DULUTH
DULUTH Gore Vidal
Título original: Duluth
Año de publicación: 1983
Editorial: Plaza & Janés
Colección: Gran Parada
Traducción: Adolfo Martín
Edición: 1984
Páginas: 252
ISBN:
Precio: Descatalogado
Comentarios de: Magda Revetllat

—Es lamentable que no puedan ustedes vivir en paz entre sí, como nosotros.

—Supongo que ustedes pertenecen a una civilización superior.

—Ah, sí. Después de todo, nosotros estamos aquí. Y, ciertamente, ustedes no están allí.

—¿Y dónde está ese allí?

—Eso no le importa a usted un carajo, maldito soplaculos.

Argumento

Edna es una agente de fincas que lleva en su coche a Beryl, una rica divorciada, para mostrarle una esplendorosa casa en la zona residencial de Duluth, pero nunca llegarán allí. Al resucitar en otra vida ambas se darán cuenta que muy lejos de estar en algún entorno sobrenatural en realidad se han convertido en personajes de televisión o de novela romántica, transformadas en otra entidad para sorpresa de quien las reconoce en la pequeña pantalla o en un libro.

Por otra parte, en Duluth se presiente que la tranquilidad va a terminar pues los habitantes de Los Barrios, zona habitada por inmigrantes mexicanos legales o no, no van a permitir más atropellos por parte de la policía local.

Y por si todo eso fuera poco, una nave alienígena ha aterrizado en las inmediaciones de la ciudad y, de momento, nadie ha salido de ella.

La novela

Con su estilo mordaz habitual Vidal describe la vida en lo que debería ser una tranquila localidad, desde el jefe de policía, el alcalde con su esposa e hijos, la policía Darlene a la que le divierte humillar a los detenidos, el hijo de la difunta Beryl que ha heredado una buena fortuna, los Craig y su matrimonio abierto a otras relaciones, Los Barrios donde viven los inmigrantes, el club El Eucalipto para la élite de Duluth, hasta los jóvenes mexicanos que han reaccionado a la opresión... Un conjunto de seres que viven en la misma ciudad, pero cuya existencia puede ser radicalmente distinta.

En algunas escenas Vidal pasará de la descripción y el diálogo a la llamada literatura sucia, al estilo Bukowski, en los episodios de actuación policial en los suburbios, y sexo, mucho sexo descrito con minuciosidad, sin embargo, otras partes del libro parecen un folletín clásico con personajes que se esconden tras una falsa personalidad. La clase adinerada se ve reflejada en ridículas escenas en ocasiones, como al compararlos con una bíblica plaga de langostas cuando se lanzan todos sobre las bandejas de canapés en el sofisticado El Eucalipto. También los escritores tienen su espacio dedicado con autoras que en realidad no escriben y que se han inventado una serie de dramáticos acontecimientos en su vida para popularizar sus libros. Y por supuesto los políticos, el autor hace mofa sobre los presidentes refiriéndose al Watergate, al presidente actor (que fue motivo de sus chistes en diversas ocasiones), y a la política en general ya sea la de gran alcance como la de la pequeña ciudad con las aspiraciones del alcalde a la reelección y grandes dosis de corrupción en las altas esferas.

Gore Vidal consideró la novela como una de sus mejores obras y también Italo Calvino fue de esa opinión, no solo por los efectos cómicos dijo el escritor italiano, sino por todo su contenido calificándola de hiper novela, o de novela elevada del cuadrado al cubo.

El argumento puede recordar a la serie de televisión Wandavision en la que los mismos personajes pasan de una época a otra por medio de series televisivas de distinto formato populares en la década correspondiente, o EL SHOW DE TRUMAN en la que una persona, sin saberlo, es protagonista de una serie de ficción.

Realidad y fantasía, disciplina y caos, terrestres y alienígenas, ricos y pobres se entrecruzan en este experimento literario parecido al que el autor usó en LA INSTITUCIÓN SMITHSONIANA y muy distinto del estilo usado en sus obras históricas como LINCOLN, y que da como resultado una curiosa crítica de la sociedad en la que vivió.

© Magda Revetllat, (635 palabras) Créditos