FUERTE COMO UN SUSURRO
FUERTE COMO UN SUSURRO EE. UU., 1989
Título original: Star Trek TNG: Loud A Whisper
Dirección: Larry Shaw
Guión: Jacqueline Zambrano
Producción: Burton Armus
Música: Jerry Goldsmith y Ron Jones
Fotografía: Edward R. Brown
Duración: 45 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Levar Burton (La Forge); Michael Dorn (Worf); Wil Wheaton (Wesley Crusher); Diana Muldaur (Dra. Pulaski); Howie Seago (Riva); Marnie Mosiman (Emoción); Thomas Oglesby (Sabiduría); Leo Damian (Guerrero/Adonis); Richard Lavin (Líder Solari Rubio); Chip Heller (Líder Solari Moreno); John Garrett (Traidor Solari); Colm Meaney (O´Brien)
Temporada: 2, Episodio: 05

Sinopsis

Fecha estelar 42477. 2. La Enterprise debe transportar al mejor negociador con que cuenta la Federación, Riva, al planeta Solari V, que lleva largos años inmerso en una guerra civil. Las facciones contendientes han solicitado a la UFP que medie en el conflicto, que amenaza con destruir la civilización Solari. Riva es sordomudo de nacimiento, pero dispone de un coro al que se halla unido telepáticamente, que le sirve para comunicarse con los demás de una forma extraordinaria. Cuando los tres miembros de su coro son asesinados, Riva intenta proseguir las negociaciones de paz con la ayuda de Data, pero la carencia de emociones del androide le impide interactuar adecuadamente con el mediador. Desesperado, Riva está a punto de abandonar, pero la intervención de la consejera Troi le hará replantearse la situación y buscar una alternativa viable a su desparecido coro.

Presentando a los negociadores

Sin ser un episodio genial, FUERTE COMO UN SUSURRO destaca como uno de los más correctos de la segunda temporada. Lo mejor es que aquí la consejera Deanna Troi, personaje poco tratado hasta entonces en TNG, si exceptuamos el hilarante y magnífico PUERTO de la temporada inicial, adquiere un destacado protagonismo al lograr que Riva se sobreponga al desaliento y continúe con las negociaciones, a pesar de que ya no cuenta con la inestimable ayuda de su coro. Al ser empática, la medio betazoide Deanna puede comunicarse con él más fácilmente. Riva está a punto de tirar la toalla, cuando ella le sugiere que podría comunicarse con los Solari empleando el lenguaje de signos. En principio, la idea es que Data le sirva de intérprete, pues el androide ha aprendido dicho lenguaje en un tiempo record. Pero a pesar de valorar muchísimo la ayuda de Data, Riva concluye que éste, por su naturaleza artificial, sólo puede transmitir palabras, pero no emociones y sentimientos, que él sabe indispensables para influir positivamente en los Solari. Convencido de que no podrá sacar adelante la negociación sin su coro, Riva pide a Picard que le devuelva a su mundo, lo que empujará a Deanna a tomar una determinación que, en última instancia, hará que Riva recupere la fe en sí mismo y se avenga a mediar entre las dos facciones en guerra de Solari V.

El mensaje del episodio es claro y muy coherente con el espíritu que Roddenberry dio a Star Trek: la discapacidad física puede superarse, e incluso es posible hacer grandes cosas si la persona la enfrenta con determinación.

FUERTE COMO UN SUSURRO ha pasado a los anales Trek debido a que, cuando Riva y su coro están a punto de materializarse en la sala del transportador, Worf opta por irse ya que, según alega, no se siente cómodo porque fue precisamente Riva quien negoció la alianza entre el Imperio Klingon y la Federación. Los guionistas de la posterior STAR TREK VI: AQUEL PAÍS DESCONOCIDO deberían haber tenido en cuenta este detalle, pero no lo hicieron, y el idílico final del film parece sugerir que las negociaciones entre klingon y federales fueron fáciles y rápidas. Pero si nos atenemos a lo comentado por Worf, la cosa fue bastante más embrollada. El episodio es anterior a la película, y con arreglo a la sacrosanta continuidad Trek, Riva debería haber aparecido en aquélla, o al menos tendría que haberse mencionado en alguna ocasión al personaje y su función. No fue así, y ello es causa de una notable pifia en la coherencia interna del universo de ficción Trek. De todas formas, Gene, que no quedó muy satisfecho con los acontecimientos narrados en el largometraje, los consideró siempre como apócrifos.

Por otra parte, la forma de comunicación sugerida por Troi es algo peculiar. Aun teniendo en cuenta las reflexiones finales de Riva, lo cierto es que si un método así tiene posibilidades de funcionar, no sé a qué está esperando la ONU para reclutar diplomáticos sordomudos para resolver las incontables crisis bélicas que azotan al mundo.

Poco más se puede decir sobre un capítulo como el que nos ocupa, moderadamente entretenido y de impecable factura técnica, pero no muy destacado. A TNG todavía le faltaba bastante para alcanzar los niveles de calidad argumental de TOS, pero en esta temporada, si obviamos el anodino SELECCIÓN NO NATURAL (episodio inmediatamente posterior al que nos ocupa y refrito de LOS AÑOS DE LA MUERTE, de la serie clásica), nos ofrecería historias muy potables, como las de CUESTIÓN DE HONOR o LA MEDIDA DE UN HOMBRE.

© Antonio Quintana Carrandi (739 palabras) Créditos