EL BOSQUE
EL BOSQUE España, 2012
Título original: El bosc
Dirección: Óscar Aibar
Guión: Albert Sánchez Piñol
Producción: Ramón Vidal
Música: Alberto García Demestres
Fotografía: Mario Montero
Duración: 95 min.
IMDb:
Reparto: Maria Molins (Dora); Àlex Brendemühl (Ramón); Pere Ponce (Coixo), Tom Sizemore (Pickett); Josep Maria Domènech (Fustaret)
Comentarios de: Magda Revetllat

Argumento

La acción se sitúa en los años 30 del siglo XX en la comarca de Matarranya, en el Bajo Aragón. Desde pequeño Ramón sabe que en las tierras que pertenecen a su familia hay, dos veces al año, un extraño fenómeno. Ellos lo llaman las luces ya que en el bosquecillo cercano aparece una forma casi esférica de luz que, por lo que saben de sus ancestros, es un portal a otro mundo y que aquel que lo ha cruzado no ha regresado.

Corren tiempos revolucionarios y Ramón, como propietario de tierras y de mentalidad conservadora, se ve provocado en las pocas ocasiones que va al pueblo básicamente para asistir a misa. Estallará el conflicto y se esconderá en las montañas, pero sabe que en un momento u otro le apresarán de manera que decide entrar en las luces, ya que como él dice: Prefiero encontrarme con el diablo que con los rojos.

Su esposa Dora se queda sola con su pequeña hija. A ella nada le harán las fuerzas revolucionarias teniendo en cuenta además que Coixo, jefe de un grupo, la pretende, pero sí que incautarán el ganado, las gallinas y todo lo que tenga en conserva. Poco después por tratarse de una casa grande alojarán un grupo de las Brigadas Internacionales al mando de Pickett, un británico, y así volverá a tener provisiones para ella y la niña.

La noche de verano en la que las luces van a aparecer el grupo brigadista ha ido, por indicación de Dora, a las fiestas de un pueblo próximo pues, pese a la guerra, el día a día en los pueblos sigue su curso, pero Pickett se queda y ella le atrae a su dormitorio para que no pueda ver el fenómeno. Esa noche Ramón ha cruzado de vuelta, es una persona cambiada, más pacífico y sensible y no reacciona como lo hubiera hecho antes al ver a su esposa en la cama con otro hombre.

Al fin los brigadistas marcharán a lo que se prevé como lucha final, Ramón volverá a su casa y tiempo después, uno de los seres que había acogido a Ramón al otro lado del portal dimensional pide refugio, pues de donde viene ha estallado la guerra.

El autor y su obra

Se dice de Sánchez Piñol (Barcelona, 1965) que es el escritor de los asedios pues estos son frecuentes en su obra. Su libro más conocido, LA PIEL FRÍA (2002), narra el enfrentamiento de un hombre que es asaltado por unas criaturas marítimas en una isla remota. En PANDORA EN EL CONGO (2005) el protagonista se enfrenta a una raza homínida de una civilización subterránea y VICTUS (2012), novela de ficción histórica, se desarrolla en el asedio a Barcelona de 1714. En todos estos libros es el hombre que rodeado de enemigos debe resistir o morir.

Sánchez Piñol es antropólogo y miembro del Centro de Estudios Africanos de Barcelona. Colaboró con los periódicos Ara y La Vanguardia, dimitiendo del segundo después de ver en 2015 dos de sus artículos censurados. Él se encargó de hacer el guión de la película, tomó el nombre de Dora de su abuela que era de Matarranya, y comentó en una entrevista que no dejaba de sorprenderle como un relato corto se había convertido en un largometraje, mientras que el director comentó que de una novela siempre se tiene que recortar elementos para llevarla al cine en cambio, un relato corto puede ser ampliado al trasladarlo a la gran pantalla.

La película y el relato original

Como siempre hay diferencias entre uno y otro. En el relato original Ramón es el menor de cuatro hermanos, el mayor ha muerto en Barcelona dilapidando su herencia en una tormentosa y corta vida, los otros dos, uno sacerdote y otro militar, mueren al empezar la guerra. Aquí Ramón y Dora no tienen hijos, estos llegan más tarde pasado el conflicto y el final de la historia se extiende un poco más que en la película: el ser refugiado del otro lado del portal dimensional se queda a vivir con ellos y cuando pasados los años, Ramón y él son ancianos, son amigos pero de ideas encontradas pues el refugiado es de ideales revolucionarios. Por el aspecto de la descendencia se deja entrever que ha habido mezcla de razas.

Ni en el relato ni en la película se da una explicación exacta de lo que son las luces: portal dimensional, cruce espaciotemporal... El autor y guionista dice que lo prefiere así, que no le acaba de gustar la ciencia-ficción de batas blancas, la de los científicos, prefiere la ciencia-ficción explicada por un campesino.

El lenguaje empleado en la película en su versión original es el mismo que en el relato, el catalán de la zona, con sus giros y acento propio, mientras que Dora hablará castellano con Pickett. Al final de la película Ramón tiene que dar cuentas al bando vencedor de dónde ha estado, hay frases en el diálogo con el oficial que le interroga que han sido extraídas de interrogatorios reales que se hicieron en la zona en la llamada Causa General al terminar la Guerra Civil. El vestuario y la ambientación están muy cuidados en todo momento, la escena en la iglesia con Ramón y el alcalde sentados juntos mientras el sacerdote oficia de espaldas a los asistentes traslada al espectador a esa década. Los silencios en las escenas con Dora sola en la casa vacía, inquieta por la suerte de Ramón y atemorizada por las visitas de Coixo y sus allegados, son de melancólica belleza.

La narración tiene un punto de fino sarcasmo con el final de un Ramón viviendo con su amigo-enemigo, pues si bien es una amistad incondicional la que los une por la ayuda mutua prestada, sus ideas nunca serán las mismas, será una relación a lo don Camilo y Peppone.

A lo largo de la historia el conflicto bélico se vive de lejos y es, una vez más, el asedio sufrido por Ramón y por Dora el protagonista de este corto y sorprendente relato que se publicó en una recopilación y que ahora se puede encontrar por separado en formato electrónico.

© Magda Revetllat (1.017 palabras) Créditos