Hacia los orígenes de la ciencia-ficción Latinoamericana, 3
SIZIGIAS Y CUADRATURAS LUNARES
por Gastón Germán Caglia
SIZIGIAS Y CUADRATURAS LUNARES

¿Primera obra de proto ciencia-ficción latinoamericana?

Como adelantara en la pasada entrega, son muchas las obras que entre los siglos XVI y XVIII vieron la luz con un atisbo de ciencia-ficción. La lista puede ser más extensa y bien podría ser el eje de otra entrada, sin embargo en este momento me voy a centrar en una obra que la literatura considera como la primer obra de ciencia-ficción en suelo americano. Me refiero a la obra del fraile Rivas.

Quién fue el Fraile Manuel Antonio de Rivas:

Son escasos los datos biográficos que se conservan del fraile Rivas. No se conoce el lugar ni la fecha de su nacimiento, aunque lo más probable es que haya nacido en México, dado que no se han encontrado registros con su nombre en archivos españoles. Lo que sí se sabe es que llegó a la península de Yucatán hacia el año 1742.

Ocupó varios cargos en diferentes conventos, entre ellos el de Tekax, Motul y otros más, arribando al de San Francisco de Mérida hacia el año 1770. Gracias a dichos traslados conoció el nivel de descomposición moral a que habían llegado sus hermanos de orden, mientras que fue conocido como un claro ejemplo de hombre de ideas modernas: librepensador, racionalista, lector de libros de ciencia y literatura prohibidos, crítico de las supersticiones, de las procesiones religiosas y del culto a las imágenes. Según él, el común de los franciscanos de la península eran iletrados e ignorantes, algunos estaban involucrados con mujeres y otros más eran pendencieros y ladrones.

Lo cierto es que en algún momento Rivas escribió y repartió libelos por las calles para denunciarlos, por lo que se hizo de muchos enemigos, sobre todo el provincial de los franciscanos de Yucatán.

La obra SIZIGIAS Y CUADRATURAS LUNARES

El relato se encontró cosido dentro de un expediente de La Inquisición, es un cuadernillo que contiene la única obra literaria­ que de él sobrevive.

Ahora bien, qué se entiende por sizigia: Es un término generalmente utilizado para referirse a la alineación del Sol y la Luna con respecto a la Tierra y por extensión, también se usa para hacer referencia a una situación en la que tres objetos celestes o más están alineados. Así mismo, se utiliza a menudo para describir configuraciones interesantes de objetos astronómicos en general. Sin embargo también el término sizigias se corresponde con un concepto de la tradición alquímico-hermética que designa la pareja procreadora macho-hembra.

El texto fue rescatado gracias al trabajo paleográfico de un equipo de antropólogos mexicanos y actualmente se encuentra en el Archivo General de la Nación de México en la sección Inquisición.

Fue escrito por el fraile franciscano Manuel Antonio de Rivas hacia el año 1773 y dicho texto, de no más de 15 páginas, está redactado en forma de epístola dirigida por un habitante de la luna a don Ambrosio de Echeverría, que se encuentra en Yucatán.

Comprende una parte que habla de matemáticas y relaciones astronómicas y una segunda en donde se cuenta el viaje a la Luna y otras implicaciones en su relación con los habitantes del satélite, los selenitas, su historia, etc.

Pero lo extraño es que el relato llega a nuestros días porque en su momento el fraile Rivas fue acusado de herejía por miembros de su orden franciscana, como se dijo antes, existieron conflictos entre otros clérigos del medio, cuestiones de ascensos dentro de la orden. Así se deduce que hubo algún tipo de celo profesional entre otros clérigos y Rivas, que posiblemente iba a ser nombrado Provisor.

En resumen estos frailes acusan a Rivas ante el fiscal del Santo Oficio en Mérida, por una serie de irregularidades y entre las pruebas que se aporta es el relato SIZIGIAS, que fue reservado como prueba para su acusación y gracias a ello llega a nuestros días.

