UNA VERDADERA Q
UNA VERDADERA Q EE. UU., 1992
Título original: Star Trek TNG: True Q
Dirección: Robert Scheerer
Guión: Rene Echevarría, sobre un argumento de Matt Corey
Producción: Peter Lauritson
Música: Jerry Goldsmith y Jay Chattaway
Fotografía: Jonathan West
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (La Forge); Michael Dorn (Worf); John de Lancie (Q); Olivia d´Abbo (Amanda Rogers); John P. Connolly (Lote).
Temporada: 6, Episodio: 06

Sinopsis

Fecha estelar 46192.3. La joven Amanda Rogers ha llegado a la Enterprise para realizar diversas prácticas científicas, con vistas a su posterior ingreso en la Academia de la Flota Estelar. Huérfana, ha sido adoptada por un matrimonio de biólogos marinos de la Flota. La chica parece poseer unos peculiares poderes, que se ponen de manifiesto cuando impide unos accidentes en la nave. En realidad, esos accidentes son pruebas a las que es sometida por Q, quien informa a Picard que la jovencita es, en realidad, hija de dos miembros del colectivo Q, de los que ha heredado su condición de omnipotencia.

Q en plan examinador del permiso de conducir
Q en plan examinador del permiso de conducir

Un año después de su jocosa aparición en QPIDO, Q regresa a la Enterprise. Pero en esta ocasión, aunque sigue tan irreverente como siempre, su comportamiento se asemeja más al del personaje en ENCUENTRO EN FARPOINT. Ahora no es que se aburra y quiera fastidiar un poco a Picard, como casi siempre, sino que está cumpliendo una misión encomendada por sus superiores del Continuo: evaluar a Amanda Rogers, descubrir si realmente es una Q y, de confirmarse este punto, devolverla al colectivo o eliminarla.

Aunque el episodio resulta entretenido e interesante, lo cierto fue que no acabó de funcionar del todo. La idea de que Q matara a Amanda, si la chica se negaba a unirse al Continuo, estropeó un tanto el guión por lo absurda, ya que en DEJA Q se había dejado claro que el Continuo podía despojar de sus poderes a cualquiera de sus miembros, dejándole reducido a la mísera condición humana. Según parece, lo mencionado fue una ocurrencia de última hora de Michael Piller. Sea como fuere, la inclusión de esa premisa a mitad de rodaje complicó éste, haciendo que el resultado final se resintiera por ello.

Creo que, por lo antes mencionado, UNA VERDADERA Q es un episodio algo fallido, pero no comparto la opinión de Victoria Fernández, quien, en el libro de 1994 STAR TREK: LA NUEVA GENERACIÓN, de Alberto Santos, Editor, afirmó encontrarlo tedioso. Lo siento por ella, pero los chistes de Q en este capítulo tienen la misma gracia de siempre, no sé de dónde demonios saca que de Lancie estuviera desorientado a la hora de interpretar al personaje, y casi todo lo que comenta de esta entrega es una simple impresión subjetiva personal, que nada tiene que ver con la realidad. Por desgracia, es este un defecto muy extendido entre la crítica profesional, emperrada en captar mensajes donde no los hay, en presuponerles ciertas intenciones a directores y guionistas, o en magnificar los fallos u errores, inevitables en toda obra humana, y minimizar o simplemente ignorar los aciertos que encierra.

Porque el episodio cuenta con buenas interpretaciones de todos los miembros del elenco, especialmente de la Chica Bond Olivia d´Abbo, que encarna con acierto a una jovencita confundida por los sorprendentes poderes que recientemente se han manifestado en ella. En cuanto a Q, está dispuesto a acatar las órdenes del Continuo, aunque eso implique matar a la muchacha. Pero, aunque el propio Q no comente nada al respecto, los trekkies acabamos sospechando que él ha tenido algo que ver con el repentino cambio de parecer del Continuo, dispuesto a permitir que Amanda siga entre los humanos, a condición de que jure no utilizar nunca su poder. En principio, la chica está dispuesta a ello, pero Q le advierte que eso es mucho más difícil de lo que parece. Los hechos le darán la razón. Amanda Roger s, tras impedir un desastre ecológico en Tagra IV, acaba reconociendo que es una Q y debe estar con los de su especie.

UNA VERDADERA Q es, en definitiva, un capítulo de calidad media/baja, pero no el absoluto desastre que lamenta la autora arriba mencionada.

© Antonio Quintana Carrandi,
(522 palabras) Créditos