Hacia los orígenes de la ciencia-ficción Latinoamericana, 7
MUJERES ESCRITORAS EN LOS ORÍGENES DE LA CIENCIA-FICCIÓN LATINOAMERICANA
por Gastón Germán Caglia

Introducción y breve aclaración

Antes de comenzar a desarrollar este tópico tengo que aclarar que tuve algunos reparos en desarrollarlo pues no termino de entender el porqué de separar escritores masculinos de femeninos, por lo que creo es la última vez que haré estas diferenciaciones, sin embargo y dado que el grueso de la literatura específica sigue dedicándole un espacio con estas características es que recurro a estas formas en un afán catalogador.

Por otro lado es difícil titular este capítulo de otra forma dado que me niego a hablar de ciencia-ficción femenina o directamente literatura femenina, y más a esta altura del S. XXI, cuando hablar de femenino o masculino refiere a un pensamiento sexual binario que está siendo olvidado y sin olvidar que la mujer siempre participó de los procesos productivos, históricos, intelectuales o artísticos a la par del hombre.

Por ello es preciso hablar de una invisibilización o de un silenciamiento de las voces femeninas que en el mundo machista del s. XIX intentaron hacerse oír, y leer en este caso.

Estas mujeres criollas jugaron un papel importante en las luchas de independencia latinoamericana, como así lo hicieron las mujeres europeas con la Revolución Francesa, que valga la aclaración, tampoco vieron reflejados sus anhelos ni sirvió de mucho la sangre que derramaron en pos de la Declaración de los Derechos del Hombre. Sólo del hombre y no de las mujeres.

Son precisamente estas mujeres las que comenzaron a desenvolverse en la literatura, como en otros ámbitos, desde el lugar que pudieron conseguir: las revistas de mujeres, aunque también en periódicos progresistas, llegando a fundar también ellas mismas algunos periódicos en donde lograron publicar sus poemas y relatos.

Antecedentes remotos

El antecedente más importante, y me animo a decir el único, al que ya me referí, está enmarcado dentro de lo que hemos denominado la proto-ciencia-ficción. Estoy hablando del poema PRIMERO SUEÑO de sor Juana Inés de la Cruz, quien escribió y vivió en México, allá a fines del S. XVII, aproximadamente. Este poema se trata de un texto filosófico que aborda el tópico del viaje del alma durante el sueño, en una estructura tripartita: el dormir, el viaje y el despertar. Su característica particular es el lento desprenderse del misticismo religioso para ingresar en la creación, tímida todavía, de la ficción. Acá las primeras frases de:

  • Piramidal, funesta de la tierra
  • nacida sombra, al cielo encaminaba
  • de vanos obeliscos punta altiva,
  • escalar pretendiendo las estrellas;
  • si bien sus luces bella
  • esemptas siempre, siempre rutilantes,
  • la tenebrosa guerra
  • que con negros vapores le intimaba
  • la vaporosa sombra fugitiva
  • burlaban tan distantes,
  • que su atezado ceño
  • al superior convexo aún no llegaba
  • del orbe de la diosa
  • que tres veces hermosa
  • con tres hermosos rostros ser ostenta;
  • quedando sólo dueño
  • del aire que empañaba
  • con el aliento denso que exhalaba...

Escritoras y tendencias dentro del s. XIX

Si bien no podemos hablar de una ciencia-ficción plenamente formada a mediados del s. XIX, sí lo podemos hacer desde el lado de la literatura fantástica, una literatura que desde lo sobrenatural consigue transgredir la ley, el orden impuesto, expresando el malestar de una civilización. No fue un género definido, pero bajo el rótulo de fantasía fue ocupando su lugar en el mundo literario incipiente de Latinoamérica.

Siguiendo el hilo conductor de la mujer escritora de ciencia-ficción podemos encontrar, por ejemplo en la literatura fantástica argentina, en su emergencia, dos grandes lineamientos literarios: uno denominado americanista, que comprende una etapa temporaria más antigua y desarrollada por Juana Manuela Gorriti, en particular entre los años 1860 y 1880.

Y otra etapa posterior en el tiempo, quizás un tanto más cosmopolita, que comprende los años 1875 y 1885 y en donde encontramos a exponentes de la talla de Carlos Monsalve, Eduardo Holmberg, Raymunda Torres y Quiroga, Miguel Cané y Eduarda Mansilla.

