EL DESCENSO DE XANADÚ
EL DESCENSO DE XANADÚ Harold Robbins
Título original: Descent from Xanadú
Año de publicación: 1984
Editorial: Editorial Planeta
Colección: BestSellers Planeta nº 54
Traducción: Helena Valentí Petit
Edición: 1985
Páginas: 303
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Magda Revetllat

—Todos los médicos somos en el fondo un poco Frankenstein —dijo la doctora, con una lenta sonrisa—. ¿Quién de entre nosotros no juega a ser Dios?

Argumento

A sus cuarenta y pocos años Judd Crane es el hombre más rico del mundo y tiene un sueño: la inmortalidad. Invertirá lo que haga falta en la consecución de su objetivo.

El protagonista ha heredado los negocios familiares y después de terminar sus estudios en Harvard, se pondrá al frente de ellos pues su padre se retira aquejado de una enfermedad que le irá consumiendo hasta el final. Judd tomará sus propias decisiones y engrandecerá lo heredado convirtiéndose en el hombre más rico del mundo y perseguirá su gran meta: convertirse en el primer ser humano inmortal.

La novela

Encontré el libro en un punto verde de reciclaje donde se dejan y cogen libros de un estante preparado para tal fin. No es una de las obras más conocidas de este autor, pero es entretenida y se lee fácilmente. La prosa alterna diálogo y descripción en una serie de capítulos cortos en su mayoría, algunas descripciones alcanzan profunda belleza y los diálogos reflejan a los personajes en sus ambiciones, dureza, ternura y expresan los cambios que a lo largo de los años todos sufren.

Como todo buen bestseller debe tener la trama tiene intrigas, complots y sorpresas: la CIA, el FBI, el KGB, rusos, chinos, americanos, países exóticos, bellas mujeres, persecuciones... Los elementos habituales para un cóctel perfecto. Por lo que respecta al supuesto tratamiento de inmortalidad se mencionan vocablos como células madre, clonación... y unos cuantos más para dar una idea de receta de inmortalidad, podría ser lo mismo que en la novela FRANKENSTEIN el hecho de conectar electrodos a un cuerpo muerto para después gritar a todo pulmón ¡Está vivo, está vivo!. Lo que sí me ha parecido interesante en este relato es la idea, comentada por un personaje, de cómo un hombre que pretende vivir para siempre no puede hacerlo en cualquier lugar, tiene que aislarse del mundo y construir para él solo una ciudad, una fortaleza, que en realidad puede convertirse en una cárcel por mucho que a ese recinto lo llamen Xanadú.

El mundo en el que se mueve Judd está solo al alcance de unos pocos y en ese mundo se disfruta de muchos placeres, el sexo aparece cada dos o tres capítulos, así como las drogas, la bebida favorita de Judd es Coca-Cola combinada con cocaína.

La idea que trasciende a la novela es hasta qué punto ser inmortal es de alguna manera dejar de ser humano, convertirse en una entidad distinta, apartada de lo que fueron sus congéneres. Por otra parte, ¿está preparada la mente humana para vivir eternamente, ¿qué ocurre cuando todas las personas del propio entorno desaparecen, podrá adaptarse a cada cambio, al mundo, al futuro? ¿Valdrá la pena el esfuerzo?

El autor

Harold Robbins (1916 1997) nació en Nueva York de padres emigrantes rusos. Autor de una larga lista de novelas destaca entre otras UNA LÁPIDA PARA DANNY FISHER (1952) en la que se basó la película KING CREOLE protagonizada por Elvis Presley y Carolyn Jones, que fue la señora Addams, Morticia, en la serie original.

Según Wikipedia vendió más libros que J. K. Rowling y se le menciona en ST IV: SALVAR LA TIERRA, en un diálogo en el que Spock comenta que Robbins es uno de los gigantes de la literatura del siglo XX.

Yo no recuerdo la cita así que es una buena excusa para volver a ver la película. De momento ya he vuelto a ver KING CREOLE.

© Magda Revetllat, (598 palabras) Créditos