LA BESTIA ESTELAR
LA BESTIA ESTELAR Robert A. Heinlein
Título original: The Star Beast
Año de publicación: 1954
Editorial: Martínez Roca
Colección: Super Ficción (1ª época)m nº 63
Traducción: Francisco Blanco
Edición: 1981
Páginas: 186
ISBN:
Precio: Descatalogado

Perdóneme por repetirle lo que ya sabe; era necesario dejarlo bien sentado. Nuestro Departamento no puede acudir a todos lados para sonar las narices de nuestros visitantes xenianos... incluso aquellos que tienen narices.

Argumento

En un futuro indeterminado las expediciones espaciales son habituales, se comercia con otros planetas y constantemente se establecen nuevas alianzas diplomáticas con seres alienígenas. De ello se encarga el Departamento de Asuntos Espaciales, todo lo relacionado con seres de otros mundos es responsabilidad de las personas que trabajan en él.

Es por este motivo que un día el Departamento conocerá a la criatura llamada Lummox, un ser de grandes dimensiones que ha permanecido junto a la familia Thomas por generaciones y que ha causado la alarma al escaparse y causar destrozos en la vecindad.

Lummox llegó a la Tierra en una bolsa de viaje pues no era más grande que un chihuahua cuando el tatarabuelo de John lo trajo y, encariñado con él, nunca lo entregó a los xenobiólogos. Con los años fue creciendo y en la época del padre de John empezó a hablar.

John hará todo lo posible por conservarlo pues para él es mucho más que una mascota, pero su madre y el pueblo entero son de otra opinión.

Mientras, una nave alienígena se dirige a la Tierra con una formal e indiscutible exigencia.

La novela

El libro tiene los rasgos habituales de Heinlein, el sarcasmo, el fino humor, los contactos extraterrestres y las alianzas con otros mundos incluyendo las estrategias de defensa frente a potenciales enemigos. Pero este relato tiene además la originalidad de ser protagonizado en una buena parte por Lummox, un ser que conforme avanza la lectura se puede intuir que es más de lo que en un principio se pueda pensar.

Otros libros son de un corte parecido al ser protagonizados por un animal: FLUSH, UNA BIOGRAFÍA de Virginia Woolf en el que se relata de principio a fin la vida de un perro, sus sensaciones y sus experiencias; BELLEZA NEGRA de Anna Sewell, así llamado por el caballo protagonista que hace un recorrido por el trato que él y sus congéneres reciben en la Inglaterra victoriana o LA LLAMADA DE LO SALVAJE de Jack London por mencionar los más famosos. Todos ellos comparten una mirada atenta para descubrir al lector la vida interior de estas criaturas, no son humanos y no hablan pero tienen mucho que decir. Sin embargo Lummox habla, esto deja perplejos a más de uno, aunque el miedo que genera por su tamaño y su disposición a comer de todo sigue asustándolos.

En un futuro donde es habitual poseer un coche volador y los contactos con otros mundos son habituales el miedo al desconocido persiste, ese sentimiento atávico que acompaña a los humanos desde siempre y que mezclado con errores burocráticos puede llegar a ser muy peligroso para los habitantes de la Tierra.

El relato apareció por primera vez en The Magazine of Fantasy & Science Fiction en mayo, junio y julio de 1954 con el título de STAR LUMMOX para ser publicado con texto añadido más tarde como libro. Es una novela juvenil con unos protagonistas adolescentes, John y su novia Betty que tratarán por todos los medios de proteger a la que consideran su mascota, aunque todo depende del punto de vista.

Los coprotagonistas del relato, los agentes del Departamento de Asuntos Espaciales tienen a su vez sus deseos y temores, mister Kiku es el jefe y tiene fobia a las serpientes, por eso su nerviosismo se acrecienta cuando tiene que tratar a los alienígenas cuyas cabezas terminan en una maraña de tentáculos; o mister Greenberg, del mismo departamento, que pensaba que el asunto Lummox se resolvería en una corta visita oficial.

Heinlein vuelve a sus pasos de relatos militares en el capítulo en el que John refugiado en la buhardilla de su casa relee, como ya ha hecho otras veces, el diario de viaje de su tatarabuelo, especialmente lo que concierne a la expedición de la RASTRO DE FUEGO, nave con la que volvió con el entonces pequeño Lummox:

...algunos de los muchachos tienen pánico, especialmente los casados. Pero debieran haberlo pensado mejor antes de alistarse. Ahora todos sabemos lo que nos espera; salimos disparados y llegamos a un sitio bastante lejano. ¿pero qué importa? Nosotros lo que queríamos era viajar, ¿no?.

