HACIA LAS ESTRELLAS
HACIA LAS ESTRELLAS Mary Robinette Kowal
Título original: The Calculating Stars
Año de publicación: 2018
Editorial: OZ editorial
Colección: ---
Traducción: Aitana Vega Casiano
Edición: 2020
Páginas: 408
ISBN:
Precio: 15 EUR

De ucronías, meteoritos y luminosos destinos

Gracias a Isaac que me obsequió el segundo tomo comentaré la Bilogía (por ahora) de la saga de la Astronauta ¿Cuál es el contexto?:

Un meteoro tipo Chicxulub choca en la costa Atlántica de USA, a la altura de Baltimore, diezma a la población y empuja a la crisis política al gobierno de los Estados Unidos y a los demás países recién emergidos de la Guerra Mundial, y forja un sendero de dolor y renuncia una grave situación a los moradores del mundo; ya que no solo serán los daños inmediatos del impacto, sino el efecto sobre la temperatura global que se va incrementando de manera notable hasta que estalle un cataclismo climático, lo cual forzará a buscar soluciones afuera, en otros planetas o lunas, para sobrevivir el camino pasa por la conquista del espacio exterior mientras la tierra se va convirtiendo en un lugar inhóspito en el espacio, sin embargo, aceptar esa realidad es difícil y será ese uno de los motores de las peripecias del primer tomo.

Para el segundo, EL DESTINO CELESTE, el leit motiv será el viaje a Marte, tantas veces abordado y de maneras tan distintas por tantas novelas de tantos autores, a mi me sigue impactando por su riqueza y complejidad el de MARTE ROJO de Kim Stanley Robinson.

Asimismo es un ejercicio de historia alternativa que permite condensar lo agradable sin eludir lo desagradable resultando de ese ping pong una matriz comprensiva que explica pero no justifica porque la gente de la década del 1950 y 1960 se comportaba de esa manera tan reaccionaria frente a las coyunturas que enfrentaban, ventajas que posee una incursión con anzuelos correctores desde el futuro para acomodar el debate. Su vertiente ucrónica coloca su Pilar de Cambio de época en el impacto del meteorito, evento tan contundente que sujeta cualquier veleidad crítica.

Los prejuicios típicos de los 1950 poseen un filo que atraviesa cualquier avance y lo desangra y los protagonistas los manejan con habilidad y mesura, o con torpeza y desprecio según sean los momentos y los personajes implicados, siguen presentes más allá de las soluciones entregadas. Reivindicativa en profundidad nos somete a cuestionamientos y preguntas. Es destacable su rigor científico-espacial presentado con sencillez, la jerga se asimila sin problemas ya sea porque el nivel nos aproxima a comprenderla o porque no entorpece la fluidez de la lectura.

Hay quien sostendrá que es una obra feminista, y lo es de cierta manera sesgada, ya que por lo acontecido se permite a las mujeres dar un salto hacia posiciones de privilegio en la gesta espacial, son necesarias y no pueden ser dejadas de lado en esa hercúlea tarea que les espera si quieren salvar a la especie humana, así que aborda la unión de las mujeres más allá de las diferencias que las empujaban a chocar contra los límites ideológicos que permeaban esa sociedad alternatina de los 1950 y a flexibiizarlos o hasta cambiarlos, pero ese crisol siempre tendrá su catalizador biológico: Elma York una matemática y piloto del Servicio Aéreo Femenino. Entonces se fortalecen, se potencian y apoyan mutuamente, se enfrentan a la injusticia, luchan y resuelven problemas, pero sobre todo expresan su entusiasmo y se quieren, terreno que los varones tendemos a negarnos, y eso es un aporte que la hará inolvidable.

La amenaza obliga a elaborar planes, hojas de ruta, esquemas organizativos, manojos de alternativas y variaciones en la concepción del uso del tiempo, realizar debates matemáticos intensos y acceder a problemas logísticos para sincerar guarismos, propulsando hacia la conquista y colonización de los planetas y lunas en el espacio circundante primero y luego las estrellas, ejecutado de manera rauda y radical para serenar a la muchedumbre que herida en su seguridad exige esfuerzos cotidianos que garanticen escapar a la debacle que se precipita. La ocasión permite que cada ser humano pueda sentirse hermanado a los otros en la construcción de una segunda oportunidad para el homo sapiens, donde los esfuerzos masivos son bienvenidos. Claro que existe otra opción: los terraprimeristas que rechazan la verdad y apuestan por quedarse y perecer.

