum (Toral); Tom Ormeny (Primer oficial klingon); Denise Crosby (Sela); Michael G. Hagert y (Capitán Larg); Fran Bennett (Almirante Shanthi); Timothy Carhart (Tte. Comandante Christopher Hobson); Jordan Lund (Kulge); Stephen James Carver (Piloto del Hegh´ta); Clifton Jones (Alférez Craig); Majel Barrett (Voz del ordenador de la Enterprise).
Temporada: 4, Episodio: 22

Sinopsis

Fecha estelar 44995.3. La Enterprise arrumba al mundo klingon, ya que Picard debe ejercer de árbitro en la elección de una nueva jefatura para el consejo imperial. Gowron, que aspira al puesto, pone al capitán federal al tanto de las maniobras de las hermanas del fallecido Duras, que pretenden hacerse con el control del imperio klingon, lo que provocaría graves problemas a la Federación. Mientras tanto, Picard y Guinan convencen a Worf para que exija al consejo la restitución del honor de su familia. Parte de los consejeros klingon se alían con las hermanas Duras y rechazan la candidatura de Gowron, lo que origina una guerra civil, en la que intervendrán los romulanos, aliados de Lursa y B´tor.

Fecha estelar 45020.4. Picard, consciente de que con el apoyo romulano las hermanas Duras podrían vencer en la guerra civil que desangra al imperio klingon, idea un plan para impedir que Lursa y B´Tor reciban ayuda de Romulo. Siguiendo las instrucciones de Jean-Luc, una escuadra federal se sitúa en la frontera entre los dos imperios. Interconectados por una red de taquiones, los navíos federales podrán detectar cualquier nave que intente burlar su bloqueo, aunque tenga activado un dispositivo de ocultación. El plan parece dar resultado, pero mientras tanto Worf es hecho prisionero por Lursa y B´Tor.

Gowron aconsejando a Worf
Gowron aconsejando a Worf

Los episodios protagonizados por los klingon siempre han gozado del favor de los trekkies, como demostraron las excelentes acogidas que tuvieron CORAZÓN DE GLORIA, CUESTIÓN DE HONOR, EL EMISARIO, PECADOS DE PADRE y REUNIÓN. En REDENCIÓN, capítulo doble que sirvió de puente entre la 4ª y la 5ª temporadas, Ronald D. Moore decidió ofrecer un adecuado desenlace al tema del deshonor de la familia de Worf, por el que se habían interesado miles de fans a través de sus cartas. Además, la primera parte de REDENCIÓN destaca por lo elaborado de la intriga política que plantea.

Por primera vez los trekkies somos conscientes de que, tras su alianza con la Federación, el Imperio Klingon ha evolucionado, pero no necesariamente para mejor. Cultura guerrera, caracterizada por su culto al honor y unos ancestrales ideales de conquista, la raza klingon viene a ser, en el universo imaginario de Star Trek, como los antiguos vikingos en nuestro pasado histórico. La moral y los valores klingon son de una sencillez abrumadora, incluso brutales y despiadados, si se miran desde la óptica de un humano terrestre contemporáneo de Picard, pero consustanciales con el modo de ser de estos alienígenas. Sin embargo, el contacto con los principios y valores de la UFP, tan distintos de los suyos, ha hecho que los klingon se vean obligados a entrar en juegos cortesanos y oscuras maniobras políticas, que en principio nada tenían que ver con su cultura. REDENCIÓN 1 plantea muy bien esta situación, a la que debe hacer frente un Gowron sinceramente preocupado por el inmediato futuro del Imperio.

Gowron, del que apenas se nos dieron unas pinceladas en REUNIÓN, es el klingon más interesante visto en TNG, después del estoico Worf. Aunque su actitud agresiva es la que podría esperarse de un klingon típico, y muestra un apego casi fanático al concepto del honor, sus palabras revelan que está influenciado por muchos aspectos netamente humanos, muy alejados de los arquetipos de su raza. En realidad, es un hombre muy pragmático, que no tiene reparos en solicitar la ayuda de la Federación y que, llegado el caso, no duda en emplear subterfugios que, de acuerdo con la estricta moral klingon, bordean los límites del honor, llegando incluso a saltárselos si lo considera necesario. Lo que diferencia a Gowron de las hermanas Duras y sus seguidores es que actúa en favor de todos los klingons, mientras las siniestras Lursa y B´Etor obran exclusivamente en beneficio propio, estando dispuestas a aliarse con quien sea para conseguir sus propósitos; en este caso con los romulanos, como hizo su padre muchos años antes.

Aunque se comporta como un guerrero, Gowron es más un político que un soldado, con una capacidad para negociar cualquier cosa verdaderamente notable. Hasta consigue que Worf defienda su causa ante Picard y que, en última instancia, abandone la Enterprise para servir a sus órdenes en la guerra civil klingon. Claro que esto se debe a la inteligente maniobra de Worf, quien, para conseguir que Gowron acceda a devolver a su familia el honor injustamente perdido, no duda en chantajear abiertamente a éste, ofreciéndole a cambio los escuadrones comandados por su hermano Kurn.

Worf preparándose para las sutilezas de la política klingon
Worf preparándose para las sutilezas de la política klingon

Picard, por su parte, desea que Worf recupere la honorabilidad de su familia, de la que fue privado por sucios manejos políticos. Pero, a la vez, trata de evitar que la Federación se vea complicada en una cuestión interna de los klingon. Sin embargo, sospecha que los romulanos están detrás de todo el asunto, esperando sacar tajada de las desavenencias klingon. Por eso no duda en convencer a la reticente almirante Shanthi, que en principio aboga por la más estricta neutralidad federal, de que es imprescindible que la Flota Estelar establezca un bloqueo en torno al espacio klingon, para impedir que los romulanos interfieran en el conflicto civil que divide a la especie guerrera.