Estos primeros textos fantásticos escritos por mujeres dentro del período 1860-1885 surgieron vinculados a dos características propias de la época a tener en cuenta:

a) Estos relatos fueron escritos por mujeres de diversas edades, incluidas jóvenes estudiantes;

b) Difundidas en revistas culturales mayormente abocadas a un público femenino y juvenil (hay que recordar que por aquellos años la mujer estaba equiparada a un niño en materia de capacidad civil y derechos).

A ello debe sumarse que comienza a consolidarse en todo el subcontinente un nuevo público lector, la mujer, que encuentra en la literatura fantástica un medio adecuado para su expresión artística.

Juana Manuela Gorriti (1816-1890)

Juana Manuela Gorriti
Juana Manuela Gorriti

Juana Manuela Gorriti fue una de las figuras más importantes del Romanticismo Latinoamericano y su vida no fue menos turbulenta que una novela romántica. Nació en Salta, Argentina. Siendo joven su familia debió exiliarse en Bolivia donde se casa con un joven, Manuel Isidoro Belzú, que llegaría a presidente de ese país. El posterior asesinato de Belzú la obliga a exiliarse nuevamente ahora en Perú donde se dedica a la educación. Allí se instala con un salón literario en donde conoce a las personalidades no solo literarias más importantes de la época.

Entre sus obras más destacadas hoy traigo a colación las siguientes:

QUIEN ESCUCHA SU MAL OYE (1865): Es un relato gótico a la vez que fantástico en el que lo político de la época juega un rol importante y en donde la mujer adquiere un rol protagónico, algo extraño para la época.

Un conspirador político espía por el agujero de la puerta a una monja que se dedica al ocultismo. Lo fantástico está en que la monja aparentemente ha muerto hace tiempo, por lo que la temática del viaje en el tiempo también está presente. Lo gótico se pone rápidamente de manifiesto cuando la monja desde su cerrada habitación interroga al cráneo de un hombre por el paradero de su amado.

Este es un auténtico y temprano relato que contiene los elementos de la primeriza ciencia-ficción vernácula: romanticismo, ambientes góticos y una amalgama de saberes tanto científicos como ocultos.

COINCIDENCIAS (1875). Bajo el título COINCIDENCIAS, Juana Manuela Gorriti publicó relatos unidos por el hilo conductor del tema al que alude el título: las coincidencias. De forma clásica, como en los cuentos de EL DECAMERÓN, se reúnen por circunstancias temporales, un grupo de personas, que al calor del fuego matan el tedio con historias increíbles. Estos relatos son: EL EMPAREDADO; EL FANTASMA DE UN RENCOR; UNA VISITA INFERNAL y YERBAS Y ALFILERES.

Domina esta literatura la temática fantástica y lo sobrenatural, por lo que le ha merecido a Gorriti ser considerada un antecedente de la corriente fantástica argentina. Estos fueron publicados originalmente en EL ÁLBUM, una revista que como ya dije, estaba destinada explícitamente para el sexo femenino y dirigida por una mujer, C. Freyre de Jaimes.

Luego serán compilados en PANORAMAS DE LA VIDA: COLECCIÓN DE NOVELAS, FANTASÍAS, LEYENDAS Y DESCRIPCIONES AMERICANAS de 1876. En estos relatos, la existencia del suceso sobrenatural busca ser ocultada a través de interpretaciones racionalista (sueño, enfermedad, locura, drogas).

En YERBAS Y ALFILERES nuevamente nos encontramos con un personaje femenino que descorre el velo de las ciencias ocultas para combinarlas con las ciencias formales de la época y en EL FANTASMA DE UN RENCOR nos enfrentamos a un tema recurrente de la época, la locura por parte de una mujer a causa de la pérdida de un amor.

Eduarda Mansilla de García (1834 1892)

Eduarda Mansilla de García
Eduarda Mansilla de García

Fue otra de las letras femeninas más ocultas durante décadas. Hija de Agustina Ortiz de Rozas (hermana del Presidente Argentino Juan Manuel de Rosas) y Lucio V. Mansilla, nació en 1834 y falleció hacia 1892. Durante un tiempo, para poder hacerse leer, publicó con un pseudónimo masculino: Daniel García Mansilla.