Utiliza un método similar el de un investigador para ir presentando e introduciendo una gama de temas que enriquecen la narración, y abarcan desde lo políticamente correcto y el sexo hasta las adicciones a los opiáceos sintéticos y el rol de la mujer en la investigación científica pasando por la discriminación y el racismo y deteniéndose en el elitismo y sexismo que enarbolan como algo natural los científicos (los debates sobre porque las mujeres deben usar la lavadora en el periplo marciano son un excelente ejemplo de la pugna que los galvaniza).

Los conflictos pueden darse en el marco de la Coalición Aeroespacial Internacional (CAI), que como institución tiende a cumplir con la ley de hierro de la oligarquia de Michels, estorbando o saboteando las propuestas interesantes de minorías étnicas o mujeres por favorecer el status quo, que favorece a los científicos y pilotos blancos con alguna trayectoria profesional, pero siempre acompañándolos existen representantes de posiciones más flexibles y abarcadoras que permiten la plasmación de iniciativas claves. Es importante destacar la correcta construcción de deuterogonistas como Parker y hasta tritogonistas como Leonard, Clemons o DeBeer, lo cual agrega teatralidad y ritmo.

Elma a pesar de sus contradicciones y debilidades o quizás justo por ellas se entrelaza con tu mente mientras lees y terminas por apreciarla y hasta a quererla, pues pelea por su realización profesional sin ambages ni dudas pero envuelta en ternura y preocupación por las personas, tanto las que la rodean como aquellas que viven en el planeta, lo cual la transforma en un personaje de síntesis que puede llevar sobre sus hombros el peso de la trama. Es frágil y recia, enfrenta a sus detractores pero construye puentes de dependencia con su comunidad de amistades, se nutre de un humor soterrado pero eficaz, aborda el sexo sin carantoñas pero sin enfatizar en lo higiénico, y como colofón se utiliza a si misma como el espejo donde colisionan tales problemas y lleva a cabo con el bisturí de su análisis reflexivo en conversaciones y pensamientos, profundas indagaciones sobre ellos.

Narra con detalle las intrigas y las zancadillas que menudean entre los miembros de los subequipos en particular y entre todos en general, hay suficiente acción para que sea trepidante y devores página tras página, ya sea en el viaje a Marte o en los preparativos para el alunizaje. Su esposo deviene como el contrapunto ideal por su flexibilidad de mente y gallardía de actitud, lo que contribuye a fortalecer a Elma. O sea que también el eje del amor y las personas se atiende y apuntala el recorrido. Tengo no obstante una incomodidad que comprendo pero me molesta, la referencia a la comunidad judía, que no es lo mismo que sionismo, ni tampoco la que masacra palestinos y mantiene el campo de concentración y mayor prisión a cielo abierto en el mundo: el puerto de Gaza, pero si la que sostiene al sionismo con su aliento exterminador.

Ese informe cotidiano que ubica las peripecias del capítulo en el corpus literario y que inyecta verosimilitud y cadencia, va tornando real lo que exponen y esculpiendo un camino que ilumina el recorrido, leerles uno tras otro es una tarea que recomiendo una vez que terminen la novela, John Dos Pasos y los hermanos Strugatski realizan praxis similar al inicio de alguna de sus obras (MANHATTAN TRANSFER, LA SEGUNDA INVASIÓN MARCIANA) con similar objetivo.

Según anuncian HACIA LAS ESTRELLAS ( Ganadora del Hugo 2019, el Nébula 2018 y el Locus 2019), es el tomo inicial y EL DESTINO CELESTE el segundo tomo de una saga con probables cuatro entregas (y como diría un travieso marketero algún spin-off). Las dos primeras aquí comentadas son obras redondas y uno termina queriendo más.

Otras referencias: La forma apasionada aunque mesurada con que aborda la discriminación lo enlaza con el libro de Margot Lee Shetterly, FIGURAS OCULTAS: el sueño americano y la historia jamás contada de las mujeres matemáticas afroamericanas que ayudaron a ganar la carrera espacial­, y para los viajes espaciales en la etapa analógica se asocia con GUÍA DE UN ASTRONAUTA PARA VIVIR EN LA TIERRA de Chris Hadfield.

© Luis Antonio Bolaños de la Cruz (1.365 palabras) Créditos