Historia puramente heileiniana que suavizada por la aparente ingenuidad de sus protagonistas, John, Lummox y Betty, profundiza en los miedos humanos, el significado de la amistad y la percepción de la realidad.

¿Alguna vez has traído algo escondido de vuelta de un viaje?

© Magda Revetllat (759 palabras) Créditos

Comentario de Armando Parva

Una de las características más interesantes de Heinlein es que nunca tomaba por tontos a sus lectores. Ni siquiera en novelas de corte más básico como ésta, baja el nivel para que sus jóvenes lectores entiendan aquello que se les narra. Simplemente, lo hace con sencillez. De ahí que poca gente se de cuenta que se trata del Heinlein juvenil hasta que no se lo dicen. Por lo general basta con comprobar la edad de los protagonistas, o al menos de gran parte de ellos, para inferir que se trata de esas novelas dedicadas a los más jóvenes, porque por lo demás, pueden pasar perfectamente por novelas escritas en una fase muy temprana de su crecimiento como escritor, y por lo tanto todavía no demasiado complejas. Sucede que además que esto coincide, más o menos, con la producción de Heinlein, de hecho, se suele tomar TROPAS DEL ESPACIO como la frontera entre esa etapa de escritor (aunque no exclusivamente) de novelas juveniles y su etapa de madurez literaria.

LA BESTIA ESTELAR, escrita en 1954, entra de lleno en esta categoría. Trata de John Thomas Stuart XI y su mascota, Lummox, una animal extraterrestre que lleva en la familia desde que su abuelo astronauta lo trajo de un viaje estelar. Lummox sabe hablar, demuestra cierta inteligencia y algo más que una desenvuelta familiaridad, que lo convierte en toda una molestia para el vecindario puesto que sus entendederas no le dan para diferenciar lo propio de lo ajeno.

Tras varias peripecias la justicia dictamina que Lummox está fuera de todo control y hay que darle el pase a mejor vida, lo que se intenta ante la consternación de John Thomas y la total indiferencia de la bestia que además resulta ser inmune a los métodos de sus ejecutores.

Entre tanto, los Hroshii, unos poderosos extraterrestres llegan a la Tierra reclamando lo suyo, ante el estupor de las autoridades que se ven obligadas a mantener unas retorcidas negociaciones con los alienígenas hasta caer en la cuenta que es lo que les ha traído hasta la Tierra.

Como se ve, prácticamente se trata de la típica historia de un chico y su perro (aunque de dimensiones considerables) en la que el chico, esta vez el perro, es el elegido y por tanto un incomprendido en su entorno, y en la que se ofrecen varias lecciones sobre la amistad y la lealtad. Pero claro, estamos hablando de Heinlein y no podía quedarse en tema tan sobado. Son las negociaciones con los Hroshii, dirigidas por los señores Kiku y Greenberg, y los vericuetos legales en los que se determina si la relación entre John Thomas y Lummox, más allá de amo y mascota, puesto que Lummox es algo más que un animal.

Naturalmente esos matices son complejos, y dependiendo de la edad del lector pueden ser directamente aburridos, o abrirle los ojos en según que cuestiones en pasajes, que a ojos más adultos pueden resultar hasta cómicas.

Uno de los personajes más heinlenianos de la novela es el señor Kiku. Cuando a Heinlein se le acusa de una serie de maldades de las que ya no se pude defender, algunas documentadas, otras no, pero siempre se olvida que habla por boca de muchos de sus personajes, y casi siempre hay alguno que tras una fachada más o menos adusta acaba demostrando una tolerancia y respeto por el prójimo que para la época (recordemos, 1954), e incluso la nuestra, resulta muy abierta, si se considera que en general la sociedad por la época era infinitamente más conservadora que ahora. El señor Kiku, representa ese papel en LA BESTIA ESTELAR,.

También tenemos un paralelismo interesante con FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA, en la que sucede justo lo contrario, un humano es criado por los marcianos, y cuando vuelve con los suyos el choque cultural es notable.

Una objeción que se le puede poner a la novela es su irregularidad, empieza como las películas de Godzilla, para pasar luego a un thriller legal, novela de aventuras, y de nuevo una novela de suspense. No es tanto que le historia no sea lineal, puesto que se tratan de las bregas y trabajos de John Thomas y Lummox (además del señor Kiku) sino que se hacen estampas muy dispares entre si.

Se trata sin duda de un clásico de la ciencia-ficción que, pese a su intención original, se disfrutar por igual cualquier edad.

© Armando Parva (732 palabras) Créditos