METRÓPOLIS
METRÓPOLIS Ferenc Karinthy
Título original: Epépé
Año de publicación: 1970
Editorial: Editorial Funambulista
Colección: Colección Literadura
Traducción: Anne Mayo Herczig
Edición: 2010
Páginas: 373
ISBN:
Precio: 16,50 EUR
Comentarios de: Magda Revetllat

Una vez leyó un estudio sobre las palabras más frecuentes en su lengua: grande, gente, casa, país, etc. Pero ¿serán necesariamente las mismas en esta lengua de aquí? En caso de que así fuera, ¿cómo ubicarlas en medio de este océano de textos, qué hilo conductor podría encontrar para identificarlas?.

Argumento

Budai es un lingüista de fama internacional y se dirige desde su país, Hungría, a Helsinki en Finlandia, para asistir a un Congreso de Lingüística. Embarca en el avión y al poco rato se duerme para despertar en el destino. Inmediatamente se percata de que no está en Helsinki como debería, no reconoce el lugar, nada le es familiar.

Es llevado, junto con los demás pasajeros, en autobús hasta un hotel. No sabe en qué ciudad ni qué país se encuentra, no lleva reloj de pulsera ni de ningún otro tipo (pensaba comprar uno al llegar a Helsinki) y al quedar dormido durante todo el trayecto no sabe cuánto tiempo ha pasado ni lo lejos que puede estar de su hogar.

En la recepción del hotel, después de aguardar en disciplinada cola, le es retirada la documentación con una rudeza ajena a lo que suelen mostrar las personas en estos puestos en general y le es asignada una habitación, pero no sabe qué hacer ni se puede comunicar con nadie. A pesar de conocer muchas lenguas, no reconoce ni el idioma ni el grupo al que este idioma pueda pertenecer.

Se encuentra perdido y aislado de todo lo que algún día conoció.

La novela

Como si Orwell y Kafka se hubieran puesto de acuerdo para escribir un libro conjuntamente el argumento es en parte orwelliano y en parte kafkiano: autoridades supremacistas, situaciones incomprensibles, incapacidad de comunicación, procedimientos burocráticos enrevesados o absurdos, anulación de la individualidad...

El título METRÓPOLIS de la traducción hace referencia al lugar en el que está, una ciudad enorme en la que se encuentra solo y de la que no sabe ni siquiera el nombre. Se cruza diariamente con gran cantidad de personas que se mueven con prisa y que parecen abstraídas en su mundo interior dentro de lo que es la organización general y ni los periódicos ni los carteles en la calle le ayudan a entender nada más allá de lo más imprescindible, tampoco puede estar seguro de entender lo más básico pese a su erudición.

El protagonista tras comprender la situación en la que se encuentra y aceptarla a su pesar, intentará buscar una salida y su objetivo será siempre el de volver a casa. Pero, a diferencia de los relatos de los autores citados Budai nunca pierde la esperanza, en este sentido es de un optimismo persistente y que no se deja abatir a pesar de las malas experiencias a las que se ve sometido. Perdido en el mundo sin saber dónde está, preocupado por lo que puedan estar pasando sus familiares sin noticias de él, incapaz a pesar de sus conocimientos de comunicarse mínimamente con alguien y de pedir ayuda, con unos pocos recursos que se le van terminando pues la estancia en Helsinki era para unos pocos días, luchará para volver a su hogar.

METRÓPOLIS no es un relato de ciencia-ficción aunque la realidad descrita es una distopía para el protagonista, se enmarca en la literatura de denuncia de un régimen que ocasiona confusión al individuo y pérdida de los valores básicos como la confianza en el sistema o en las gentes con quienes se convive. De manera simbólica se expresa el sentimiento de enclaustramiento, de no escapatoria de una situación, de estancamiento de la persona sin posibilidad de hacer nada más que lo que le es permitido, que es muy poco, y siempre bajo sospecha y vigilancia policial. Para combatir este estado de cosas buscará una salida para volver al mundo que conoció, escapando de la locura que supone sobrevivir en una sociedad que le es totalmente ajena y de la que no puede formar parte.

El autor

Ferenc Karinthy (Hungría, 1921-1992) hijo de escritor y doctor en Lingüística escribió su primera novela cuando era estudiante. Trabajó como traductor, periodista deportivo, fue campeón de waterpolo y presentador de concursos televisivos. Después de su muerte fue publicado su diario escrito entre 1969 y 1991. Hasta el momento su otra obra traducida al castellano es LA EDAD DE ORO, en la que el protagonista es testigo de los cambios en su país al ser tomada por el bando ruso la ciudad de Budapest en su estado de caos y destrucción y pese a ello el protagonista, como en METRÓPOLIS, mantendrá el optimismo por lo que pueda venir.

© Magda Revetllat (763 palabras) Créditos