En el juicio que se le lleva a cabo fue acusado de: que negaba la existencia del purgatorio, que profanaba imágenes, que injuriaba a sus compañeros diciendo que estaban amancebados con nativas, que tenía mordaz ingenio y que dividía a todos por su lengua infernal con expresiones opuestas a la Fe.

Las acusaciones más importantes son sin embargo: que escribe pasquines en lenguaje soez y en lengua maya, y que ha publicado un almanaque en donde modifica la geografía teológica como así también que existe la posibilidad de la existencia de otros mundos habitados como así también la realización de viajes celestiales, la potencia cognitiva de la física experimental, entre otras.

Vamos a ver luego que la historia del encuentro con los antíctonas se refiere a las observaciones terrestres, que determinan que a la latitud de Mérida la Tierra rota a razón de cuatro leguas por minuto, de lo que coligen que, sometidos a tan vertiginoso vaivén, no es de extrañar que los habitantes de Mérida sean proclives a todos los vicios, lo cual constituyó el segundo y más importante motivo de denuncia, pues tal influencia­ perniciosa de los movimientos celestes sobre los hombres, que la acusación relacionó con la astrología, negaría la existencia del libre albedrío­.

Sin embargo el proceso fue relativamente rápido para lo que eran los procesos de la época si tenemos en cuenta que SIZIGIAS data del año 1773, la petición de calificación y censura del relato por Matías Lopez Torrezilla data del 29 de febrero de 1776, el Auto de censura es del 6 de marzo de 1776, la defensa por Diego Marín del día 9 de julio de 1777 y el Auto de Exoneración de los delitos de herejía y que pone fin a la causa en 14 de julio de 1777.

Finalmente, y luego de permanecer un tiempo encarcelado, logra esquivar la condena gracias a la elocuencia de su abogado.

Influencias

Rivas aparentemente fue fuertemente influenciado entre otros pensadores como René Descartes (1596-1650), Isaac Newton (1643-1727) y otros autores de dudosa ortodoxia, y también delata, en cuanto a sus fuentes de inspiración, los CONTES PHILOSOPHIQUES de Voltaire (1694-1778), particularmente su Micromégas (1752), y posiblemente la lectura de Luciano de Samósata, por lo que no se descarta que haya conocido el SOMNIUN de Kepler y de Juan Maldonado y en particular de Cyrano de Bergerac.

El texto de Rivas tiene muchas semejanzas con HISTORIA CÓMICA DE LOS ESTADOS E IMPERIOS DE LA LUNA (1657) de Cyrano de Bergerac, donde la única diferencia entre ambas obras es la extensión de las mismas y la distancia que las separa de 116 años aproximadamente.

Así podemos encontrar de sus lecturas algunas semejanzas: ambos son narrados en primera persona, hay un ascenso hacia la Luna, hay en ambos una serie de divagaciones acerca de la trayectoria y comportamiento de los cuerpos celestes, ambos tienen un espíritu crítico e irónico en definitiva hacia la sociedad.

Asimismo encontrados la común nacionalidad de los protagonistas, franceses, un idéntico argumento de la travesía hacia la Luna, las asambleas selenitas que ocurren en la Luna, la participación de personajes secundarios como los demonios, los dispositivos voladores que son cuanto menos para hoy disparatados, entre otros.

Trama

Como dije, el relato se presenta como una epístola, una carta dirigida por un antíctona o habitante de la luna a don Ambrosio de Echeverría, que se encuentra en la península de Yucatán, México.

El antíctona es un Secretario del Ateneo selenita y escribe la carta como respuesta a una comunicación firmada por un terrestre, una carta llegada desde la tierra en donde el atisbador revela una enorme erudición en la observación de la Luna. Y para ello estaba conformado el ateneo de selenitas.

Nadie sabe cómo llegó esa carta a la luna de parte de un terrestre que se hace llamar el atisbador de los movimientos lunares.