La primera parte del episodio se centra en las intrigas políticas de Gowron y las hermanas Duras. En la segunda predomina la acción bélica, siendo el mejor episodio de batallas espaciales de TNG, después del memorable EL ENTERPRISE DEL AYER.

Hay que romper una lanza en favor de Kurn. En la segunda parte del episodio se demuestra, más allá de cualquier duda, que Worf es un buen guerrero, pero que, quizá por la influencia de la ética federal, sus dotes bélicas son bastante inferiores a las de su hermano. Acosada por dos naves enemigas, el Ave de Presa de Kurn parece hallarse a punto de sucumbir. Worf recomienda retirarse, pero Kurn, gracias a una arriesgadísima maniobra en las proximidades de una estrella, consigue deshacerse de sus adversarios. Puede que, como apunta Picard, Worf sea uno de sus mejores oficiales, pero Kurn es un verdadero guerrero klingon, no contaminado por la influencia humana, cuyo lema parece ser el mismo de los SEAL: El que se arriesga, vence.

Data consigue, con uno de sus lógicos e irrebatibles argumentos, que Picard le dé el mando de la USS Sutherland, una nave de clase Nébula que formará parte de la flota de bloqueo. Aunque al principio choca con el teniente-comandante Hobson, que no cree que un androide esté capacitado para comandar un navío, Data demuestra con creces su valía, pues gracias a él se consigue interceptar a los romulanos justo cuando éstos se disponían a burlar el bloqueo, ganándose así el respeto y la admiración de Hobson y la tripulación de puente de la Sutherland. Para lograrlo, el androide ignora una orden directa de Picard. Más tarde, Data declarará estar dispuesto a aceptar cualquier medida disciplinaria que se le imponga, pues, a pesar de que los resultados de su desobediencia fueron muy positivos, incumplió deliberadamente una orden de la superioridad. Picard responde que la Flota Estelar no quiere oficiales que cumplan ciegamente las órdenes, sino aquellos que, como hizo él, valoren la situación real y obren en consecuencia.

Como las mujeres klingon no pueden acceder al Alto Consejo, Lursa y B´Ethor emplean a Toral, hijo ilegítimo de Duras, como hombre de paja. El tal Toral es la versión klingon del adolescente estúpido y malcriado, al que sus pérfidas tías abandonan a su suerte cuando las cosas se les tuercen. Gowron está más que dispuesto a terminar con la vida de ese mequetrefe, pero Worf se niega a matarlo, porque este niño no me ha causado ningún daño. La verdad es que, aunque la actitud de Worf sea consecuente con el espíritu humanista de Star Trek, lo cierto es que el tal Toral, sabiendo cómo son de rencorosos los klingon, y corriendo además por sus venas la sangre de un criminal y un traidor como Duras, merecería haber sido ejecutado.

Una vieja conocida que nunca debería haberse ido
Una vieja conocida que nunca debería haberse ido

Los intrigantes romulanos siguen empeñados en atacar indirectamente a la Federación. Aquí aparece por primera vez la comandante Sela, muy mal interpretada por Denise Crosby. La sorpresa de Picard al conocerla es mayúscula. Como es obvio, al principio el capitán no puede creerse, por razones aparentemente obvias, que esa mujer sea hija de un general romulano y de Tasha Yar. Pero las palabras de la siempre misteriosa Guinan, sumadas a la tensa entrevista con la comandante romulana, acaban por convencer a JeanLuc de que aquella mujer es realmente la hija de Tasha. Las referencias a lo ocurrido con la USS Enterprise C en la batalla de Narendra III nos retrotraen a los acontecimientos narrados en el ya citado EL ENTERPRISE DEL AYER, de la 3ª temporada.

Vemos en REDENCIÓN casi todos los modelos de naves estelares federales que han ido apareciendo en la serie. La maqueta de la Sutherland es, en realidad, la del episodio LOS HERIDOS con el nombre convenientemente cambiado. Picard menciona la USS Tiananmen, que evoca la barbarie perpetrada en la plaza pekinesa del mismo nombre en 1989, cuando los comunistas chinos lanzaron los tanques del ejército rojo contra los pacíficos manifestantes desarmados. En cuanto a la Excalibur, es un guiño de los productores a Patrick Stewart, que intervino en la película británica titulada así. Otras naves mencionadas por el capitán son la Akagi y la Hornet, cuyos nombres corresponden a los de dos portaaviones de la Segunda Guerra Mundial, uno japonés y otro estadounidense.

La segunda parte de REDENCIÓN inauguró la 5ª temporada de TNG, a mi juicio la de mayor nivel de la serie, con episodios tan memorables como el inmediatamente posterior, DARMOK, LA ALFÉREZ RO, DESASTRE, UNIFICACIÓN y otros muchos.


Notas

Unidad de fuerzas especiales creadas en 1962, bajo la presidencia de John F. Kennedy. SEAL es el acrónimo de SEa, Air and Land (Mar, Aire y Tierra, por su traducción al español). Dicho acrónimo hace referencia, como es obvio, a la capacidad de sus miembros para operar indistintamente en los medios marino, aéreo o terrestre, cualidad ésta que los diferencia de otras unidades análogas, sólo entrenadas para desenvolverse en un medio determinado. Fuerza de élite de la US Navy (Marina de guerra de los Estados Unidos). Se la considera la unidad de fuerzas especiales más efectiva del mundo. (N del A).

© Antonio Quintana Carrandi,
(1.494 palabras) Créditos