GREG EGAN
por David Quintero
$Titulo$

Greg Egan es uno de mis dos escritores de ciencia-ficción contemporáneos favoritos (el otro sería Ted Chiang). Mi primera toma de contacto con Egan tuvo lugar cuando yo tendría unos quince o dieciséis años. Yo era un ávido lector de novelas de ciencia-ficción que frecuentaba las librerías en busca de títulos nuevos. Una de esas librerías que estaban siempre en mi radar era la Librería Canarias, que solía traer bastante material de lo que hoy llamaríamos el mundillo friki o geek. Un día me encontré con un libro con una portada y un título muy llamativos, EL INSTANTE ALEPH. Su autor, un tal Greg Egan del que nunca había oído hablar. Leyendo la contraportada, la curiosidad se transmutó en interés: teorías del todo, mecánica cuántica, ciencia-ficción hard y una cierta intriga tipo thriller. Compré aquel libro.

No me equivoqué con la compra. Aquel libro, que no era muy fácil de leer (sello personal de Egan), no se parecía en nada a la ciencia-ficción que había leído hasta entonces. Era ciencia-ficción hard, sí, pero tremendamente hard. Había descripciones de temas tan diversos como cuántica o neurobiología. Su autor había hecho un gran trabajo de documentación, sin duda, pero aquel volumen de conocimientos sugería no solo documentación sino también una profunda erudición. Para colmo, la primera frase del libro era (hablo de memoria) algo así como Está muerto. Adelante, hable con él. (La explicación era una tecnología futura que permitía, una vez alguien había muerto, descargar parte de su cerebro en un ordenador e interactuar brevemente con él). El libro cuenta las inmensas transformaciones que tendría el descubrir una TOE (Theory Of Everything o Teoría del Todo), es decir, una unificación de todas las interacciones fundamentales de la naturaleza. Más tarde descubrí que este EL INSTANTE ALEPH (Distress en el inglés original) es uno más de una trilogía temática sobre la relación de los observadores con el universo, uno de los temas más importantes de la mecánica cuántica (CUARENTENA y CIUDAD PERMUTACIÓN serían los otros dos).

AXIOMÁTICO

Creo que pasó tiempo hasta que volví a leer a Egan (muchos de sus títulos siguen sin editarse en español y veo poco probable que se traduzcan, la verdad). Lo siguiente creo que fue su libro de relatos cortos AXIOMÁTICO, y buff, solo puedo decir que me parecieron tremendos. Sin duda, una de las mejores recopilaciones de relatos cortos de la historia de la ciencia-ficción. Por mencionar algunos de mis favoritos: La caja de seguridad, cada día un hombre se despierta en un cuerpo distinto y busca averiguar por qué le sucede esto; El asesino infinito, la posibilidad de viajar por los infinitos universos paralelos posibles complica la detención de un asesino, ¿es suficiente con detenerlo solo en uno o en varios de esos infinitos mundos posibles?; El diario de cien años luz, una exploración sobre el modelo cosmológico del Big Crunch o Gran Contracción, en el que un descubrimiento aprovecha este tipo de universo para que la historia venidera aparezca revelada y todo el mundo puede ver su futuro; Aprendiendo a ser yo, uno de mis cuentos favoritos de ciencia-ficción de siempre, un mundo en el que todas las personas tienen un dispositivo en la mente que va aprendiendo todo sobre su dueño con el objetivo de reemplazar al cerebro orgánico cuando este se degenere... potentísimo. Una recopilación de un nivel absolutamente estratosférico. AXIOMÁTICO es la puerta de entrada que suelo recomendar a quien empieza a leer a Egan.