La Asamblea está congregada para estudiar o revisar los estudios de los movimientos lunares observados desde la tierra por un grupo de selenitas que son los mejores conocedores de la historia del globo terráqueo.

En esas discusiones están cuando a la Luna llega un caballero francés, monsieur Onésimo Dutalón, a bordo de un vehículo de su invención, un bajel volante con dos alas y timón a una velocidad increíble.

El relato sufre acá una doble articulación pronominal ya que el narrador cede la palabra en estilo directo al viajero terrestre y allí Dutalón relata la construcción de la nave, el temor a que la Inquisición lo quemara por mágico, por lo que relata que sigue su tarea escondido en lugares recónditos como en Libia (las islas flotantes de Calaminas), en África, el norte de Europa, y en los montes mas altos de la tierra: Tenerife y Perú. Luego de estos viajes se encuentra preparado para viajar a la luna y durante ese viaje realiza experimentos científicos.

Después de dar cuenta de sus experimentos científicos, agradece a Newton, el viaje por el éter y comentarios sobre cronologías (los habitadores de la Luna cuentan sus años desde el episodio en que Faetón abrasó los planetas, 7.914.252 años atrás), Dutalón se propone circunvalar el globo lunar.

Justo entonces Dutalón es interrumpido en la reunión por una tropa de ministros infernales, un batallón de demonios, que está conduciendo el alma de un materialista al infierno del interior del Sol, el gran pirofilacio, porque Lucifer no está dispuesto a que le revolucione el infierno del centro de la Tierra. Esta anécdota es la que servirá de base de la acusación por el atrevimiento de alterar la geografía teológica­, pues todo el mundo sabía que el Infierno no está más que en el centro de la tierra, es decir, abajo.

Sin embargo ni Dutalón ni el presidente del Ateneo selenita se logran poner de acuerdo al respecto en el relato y como veremos luego, este será un argumento del que se podrá valer el abogado de Rivas al momento de ejercer su defensa.

El presidente del Ateneo selenita consulta al condenado, un materialista, si conoce a un atisbador de movimientos lunares de Yucatán. Este le responde que conoce un sinnúmero pero que hay un almanaquista, amigo epistolar de Echevarria a quien pueden pedir los selenitas toda la información que necesiten (no es otro que el propio Rivas).

Finalmente los demonios siguen su viaje hacia el Sol y Dutalón solicita permiso para emprender un viaje por la Luna. El presidente del Ateneo selenita le sugiere un itinerario: el monte argénteo, el país de los sordos y los campos elíseos, cuyas calles y plazas son de plata.

Al tiempo Dutalón regresa y el presidente del Ateneo selenita le permite retornar a la tierra con el encargo de entregar la carta a Echeverria y el francés abandona finalmente nuestro satélite, con la promesa de regresar en algún momento futuro a la Luna, quizás acompañado del bachiller Echeverria.

Así termina la breve historia de Rivas. Este relato enojó mucho a la Inquisición que como dijimos lo enjuicia.

La defensa de Rivas

El primer argumento aborda la teoría heliocéntrica de Copérnico, para quien el Sol puede considerarse que se encuentra en posición inferior a la Tierra, lo que estaría de acuerdo a la ubicación relativa en que se ubica el Infierno en la Biblia.

Por otro lado la defensa de Rivas se basa en el carácter imaginario del cuento y del género apologético. Esto les sirve de sustento para morigerar las acusaciones, pues los apólogos siempre significan con cosas fingidas las verdaderas para así corregir vicios y costumbres de los hombres.

Esta estrategia no solo seguramente salva la vida de Rivas sino que da pie para considerar a este relato como una obra absolutamente literaria y ficcional alejada ya del mundo religioso en el que se venía desarrollando la literatura de la época en América.

(Continuará...).

© Gastón Germán Caglia (1.919 palabras) Créditos