NAVE ESTELAR ABORDADA
NAVE ESTELAR ABORDADA EE. UU., 1993
Título original: Star Trek TNG: Starship Mine
Dirección: Cliff Bole
Guión: Morgan Gendel
Producción: Peter Lauritson
Música: Jerry Goldsmith y Jay Chattaway
Fotografía: Jonathan West
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (La Forge); Michael Dorn (Worf); Marie Marshall (Kelsey); David Spielberg (Comandante Hutchinson); Tim Russ (Devor); Tom Nibley (Neil); Alan Altshuld (Pomet); Tim de Zarn (Satler); Arlee Reed (Camarera); Glenn Morshower (Sr. Orton); Patricia Tallman (Kiros); Majel Barrett (Voz del ordenador)
Temporada: 6, Episodio: 18

Sinopsis

Fecha estelar 46682.4. La Enterprise debe ser evacuada, para proceder a una limpieza de partículas de Baryon. Todos se disponen a disfrutar de un corto periodo de descanso, ya que una vez concluido el proceso la nave será inhabitable durante algunas horas. Pero el supuesto equipo de limpieza es, en realidad, un comando terrorista que pretende robar trilitio de los motores de la nave. Picard, que casualmente ha regresado a bordo, se enfrentará a ellos para frustrar sus planes.

La Enterprise en el lavadero de naves estelares
La Enterprise en el lavadero de naves estelares

Star Trek siempre se ha caracterizado por dar prioridad a las historias de personajes y a sesudos estudios psicológicos y filosóficos, por encima de la acción pura y dura, más característica del estilo Star Wars. De hecho, el equipo de escritores de la serie nunca tuvo preferencia por los argumentos aventureros, por lo que NAVE ESTELAR ABORDADA es una rareza en TNG. Si productores y guionistas se avinieron a filmar un episodio como este fue para complacer a Patrick Stewart. El actor opinaba que era hora de ofrecer alguna historia desenfadada y entretenida, ya que la inmensa mayoría de los capítulos precedentes habían sido muy trascendentales. Así pues, Morgan Gendel pergeñó en apenas dos días el guión del episodio, inspirándose en LA JUNGLA DE CRISTAL (DIE HARD, John McTiernan, 1988), primer gran éxito cinematográfico de Bruce Willis, una película de acción modélica que daría pie a una saga muy taquillera.

Como John McLane en el edificio Nakatony, JeanLuc Picard debe hacer frente en solitario a unos desalmados terroristas, que persiguen un oscuro objetivo: hacerse con un cargamento de trilitio que puedan vender en el mercado negro. El trilitio es un subproducto de los motores de curvatura más avanzados, como los de la Enterprise, una sustancia muy inestable, altamente explosiva y con un enorme poder energético, ideal para construir bombas devastadoras.

En NAVE ESTELAR ABORDADA prima la acción sobre cualquier otra cosa. Y hay que reconocer que, para ser un hombre eminentemente reflexivo y pacífico (que no pacifista en la corrupta acepción progre del término), JeanLuc se desenvuelve muy bien en la lucha cuerpo a cuerpo. Como héroe de acción, nuestro admirado capitán no tiene nada que envidiar a McLane y personajes así.

La vertiente cómica del episodio también es notable. Aparte de lo gracioso que resulta ver a Worf y LaForg e intentando zafarse del suplicio de asistir a una fiesta no deseada, los mejores momentos de comedia corren a cargo, para no variar, de Data. La tripulación debe ser evacuada a la Base Estelar del cercano planeta Arcadia, que está bajo el mando del comandante Hutchinson, un hombre afable famoso por su incansable y plomiza verborrea. Intrigado por las charlas intrascendentes, tan características de los humanoides, y siguiendo una sugerencia del capitán, el androide se propone estudiar el concepto de la cháchara observando a Hutchinson. No hay que perderse las expresiones, muecas y sonrisas del androide, que son de antología.

Picard en plan John McClane
Picard en plan John McClane

Michael Piller no las tenía todas consigo, pues en un momento dado llegó a comentar que aquello no parecía Star Trek. Temía, además, que el conjunto resultara demasiado violento, una tontería se mire como se mire, pues si bien Picard se desmelena de lo lindo dando puñetazos, la violencia del episodio es más bien descafeinada, como corresponde a una serie acta para todos los públicos, y no tiene nada que ver con lo que se estila en los films de acción para la pantalla grande. La guionista y ocasional productora Jeri Taylor, que tampoco era una entusiasta de la acción, creía, por el contrario, que el capítulo sería como una bocanada de aire fresco, que permitiría a los espectadores, aunque fuera por una vez, disfrutar de una historia sencilla y sin complicaciones, sin preocuparse por el mensaje que pudiera encerrar. De la misma opinión era Ronald D. Moore, quien colaboró en el guión, aunque no fue acreditado.

Esta fue la primera intervención en Star Trek de Tim Russ. Trekkie de toda la vida, el actor participaría también en el film STAR TREK: LA PRÓXIMA GENERACIÓN, y en un episodio de DS9, antes de asumir el rol de Tuvok en Voyager. En cuanto a Kiros, la encarna Patricia Tallman, que destacaría en Babylon 5 como la telépata Lita Alexander.

En NAVE ESTELAR ABORDADA Picard hace gala de su lado aventurero, demostrando que hasta una persona reflexiva como él puede recurrir a los puños, llegado el caso. Inmediatamente después vendría Lecciones, una de las historias más emotivas vividas por nuestro calvo preferido de todo el universo. Pero de eso ya hablaré más adelante.

© Antonio Quintana Carrandi (754 palabras) Créditos