CIUDAD PERMUTACIÓN

Otro pedazo de libro es CIUDAD PERMUTACIÓN, que cogí de la biblioteca pública pero que desde luego es para tenerlo. Cuenta la historia de una brillante programadora que está trabajando en maneras de copiar la consciencia humana en máquinas (ordenadores, fundamentalmente), creando todo un mundo virtual donde esas copias pueden vivir, relacionarse e incluso evolucionar. Para muchos es la mejor novela de Egan, y desde luego es ciencia-ficción de ideas elevada a su máxima potencia. En esta historia, Egan elabora la originalísima teoría del polvo: inspirándose en la validez de todos los observadores en la Relatividad General, Egan imagina que todas las copias de los universos virtuales están en igualdad con los programadores del mundo exterior para decidir qué mundo es real y cuál no. Las copias consiguen vivir incluso cuando se desconectan los ordenadores y no tienen fuente de energía... todo ello muy inspirado claramente en la idea de si todo nuestro mundo es una simulación en un superordenador... (por supuesto, esta es una teoría simpática que casi nadie toma en serio, incluso hay gente argumentos para pensar que si somos una simulación, agotamos de cálculo muchos recursos inútilmente, por ejemplo, la QCD o cromodinámica cuántica es increíblemente costosa de reproducir; seguro que habría formas más óptimas computacionalmente hablando de simular un universo). El divulgador científico Clifford Pickover afirma que CIUDAD PERMUTACIÓN es uno de sus libros favoritos de todos los tiempos.

DIÁSPORA es una novela de ciencia-ficción bastante hard, sobre mentes volcadas en máquinas (un tema recurrente y favorito de Egan), la exploración de múltiples dimensiones, los universos paralelos y muchos más temas, como la exploración de qué es ser humano en un futuro lejanísimo, el siglo XXX, cuando los avances en cibernética y genética nos distancian mucho de nuestro origen de Homo sapiens. En una línea muy similar está su novela SCHILD´S LADDER (esta aún no la he leído).

Debo decir, para quien esté muy interesado, que Karen Burnham ha escrito un libro sobre Egan para la colección Modern Masters of Science Fiction, analizando su obra con un nivel mucho más profundo de lo que yo haré en este artículo. Egan no es muy dado a conceder entrevistas, no asiste a convenciones ni a firmas de ejemplares. Tampoco hay fotos suyas en la red, como se puede ver en la imagen de portada, sacada de su propia web. Sí se le puede encontrar en Twitter, donde se puede comprobar de primera mano su interés por la ciencia y por mejorar las condiciones de vida de los seres humanos más desfavorecidos (trabajó un tiempo como voluntario ayudando a los refugiados que llegan a Australia).

TERANESIA

En TERANESIA, un joven indonesio vive una existencia plácida junto a su hermana en la isla de TERANESIA, un lugar paradisíaco, mientras sus padres investigan la curiosa fauna local. El estallido de la guerra civil en Indonesia altera por completo tan apacible vida. Así comienza una novela con toques de Bildungsroman o novela de aprendizaje, en el que vemos evolucionar y crecer al joven protagonista. Es una obra donde el foco se pone principalmente en la biología, campo que aunque no es la especialidad de Egan, es capaz de abordar como si fuera un experto en la materia. Su estudio y documentación para las novelas es una de sus cualidades más sobresalientes. Hay también elementos de computación cuántica. El libro toca también dos puntos que son muy importantes en la vida y obra de Egan: la atención a los refugiados (él se ha dedicado a esto durante un tiempo) y la crítica al pensamiento posmoderno que hace de la irracionalidad su bandera.

ZENDEGI

ZENDEGI es una obra realmente singular dentro de la producción de Egan, por lo soft de su contenido (su obra más soft hasta ahora), por su foco en la paternidad y en la crianza de los hijos (temas nada habituales en Egan). Cabe la posibilidad de que escribiera esta obra influenciado por la paternidad propia o la de alguien cercano, o quizá tras las experiencias con los refugiados de Australia. No es posible decirlo dado que Egan es alguien muy reservado y prefiere dejar al margen su vida privada. En cualquier caso, es una obra interesante por su singularidad. La acción se sitúa en Irán en un futuro próximo, donde soplan de nuevo vientos de libertad tras una especie de Primavera Árabe (dado que la obra se escribió antes de este movimiento, se ha especulado si Egan previó de algún modo estos eventos). Una compañía está intentado crear un mapa de todas las neuronas del cerebro humano con el objetivo futuro de poder hacer copias de la conciencia y de las mentes de los seres humanos (tema recurrente en Egan). En esta ocasión, el super científico Egan se muestra un tanto escéptico con la posibilidad de que algo así pueda realmente lograrse. Un periodista australiano que vive en Irán, está casado con una iraní y tiene un hijo con ella es el principal protagonista de la obra. Como digo, una historia diferente.

