EL MUNDO, LA CARNE Y EL DIABLO
EL MUNDO, LA CARNE Y EL DIABLO EE. UU., 1959
Título original: The World, the Flesh and the Devil
Dirección: Ranald MacDougall
Guión: Ranald MacDougall
Producción: Sol C. Siegel, George Englund y Harry Belafonte
Música: Miklós Rózsa
Fotografía: Geoffrey Faithfull
Duración: 95 min.
IMDb:
Reparto: Harry Belafonte (Ralph Burton), Inger Stevens (Sara Crandall), Mel Ferrer (Benson Thacker)
Comentarios de: Magda Revetllat

— ¿Qué día es hoy?

—9 de abril.

— ¿Qué día de la semana?

—Domingo.

Argumento

Ralph Burton está trabajando en unos túneles en la inspección de unos desperfectos cuando queda bloqueado en el subsuelo por el derrumbe de una parte de la estructura. Confía en que le rescatarán pronto pero al no ser así, y pasados unos días, empieza por sí solo la ascensión abriéndose paso entre los escombros. Al salir finalmente al exterior encontrará la desolación de una ciudad vacía, unos periódicos de días atrás le darán noticia sobre la muerte que se ha extendido por la población causada por la contaminación nuclear.

Emprenderá rumbo a Nueva York con la esperanza de encontrar a alguien y allí se instalará. Cuando ya se ha hecho a la idea que no queda nadie más encuentra primero a una mujer y después a otro hombre, pero la tensión se instalará entre ellos al ser él negro y los recién llegados blancos.

La película

El titulo alude a los tres enemigos del hombre según la tradición cristiana siendo algo paradójico pues del mundo poco queda ya, pero la carne en el sentido bíblico de deseo o lujuria permanece en el trío formado por los supervivientes. Por lo que respecta al diablo es el mal que se puede desencadenar aun siendo tan pocos. La película se podría dividir en tres partes y el desenlace, primero cuando Ralph está solo en su búsqueda de alguien más, la segunda al encontrar a una mujer y la tercera al encontrar a otro hombre y a partir de ahí el final.

El ritmo de narración cambia a lo largo del filme, empieza con un tiempo lento mientras el protagonista está encerrado en el subterráneo y al salir y buscar a otros supervivientes. Al llegar a Nueva York deambulará por calles vacías, las tiendas abiertas, los coches abandonados y el silencio que lo envuelve todo potenciará la sensación de soledad. No hay personas, ni animales por la calle, entrará en una iglesia donde todo lo que queda allí son símbolos. En una emisora de radio escuchará unas grabaciones de los últimos días, voces que ratifican que ya nadie queda hasta que la última enmudece mientras una lágrima se desliza lentamente por la cara de Ralph.

A partir de aquí la música pasa a ser alegre al instalarse en un lujoso apartamento y proveerlo, entre otras cosas, de un par de maniquís, el de un hombre y una mujer con los que entablará conversaciones imaginadas.

Encontrar a una mujer, que al principio se muestra muy asustada, le ayudará en su soledad aunque vivirán en edificios distintos, pero hay una tensión de fondo entre los dos y la cuestión de separación racial surgirá, acrecentada cuando encuentren a otra persona, un hombre blanco. Ralph atesorará libros y pinturas para preservarlos del deterioro, una de las pinturas es La corriente del golfo del pintor Winslow Homer, en la que se muestra a un hombre negro en una embarcación en un mar embravecido. La escena representada resaltará el dramatismo de la situación y la tristeza de sentirse solo aun cuando ha encontrado a otras personas.

La tensión entre los tres se acrecentará, vivirán entre piezas de museo, personas civilizadas que tratarán de convivir pero los ecos de la sociedad en que vivieron permanecerán y no será fácil encontrar una salida satisfactoria para los tres. Finalmente, con la humanidad desaparecida, comprenderán que todo lo establecido sobre costumbres y organización social también ha desaparecido y que una nueva manera de entender las relaciones ha empezado.

La película está rodada en blanco y negro tal vez para resaltar que pocos matices hay a considerar, o se es de un color o del otro.

Un hombre negro protagonista

El personaje interpretado por Harry Belafonte es el de alguien con conocimientos técnicos gracias a lo cual dispone de gran cantidad de recursos para sobrevivir, desde proveer de energía e iluminar el edificio de apartamentos en el que vive, hasta emitir cada día a la misma hora un mensaje por radio. En este sentido me recordó al protagonista de PASSENGERS (Morten Tyldum, 2016), un ingeniero que despierta antes de tiempo de la hibernación en el viaje de colonización a otro planeta. Ambos pueden mantenerse con vida y de manera agradable incluso, pero el problema es la soledad.

El problema adicional en esta historia es desde el punto de vista de los personajes, la película del año 1959 muestra el conflicto interno de Ralph al encontrar que la única persona viva es una mujer blanca. La aparición de otro hombre, que también es blanco, agravará la situación hasta límites absurdos a la vez que peligrosos.

La productora de Harry Belafonte colaboró en la realización del proyecto que tuvo críticas adversas por presentar a tres supervivientes que se obstinan en continuar los prejuicios de una sociedad que ya no existe, así como la escena final poco creíble tras los hechos acontecidos.

Basado en LA NUBE PURPÚREA

La película está basada en parte en la novela LA NUBE PURPÚREA de M. P. Shiel. En ella un hombre, único superviviente de una expedición al Polo Norte, encuentra al volver la muerte y la desolación, cadáveres de personas y animales amontonados, claras evidencias de huida de personas de lugares diversos hacia países escandinavos, y todo cubierto por una fina capa de polvo púrpura. En el relato el protagonista viajará en barco y recorrerá países y encontrará a una joven que por haber nacido en cautividad no ha sido afectada por la epidemia desencadenada.

Por lo que respecta a la otra obra en la que se basó el argumento no he podido encontrar información al respecto. Ferdinand Rayher, el autor, fue escritor y periodista. Se relacionó con personas famosas de Hollywood y fue amigo de Bertolt Brecht con el que colaboró en algún proyecto siendo LA VIDA DE GALILEO el de mayor importancia.

Historias similares

Otras obras han tratado el mismo tema, en THE QUIET EARTH (Geoff Murphy, 1985) dos hombres y una mujer han sobrevivido en un mundo vacío de humanos. En el libro EL JARDÍN DE RAMA de Arthur C. Clark y Gentry Lee se repite la situación de dos hombres y una mujer, la tensión se agrava al proponer la mujer tener un hijo del otro hombre, para que los niños supervivientes sean de mayor variedad genética. En THE LAST WOMAN ON EARTH (Roger Corman, 1960), el enfrentamiento de los dos últimos hombres vivos por la única mujer. En LA TIERRA PERMANECE también se plantea el cambio de modelo social, el hombre que convive con varias esposas o la barrera racial que ya no es tal. Y por supuesto SOY LEYENDA, el libro y sus varias versiones cinematográficas muestran la soledad del último humano y su deseo de encontrar a alguien más vivo.

En los años posteriores al lanzamiento de las bombas nucleares en Japón diversas obras, libros y películas, mostraron la amenaza de una guerra nuclear y sus consecuencias, cada relato con sus peculiaridades por el tipo de personajes y la realidad que los envuelve, en este caso la separación racial y la formación de una nueva sociedad sin los prejuicios de la que ya se extinguió. Si es que es posible.

© Magda Revetllat (1.185 palabras) Créditos