EL MAPA DE LOS INSTANTES PERFECTOS
EL MAPA DE LOS INSTANTES PERFECTOS Lev Grossman
Título original: The Map of Tiny Perfect Things
Año de publicación: 2017
Editorial: Editorial Océano, S. L.
Colección: Gran Travesía
Traducción: Laura Lecuona
Edición: 2021
Páginas: 78
ISBN:
Precio: (EUR
Comentarios de: Magda Revetllat

Pensé en lo que es el tiempo, cómo segundo a segundo nos rompemos, perdemos momentos a cada instante, dejamos que se escapen como un animal de peluche pierde el relleno, hasta que un día ya no queda nada y lo perdemos todo, para siempre.

En las portadas interiores, antes de empezar el relato, el lector encuentra un mapa dibujado a doble página, en él hay distintas escenas: un águila que atrapa un pez, un hombre tocando el piano, unas alas de ángel, una casa en un árbol... y a partir de aquí Mark, el protagonista, empieza a contar su historia.

Mark es un adolescente que vive en Lexington, un barrio de Boston en EE. UU. Es 4 de agosto, hace semanas que es 4 de agosto y es que el protagonista está viviendo una y otra vez ese día, cada día al despertar es el mismo día. Eso provoca que todos lo que ocurre durante ese día ya sea por él conocido, alguien que estornuda o un objeto que cae al suelo, todo vuelve a ocurrir una y otra vez, por eso se sorprende cuando una mañana en la piscina ve a alguien que no encaja pues no la había visto antes. Se trata de Margaret y también está atrapada en ese día: Éramos como dos náufragos, solo que en vez de estar varados en una isla desierta estábamos atascados en un día.

Juntos compartirán momentos y dibujarán el Mapa de los Instantes Perfectos, la plasmación de esos momentos especiales anotados en el lugar y momento en el que ocurren: Era esa clase de cosas que te recuerdan que un día que ya has vivido cincuenta veces todavía puede sorprenderte, y ese mapa les dará la pista de cómo romper el bucle.

Novela juvenil narrada en primera persona desde el punto de vista de Mark en la que se citan películas: ATRAPADO EN EL TIEMPO, AL FILO DEL MAÑANA, LOS HÉROES DEL TIEMPO... Esta última Mark le dice a Margaret que debe verla pero ella se queda dormida. Por su parte Margaret comenta PLANILANDIA, narración fantástica en la que los protagonistas, un cubo y una esfera, hablan sobre las posibilidades de distintos estados dimensionales. Margaret comenta que si sus sombras son reflejos bidimensionales de seres tridimensionales, tal vez ellos mismos sean sombras tridimensionales de seres de cuatro dimensiones.

La película dirigida por Ian Samuels tuvo buena recepción por la crítica y fue nominada a varios premios y tiene pocas diferencias, sin demasiada importancia, respecto al original. Las reflexiones de Mark en el relato y su punto de vista cada vez más maduro, ya que para él pasa el tiempo pero para los demás no, se compensan en la película con escenas que sin palabras y reforzadas con música resultan de gran fuerza. En el epílogo en el libro el propio autor comenta que él había llamado muchas veces a diferentes estudios cinematográficos para ofrecer guiones, sin embargo fue la primera vez que le llamaron a él interesándose por el relato.

La frase extraída del libro que encabeza este comentario compara al tiempo con un animalito de peluche y da la pista de lo que en esencia trata, de alguien que hasta hace poco era un niño, una historia de crecimiento y de pérdida y de aceptación de la pérdida, ya que ni ésta ni el cambio son opcionales por dolorosa que la nueva situación pueda llegar a ser.

Tener todo el tiempo del mundo, poder pasar en la biblioteca pública horas cada día, un día y otro y disfrutar de la lectura. Él no olvida nada de lo leído, sin embargo ella comenta que le gusta la idea de comer todo el helado que le apetezca sabiendo que no engordará. ¿Es esto congruente? Si el helado se esfuma de su cuerpo también Mark debería olvidar lo leído, pero no lo hace. Al empezar la media noche lo que llaman la niñera cósmica los mete en cama para que vuelvan a vivir el mismo día, una y otra vez, hasta que descubran que lo que va a ocurrir tiene que ocurrir y así el tiempo volverá a recuperar su ritmo.

Un día puede tener instantes dolorosos, van a la par que un montón de otros que son perfectos, hay que poner atención para encontrarlo y tal vez... plasmarlos en un mapa.

© Magda Revetllat (721 palabras) Créditos