En INCADESCENCE volvemos al Egan más habitual, el de la ciencia-ficción hard. Tenemos dos historias que acaban convergiendo: por un lado, una civilización en un estado pre-industrial y en un medio estelar muy distinto al nuestro (un asteroide que orbita una estrella de neutrones) y muy hostil tiene que descubrir numerosas leyes de la Física para poder escapar a un aciago destino, en concreto, debe llegar a la Relatividad General. Es especialmente potente ver a Egan reimaginar la historia de la ciencia y contarnos cómo otros seres pueden llegar a descubrir las mismas leyes que nosotros, seres que viven en entornos que no tienen nada que ver con el nuestro. Por otro lado, tenemos una descripción del futuro lejano de nuestra galaxia, con muchísimas civilizaciones, algunas humanas, otras no, agrupadas en lo que se conoce como la Amalgama. Lo único que parece quedar fuera de este conjunto es una misteriosa civilización que habita en el núcleo mismo de la galaxia y que rehúye todo contacto con los demás seres de la Amalgama...

LUMINOSO

El libro de relatos breves LUMINOSO recoge la producción de Egan tras AXIOMÁTICO. Si decíamos en la primera parte que AXIOMÁTICO era una de las mejores de recopilaciones de narrativa breve de la historia de la ciencia-ficción, con LUMINOSO casi, casi podemos decir lo mismo. Hay auténticas joyitas como EVA MITOCONDRIAL, en donde las técnicas de búsqueda de antepasados humanos a través del ADN mitocondrial se unen a las posibilidades que ofrece la búsqueda mediante entrelazamiento cuántico, lo que permite un grado de precisión inmenso, con las consecuencias sociales que ello conlleva. LUMINOSO, el cuento que da título a la colección, sobre la búsqueda de los axiomas fundamentales de las matemáticas y cómo estas nos afectan es una historia muy original. En Motivos para ser feliz, según Egan su mejor relato breve, se cuenta la historia de un joven con un tumor que presiona una zona concreta del cerebro, liberando neurotransmisores que le hacen estar enormemente feliz. Cuando una cirugía le extrae el tumor, pierde también la capacidad de ser feliz, por lo que decide recurrir a un tratamiento extra para poder volver a sentir felicidad. Relato muy profundo, ciencia-ficción de altos vuelos. La inmersión de Planck es un relato muy difícil de seguir, en donde entidades virtuales del futuro mandan clones de sí mismos al interior de un agujero negro con la intención de explorarlo; hará las delicias de los fans de la ciencia-ficción más hard.

Cierro con esto la segunda parte de esta serie de artículos dedicada a Greg Egan. Hay mucho material y muy bueno. En la siguiente parte me centraré en la saga de novelas Orthogonal, sin duda la ciencia-ficción más hard que se haya escrito nunca, junto a otras obras y más relatos breves.

