EL HOMBRE PERFECTO
EL HOMBRE PERFECTO Alemania, 2021
Título original: Ich bin dein Mensch
Dirección: Maria Schrader
Guión: Jan Schomburg y Maria Schrader
Producción: Lisa Blumenberg
Música: Tobias Wagner
Fotografía: Benedict Neuenfels
Duración: 105 min.
IMDb:
Reparto: Maren Eggert (Alma Felser); Dan Stevens (Tom); Sandra Hüller (empleada); Hans Löw (Julian); Wolfgang Hübsch (Padre de Alma); Annika Meier (Cora); Falilou Seck (Decano Roger); Jürgen Tarrach (Dr. Stuber); Karolin Oesterling (Chloé); Henriette Richter-Röhl (Steffi); Monika Oschek (Mujer en la cafetería)
Comentarios de: Jorge Armando Romo

Resulta común encontrar algunas apreciaciones sobre la ciencia-ficción que vienen de fuera y que apuntan a que el género no explora temas como las emociones humanas. Al mismo tiempo, se dice que su objetivo es explorar el futuro y especular sobre avances científicos y técnicos, dejando de lado la personalidad o el desarrollo de sus personajes. Esta línea de pensamiento también se dirige hacia el lector del género, apreciándolo como una persona que cuenta con habilidades de abstracción, gran inteligencia y facilidad para comprender ciertas temáticas relacionadas con las ciencias, pero a su vez, se le señala como incapaz de centrarse en las emociones, en las interacciones entre las personas, en el factor humano en general. Tremendas aseveraciones frecuentemente requieren algún buen contra ejemplo, y la ciencia-ficción alemana, misma que no es frecuente que escuchemos en el mundo de habla hispana, cuenta con una reciente producción que justo ofrece a una buena réplica a lo comentado arriba.

EL HOMBRE PERFECTO (2021) arranca justo con una fiesta de citas peculiar y muy tecnológica en la que todos parecen esforzarse por encontrar a una buena pareja. Alma Felser, una importante arqueóloga y catedrática alemana, asiste a la reunión con curiosidad y observa cómo muchas personas conversan con hologramas. Pronto le presentan a Tom, un galante androide que supuestamente sabe todo de ella, y que está diseñado para conquistarla y llevarla a la gloria en el amor. Pero el encuentro termina rápido luego de una falla en el sistema del galán y éste debe ser retirado de inmediato. Al inicio de esta historia, el espectador descubre que la empresa que fabrica parejas tecnológicas ha ofrecido financiamiento para la investigación de Alma quien, al saberse que es la soltera de su grupo de trabajo, resulta una candidata perfecta para probar si los androides del amor funcionan y si éstos incluso deben contar con derechos.

Tom, el androide, es reparado y enviado a casa de Alma. Tom cuenta con todo lo que una mujer alemana supuestamente busca en una pareja: un perfil británico que parece gustarle mucho, la caballerosidad y seducción en su máxima expresión y las atenciones que ningún hombre puede igualar. Al contrario de lo que el androide espera de su propia perfección, su comportamiento es tan artificial en las cuestiones humanas al grado de que se ve demasiado falso con tan sólo salir a dar un paseo.

Pero la interacción continuará y dará giros sorpresivos y cómicos. Tom es tan artificial y a la vez tan perfecto en sus actos que llama la atención de otras personas como la ex pareja de Alma. Mientras que sorprende a todos en una fiesta al darle tratamiento médico a una mujer que se ha desvanecido, resulta atractivo para una de las colegas de la universidad. Su perfección comienza a interesar pero a la vez a confundir a Alma, quien comienza a cuestionarse seriamente su vida pasada y presente, mientras que pronto observará cómo para algunas personas tener un androide como pareja puede resultar no sólo tentador, sino que suele ser la última opción para lidiar con una vida triste y solitaria.

La trama lleva un ritmo ameno y ligero, ofreciendo suficientes dosis de preguntas y reflexiones al espectador para no saturarlo pero sí para invitarlo a pensar acerca de su vida amorosa. ¿Por qué los humanos necesitan tener una pareja? ¿La conquista amorosa debería ser sencilla? Y si esto es así, ¿por qué a muchas personas se les complica establecer una relación? La historia reflexiona abiertamente sobre la soltería y la soledad, apuntando a que las circunstancias y las decepciones muchas veces llevan a las personas a preferir vidas sin relaciones estables. No hay persona en pareja que no sueñe de vez en cuando con la soltería y viceversa, aspecto que resalta el perpetuo afán de novedad en el ser humano incluso en sus aspectos más románticos e íntimos.

Alma poco a poco se convence de que las relaciones son sumamente complejas, pero que a la vez son un reto que las personas deberían afrontar en lugar de elegir la solución fácil, es decir, tener un androide como una pareja eternamente complaciente. En el amor no todo es amabilidad y siempre deben existir fricciones y decepciones, esto debería ser preferible, sin embargo, Alma se siente demasiado tentada y confundida. Cuando ella le cuestiona al androide la forma en que su algoritmo lo lleva a ser romántico y sexualmente perfecto, Tom le regresa el argumento afirmando que los humanos también serían como máquinas biológicas cuyo algoritmo los lleva a socializar, enamorarse y tener sexo. Entonces, ¿qué diferencia habría entre un ser humano enamorado y un androide enamorado?

Una vez que Alma descubre la relación soñada, no hace más que escapar. Pero en una caminata nocturna se encuentra con un hombre acompañado de una bella mujer androide. El sujeto saluda a Alma y le comenta que ha sufrido durante años de decepciones amorosas y ha hecho una búsqueda infructuosa para encontrar pareja sin tener éxito. El encuentro sacude a Alma y la lleva a pensar que quizás tener a un androide como pareja podría ser la última oportunidad para vivir una buena relación romántica. Pensándolo toda la noche, Alma deberá tomar una muy importante decisión en su vida.

Así, la cinta es una exploración del amor y las relaciones humanas, de la dificultad de algunos para socializar y conectar con los otros. La necesidad del afecto, la comprensión y la compañía abren el debate y plantean abiertamente si sería válido o no que la tecnología fuera un sustituto de una pareja. La historia especula sobre el asunto, y el espectador, de acuerdo a sus propias circunstancias, será quien especule para sí mismo si tomaría este camino o afrontaría la imperfección de las relaciones de pareja humanas.

En definitiva, una amena y divertida cinta de ciencia-ficción alemana que analiza las relaciones y que de pronto sorprende al espectador con una amplia discusión en torno a la vida amorosa, la soltería y la soledad.

© Jorge Armando Romo (998 palabras) Créditos