LUNA DE MIEL EN EL INFIERNO
LUNA DE MIEL EN EL INFIERNO Fredric Brown
Título original: Honeymoon in Hell
Año de publicación: 1958
Editorial: Edhasa
Colección: Nebulae (1ª época) nº 79
Traducción: Antonio Ribera Jordá
Edición: 1962
Páginas: 204
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Daniel Salvo

Alguna vez leí un artículo periodístico según el cual, la ciencia-ficción era un género que se prestaba más para narraciones cortas que para novelas. Disiento completamente, pues el género da hasta para trilogías o pentalogías (que lo diga sino Gene Wolfe). Pero es posible que el autor de dicho artículo haya leído previamente los cuentos de Fredric Brown, publicados en la década de los años cincuenta del siglo XX. Qué economía de medios, qué habilidad para no irse por las ramas, qué libertad para jugar con todas las ideas que puedan poblar la mente del hombre. Si bien algunos cuentos ofrecen detalles tecnológicos ya obsoletos (no debemos olvidar la época en la cual fueron escritos), este detalle no amenguan en nada su resultado final. Las versiones que he podido leer corresponden a las ediciones de EDHASA Nebulae de... ¡1956!

LUNA DE MIEL EN EL INFIERNO: Los yanquis y los soviéticos, sempiternos contendientes de una guerra fría que tendía a caliente, deciden borrar sus diferencias de una manera harto singular: concertar el matrimonio de un astronauta norteamericano con su homóloga rusa, y enviarlos de luna de miel al infierno, es decir, a la luna. ¿El amor vence todo?

UN HOMBRE DISTINGUIDO: Algo debe estar mal con la traducción de, un cuento por demás paradigmático. Unos extraterrestres con forma de larvas gigantes inspecciona la Tierra para verificar si es factible de invadir. Se manifiestan ante un alcohólico, quien los confunde con... ¡su delirium tremens! Las consecuencias de este contacto extraterrestre no pueden ser más jocosas ni felices para el protagonista, aunque no se crea. Igual para el resto de los terrestres.

EL MILENIO: Satanás estaba esperando que se cumpla el milenio sin que ningún mortal pidiera cambiar su alma por ese deseo... hasta que alguien lo hizo.

LA CUPULA: El protagonista de este cuento, un empleado de carácter amargado, inventa un campo de fuerza que puede mantenerlo aislado de todo lo que ocurre en la Tierra. En vista de que la guerra atómica es inminente, decide egoístamente no revelar su invento a nadie, excepto a la mujer que ama en secreto. La primera señal de alarma —la destrucción de Boston— aparentemente le da la razón... hasta que descubre que no es bueno pensar de manera egoísta.

SANGRE: Los dos últimos vampiros de la Tierra, perseguidos por todo el mundo, descubren una máquina del tiempo que los puede transportar al futuro, un futuro habitado en el cual se haya olvidado por completo su existencia. Obviamente, llegarán a él, pero puede que las condiciones para su supervivencia no estén del todo aseguradas. La frase final es hilarante per se.

LA SALA DE LOS ESPEJOS: Viajar en el tiempo es un hecho (¿lo es?) que nos seduce, por cuanto deja abierta la posibilidad de miles de paradojas. Por ejemplo, bastaría trasladarse unos segundos al pasado para encontrarnos nada menos que con nosotros mismos. ¿Quién sabe como funcionaría un tal viaje?

EXPERIMENTO: Si desde el futuro nos enviásemos un objeto al presente (el pasado de dicho futuro), y luego decidiéramos no enviar dicho objeto, sólo para experimentar... ¿qué ocurriría? Tal vez nada, pero todo es según el color del cristal con que se mira.

EL ULTIMO MARCIANO: Un sujeto despierta con una serie de recuerdos que le hacen pensar que se trata de un marciano. Pero no de un marciano cualquiera, sino del último marciano, por que ha visto los cadáveres de todo su pueblo antes de trasladarse a la Tierra. ¿Se ha vuelto loco repentinamente? ¿O puede que ser el último marciano no implique grandeza alguna?

CENTINELA: Si en caso de encontrar vida inteligente fuera de nuestro mundo, ¿qué haríamos? ¿Declararles una guerra sin cuartel, planeta por planeta? En grandes números, suena fácil tal vez. Pero soldado a soldado, cuerpo a cuerpo, puede que las cosas lleguen a un equilibrio sorpresivo.

RATON: Un delicioso relato pulp. El protagonista y su gata son testigos del aterrizaje de una pequeña nave extraterrestre en las inmediaciones del Central Park, en cuyo interiore se encuentra solamente a una especie de ratón muerto. Además, el mecanismo de la navecilla se ha autodestruido, fundido, sin dejar trazas de su funcionamiento. ¿Era el ratón el único tripulante de la nave? Pero, sobre todo, ¿era amigo... o enemigo?

NATURALMENTE: Un verdadero clásico de fantasía... y humor. Un infeliz estudiante de geometría, a punto de dar un examen imposible de aprobar. Como último recurso, decide realizar un pacto con el diablo para obtener el conocimiento necesario. Y con ello, descubrirá que hasta para tratar con lo sobrenatural hay que saber un poco de geometría...

VUDU: Un matrimonio en decadencia. Una esposa que ha aprendido vudu. Un marido incrédulo. La esposa está decidida a probarle que sus poderes son ciertos. El marido se mantiene incrédulo, pero toma precauciones. ¿Un cuento misógino?

ARENA: Otro clásico. En una interminable guerra estelar entre humanos y unos feroces extraterrestres, una inteligencia superior pero ajena al conflicto seleccionará a un representante de cada especie para, en un contexto ajeno a ambas, enfrentarlas y decidir así el curso final del conflicto.

¡FUERA DE AQUÍ!: Adaptarse a las condiciones ambientales del planeta Marte era un imperativo para los terrestres, en su afán por colonizar al planeta rojo. Al fin lograron criar un grupo de niños completamente adaptados al ecosistema marciano, al punto que lo consideraron su verdadero hogar. ¿Qué tenía que ver con ellos la Tierra?

LA PRIMERA MÁQUINA DEL TIEMPO: Se dice que viajar por el tiempo es imposible, debido a que tal evento acarrearía una serie de paradojas irresolubles, como lo evidencia la clásica pregunta qué ocurriría si fuese al pasado y matase a mi abuelo. Pero, ¿y si no fueran tan irresolubles?

Y LOS DIOSES RIERON: En sus primeros viajes a otros mundos, los hombres encontraron seres extraterrestres en Ganímedes, portadores de extraños pendientes a modo de adorno. Estos pendientes, en realidad seres de increíble poder, son una suerte de parásitos que se sirven de los cuerpos con los que mantienen contacto. Los terrestres deben evitar que estos pendientes lleguen a la Tierra... ¿lo lograrán?

EL ARMA: Un cuento con mensaje, expresado irónicamente en la frase final. El arma a la que se alude no es otra que la bomba atómica, cuyos efectos mortíferos no parecen preocupar al científico que está detrás de su creación. Es que él es un sabio, además de devoto padre de un deficiente mental, a quien jamás se le ocurriría proporcionar un arma...

© Daniel Salvo, (1.071 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Velero 25 el 21 de noviembre de 2007