Quiero hablar de Orthogonal, una trilogía que es, probablemente, la ciencia-ficción más hard que se ha escrito nunca. Greg Egan es realmente un matemático (o un físico, aunque su formación académica es de licenciado en matemáticas) que de vez en cuando escribe ciencia-ficción. Esto se puede ver si uno sigue su cuenta de Twitter. Y es especialmente notorio en este artículo en el que Egan descubrió un resultado sobre combinatoria propio de un matemático profesional (detalles). El caso es que en Orthogonal, Egan muestra su profundísimo conocimiento de física y matemáticas para especular con un universo en el que la métrica del espacio-tiempo es riemanniana en lugar de lorentziana, es decir, es ++++ en lugar de —+++. De ahí Egan deduce todo tipo de consecuencias, algunas de las cuales son absolutamente sorprendentes. Por decir algunas: la velocidad de la luz no es una constante, cada frecuencia viaja a una velocidad propia. O que las plantas realizan la fotosíntesis emitiendo luz en lugar de absorbiendo. Como viene siendo habitual, Egan desarrolla en su propia web explicaciones detalladas y detalladísimas (según el nivel técnico al que uno quiera exponerse), que harán las delicias de los seguidores más intensos de Egan. De todas formas, parece que no hay que ser un experto para leer la trilogía, y digo parece dado que yo, como me ha pasado con algunos de los libros que he comentado en esta serie, no he leído aún la trilogía. Pero esto tiene una explicación especial: me estoy reservando. Creo que si bien Orthogonal no es quizá la obra más importante de Egan, es casi seguro la cúspide de su carrera como innovador en el campo de la ciencia-ficción hard, la máxima expresión de ese estilo tan suyo consistente en convertir a las leyes de la naturaleza en las verdaderas protagonistas de sus historias, y en especular respetando esas leyes pero siendo capaz de alcanzar unas cotas de originalidad y extrañamiento cognitivo inmensas.

Siguiendo su línea de Orthogonal, Egan escribió en 2017 DICHRONAUTS, su última novela larga por el momento (a diciembre de 2018). En ella, una pareja de dos criaturas simbióticas inteligentes parecidas a gusanos realizan un alarmante descubrimiento. Estas criaturas viven en un universo no isótropo, es decir, un universo en el que las leyes de la Física no son las mismas en todas las direcciones del espacio (nuestro universo sí que es isótropo). Un libro que muestra a Egan en su salsa; nada es convencional en esta novela: los alienígenas no se parecen en nada a los seres humanos, su mundo no se parece al nuestro, ¡ni siquiera su universo se parece al nuestro! Quizá es en el terreno de las motivaciones donde esos seres y nosotros nos alineamos más.

En el terreno de la novela corta (novellas y novelettes según la terminología anglosajona), Egan ha seguido siendo bastante activo. No siempre (y esta es quizá de las pocas críticas que puedo hacerle a Egan) su ficción corta más reciente ha estado a la altura de sus producciones más antiguas en este campo: por ejemplo, BREAK MY FALL y THE FOUR THOUSAND, THE EIGHT HUNDRED, me dejaron bastante fríos. No obstante, no he leído toda su producción reciente y, teniendo en cuenta su historial, creo que puedo decir que tengo toda la confianza en Egan. No es de su producción reciente, pero no puedo dejar de recomendar la espectacular WANG´S CARPETS, relato breve incluido en su novela DIÁSPORA, en la que lo que parecen individuos incomprensibles, formas de vida parecidas a mantas acuáticas en un mundo oceánico resultan ser una sofisticadísima organización de máquinas de Turing basada en los patrones de teselación de superficies del matemático Hao Wang.

En definitiva, creo que tenemos en Greg Egan a uno de los escritores de ciencia-ficción más originales (¿el que más?) de la historia del género. No es un autor fácil. Como él mismo ha dicho: People with no interest in science are very well catered for in science fiction; 99 percent of SF is written for them. I make no apology for contributing to the 1 percent that treats science as something of interest in its own right (la gente sin interés en la ciencia puede disfrutar de la ciencia-ficción; el 99 % de la ciencia-ficción está escrita para ellos. No me excuso por contribuir al 1 % que trata a la ciencia como algo con interés por sí mismo). O en las palabras de New Scientist: The Universe may be stranger than we can imagine, but it´s going to have a tough time outdoing Egan. (El universo puede ser más extraño de lo que imaginamos, pero va a tener que sudar para batir a Egan).


Notas

Ojalá fuera mía la expresión extrañamiento cognitivo, pero es la definición de lo que es (o debiera ser) la ciencia-ficción según el crítico Darko Suvin.

En 2021 publicó THE BOOK OF ALL SKIES.

© David Quintero (2.697 palabras) Créditos
Publicado originalmente en Mundos múltiples el 16 de noviembre de 2018