Junto a Juana Mansó fundaron el semanario Flor del aire hacia 1864, donde rescataban relatos de las mujeres americanas.

Tuvo cinco hijos con el diplomático Manuel Rafael García, lo que la llevó a recorrer el mundo y así alimentar su imaginación con las cosmopolitas Nueva York o Gran Bretaña, Italia y España. De esos viajes surgieron relatos con estilos narrativos europeos aunque con habla criolla. Fue una mujer adelantada para su época y a los 45 años, a pesar de los prejuicios, tomó la decisión de separarse de su marido.

Se dedicó a diversos géneros, pero, en aquel contexto puritano y patriarcal, aquella separación no hizo más que cerrarle las puertas. Sin embargo, Eduarda se destacó por la lucidez y sensibilidad desplegada en su obra literaria, a la par que pocos la recuerdan por ser la primera novelista argentina en publicar. Escribió novelas, dramas, ensayos, críticas y textos periodísticos. Compuso también en francés, idioma que dominaba con maestría.

Obligada a la vida familiar, muy propia de la época, ello no le impidió, como una mujer excepcional, participar de la vida de la prensa y vida literaria.

Excelente escritora de cuentos, hacia 1880 publica CUENTOS. El libro está compuesto por diez relatos, entre los que destacan CHINBRÚ, LA PALOMA BLANCA y TÍO ANTONIO. Todas estas historias las protagonizan niños o animales y transcurren en la ciudad de Buenos Aires, lo que ayuda a conocer esa gran ciudad que estaba creciendo en forma desmedida a causa de la incipiente migración europea.

En 1883 publica CREACIONES. También un libro de cuentos, más precisamente compuesto por: EL RAMITO DE ROMERO, DOS CUERPOS PARA UN ALMA, LA LOCA, KATE, SOMBRAS y BEPPA y una obra teatral breve, SIMILIA SIMILIBUS.

En su mayoría, los relatos que componen este volumen corresponden a la literatura fantástica: En LA LOCA nos encontramos con un cuento que pone en escena el tema de la locura, como ya dije, un tópico que forma parte del repertorio artístico y de la estética naturalista y positivista de la época.

También destacan EL RAMITO DE ROMERO, en donde el saber tradicional ligado a la ciencia de la época salva la vida de un hombre y DOS CUERPOS PARA UN ALMA, en donde fiel a la época, apropiándose de una teoría pseudocientífica, la metempsicosis o reencarnación del alma en otro cuerpo construye un cuento por demás peculiar.

Tampoco debemos olvidar otras escritoras a lo largo del continente:

Adela Zamudio

Adela Zamudio, escritora de nacionalidad boliviana, vivió entre los años 1854 y 1928. Fue considera como una de las primeras feministas en Bolivia y una de las creadoras de poesía más apreciadas, su obra se encuentra impregnada de labor educativa y fue fundadora del Liceo para señoritas .

En EL VÉRTIGO, cuento escrito en 1916 pero publicado póstumamente en 1943, para algunos es el ALEPH BORGEANO, se narra la historia (¿Fábula?) de un grillo que realiza un viaje a través del espacio de tipo fantástico que concluye con la locura del mismo al iniciarse en los secretos humanos. También destacan los relatos: EL PRIMER TREN y EL DIABLO QUÍMICO.

Soledad Acosta de Samper

Soledad Acosta fue la escritora colombiana más importante del s. XIX y una de las más famosas y prolíficas de América Latina. Vivió entre los años 1833 y 1913. Escribió sin interrupción durante toda su vida: periodismo, traducciones, crónicas de viaje, novelas románticas y sentimentales, cuadros de costumbres, crítica literaria, cartas, creó la revista Lecturas para las familias, redactada exclusivamente por señoras y señoritas.

Destaca UNA PESADILLA. BOGOTÁ EN EL AÑO 2000, cuento del año 1905, que muestra una Bogotá corrompida por la pérdida de valores cristianos.

En fin, hasta acá llegamos por el día de hoy con las mujeres en la ciencia-ficción Latinoamericana.

Continuará...

© Gastón Germán Caglia (1.864 palabras) Créditos