Mis cinco libros de ciencia-ficción, 3
CINCO ADVERTENCIAS
por Álvaro Carrión de Lezama

La ciencia-ficción, además de proporcionarnos grandes momentos de entretenimiento y transportarnos a mundos maravillosos, también es el vehículo perfecto para advertir del resultado que las tendencias políticas y sociales de cada momento dejan entrever. No es que se dediquen a ejercer la futurología, tan solo que vistos los antecedentes y la dirección de los acontecimientos del momento, los resultados pueden ser devastadores.

En ese sentido hay unas cuantas novelas muy significativas, y casi de obligada lectura para todo el mundo, sea aficionado a la ciencia-ficción o no. Para mi selección de las Cinco he elegido algunas de entre esas, aunque las omisiones son más que obvias, y tomado alguna que otra menos conocida pero que aporta elementos interesantes por cuanto pone frente a frente modos de entender la sociedad, con sus carencias y virtudes.

Ahora, las Cinco Advertencias sobre futuros que puede que no sean, pero de los que estamos siempre al borde de que se le parezcan mucho.

1984

George Orwell. 1984­.

Cuando Orwell escribió esta novela tenía sobre todo en mente los excesos del estalinismo que había vivido de primera mano en 1937 durante su aventura española. En efecto, sirvió en las Brigadas Internacionales, encuadrado en el POUM, pero la salvaje represión contra sus, en teoría correligionarios, por parte de los miembros del Partido Comunista, a la sazón dependientes por completo de Moscú, le obligaron a huir de España y comprender que el camino que había tomado la Internacional distaba mucho del mundo idílico que prometían los gurús.

Alegato fulminante contra los totalitarismos, durante muchos años fue la representación clara de las dictaduras comunistas que mantienen a sus ciudadanos en un régimen de terror. De un tiempo a esta parte se hacen denodados esfuerzos por parte de intelectuales de izquierda para convertir 1984­ en un alegato en contra de todos los totalitarismos, pero no hay que dejarse confundir, la inspiración es clara, y se trata de una novela que ataca las bases mismas de los regímenes comunistas y la amenaza que suponen para la gente de bien.

LA REBELIÓN DE ATLAS

Ayn Rand. LA REBELIÓN DE ATLAS­.

Novela escrita por emigrante ruso-judía, huída del terror de la Rusia Soviética, nos muestra como una sociedad pujante y productiva puede acabar minada por ideas que en apariencia pretenden mejorar la vida de los trabajadores, pero que en realidad socavan el sistema productivo, rompen la cohesión social y al final, solo traen hambre y piojos. Ayn Rand sabía muy bien de lo que hablaba, su familia fue expoliada por los soviets y pudieron huir a Estados Unidos por los pelos.

En esta Europa socialdemócrata LA REBELIÓN DE ATLAS no es una novela que goce de gran popularidad, pero en Estados Unidos es un éxito de ventas continuo, aunque yo no la catalogaría como una joya literaria, y por una cuestión de tiempo y espacio estiliza la decadencia de la sociedad que describe, siempre resulta de actualidad por los evidentes paralelismos que se pueden sacar con ciertas políticas actuales. Y no señalo a ningún país mediterráneo con salida al Atlántico al sur de los Pirineos.

FAHRENHEIT 451

Ray Bradbury. FAHRENHEIT 451­.

Junto a 1984 paradigma de la represión totalitaria representada por la quema de libros y la imposición del pensamiento único dentro de una sociedad adormecida donde la felicidad es obligatoria, al modo del chiste del cubano: — ¿Cómo les va, compadres? —No nos podemos quejar. —Ah, bien, me alegro. —No me ha entendido: NO nos podemos quejar El régimen en el que Montag y sus compañeros incineran libros a diestro y siniestro no quiere que sus ciudadanos tengan la menor iniciativa, y para eso mejor quitarles las ideas de la cabeza destruyendo sin pausa el soporte universal de la sabiduría: los libros.

No deja de ser desalentador que sin tanto lanzallamas, estemos muy cerca de conseguir el objetivo, si bien la televisión está de capa caída, los libros tampoco pasan por su mejor época, de hecho están al borde de desaparecer de los comercios en su forma física. El griterío informe de las redes sociales, la censura popular (y dirigida) que en ellas se ejerce, y legislaciones delirantes que destruyen desde dentro la escuela, nos encaminan de cabeza hacia ese mundo de pensamiento único y adormecido donde no tendrás nada, y serás feliz (y por supuesto, NO podrás quejarte).

TROPAS DEL ESPACIO

Robert A. Heinlein. TROPAS DEL ESPACIO­.

Es un gustazo ver como según que sectores se retuercen histéricos ante novelas como esta. Se la ha acusado de un montón de cosas malas (fascista, militarista, etc. etc.) por parte de los sospechosos habituales. Lo paradójico del caso es que desde esas mismas comunidades (o similares) suelen ponerse muy pesados con el tema del pacifismo y la desescalada armamentística, excepto cuando quien se lanza a la carrera es la Gran Madrecita... (relllene la línea de puntos)

Lo que Heinlein hace en esta novela, de innegable carácter bélico, es un alegato sobre la responsabilidad individual y conjunta, esto es, si no te has partido la cara por el colectivo al que dices pertenecer y dices defender, no te mereces formar parte de los órganos de decisión de ese colectivo y menos aún beneficiarte de la prosperidad común. Algo que algún que otro PNN expulsado de la política a patadas debería sopesar.

VIAJE DESDE EL AYER

James P. Hogan. VIAJE DESDE EL AYER­.

Me encanta este libro porque pone de los nervios a mucha gente que se horroriza ante la decidida defensa de las libertades individuales que hace Hogan en él. Para refrescar mi memoria he leídos por ahí algunos comentarios, y éstos procuran desviar la atención acusando al autor de mediocre y la novela de mal construida, pero al poco enseñan la patita y lo que en realidad les hincha la vena es que la sociedad de Quirón es en verdad libre, basada en la colaboración, y no la coacción, y que la resolución de los problemas se ataca de forma bastante directa sin apenas enredos ni subterfugios.

Enfrentada a esta sociedad, una nave venida de la Tierra con una organización opuesta por completo, jerarquizada con rigidez, muy de ordeno y mando, tan al gusto de los totalitarismos que todos conocemos. La novela bebe de la tradición de las utopías, aunque se sale de la corriente general ya que éstas suelen tener aromas socialistas, y en pocas ocasiones libertarios.

© Álvaro Carrión de Lezama (1.051 palabras) Créditos