LA AMIGA IMAGINARIA
LA AMIGA IMAGINARIA EE. UU., 1992
Título original: Star Trek TNG: Imaginary Friend
Dirección: Gabrielle Beaumont
Guión: Edithe Swenson y Branon Braga (argumento de Ronald Wilderson, Jean Matthias y Richard Fliegel)
Producción: David Livingston
Música: Jerry Goldsmith y Dennis McCarthy
Fotografía: Marvin Rush
Duración: 46 min.
IMDb:
Reparto: Patrick Stewart (Picard); Jonathan Frakes (Riker); Brent Spiner (Data); Marina Sirtis (Troi); Gates McFadden (Dra. Crusher); Levar Burton (La Forge); Michael Dorn (Worf); Whoopi Goldberg (Guinan); Noley Thornton (Clara Sutter); Shay Astar (Isabella); Jeff Allin (Alférez Daniel Sutter); Brian Bonsall (Alexander); Patti Yasutake (Enfermera Alyssa Ogawa); Sheila Franklin (Alférez Fenton).
Temporada: 5, Episodio: 22

Sinopsis

Fecha estelar 45852.1. La consejera Troi habla con la niña de diez años Clara Sutter, ya que su padre piensa que últimamente está observando un comportamiento extraño en ella. Clara confiesa a Troi que tiene una amiga imaginaria llamada Isabella, lo que a la consejera le parece hasta cierto punto normal. Pero cuando la Enterprise entra en una nebulosa, una extraña energía se introduce en la nave, llegando a la zona de recreo donde juega Clara, materializándose en forma de una niña que afirma ser Isabella, su amiga imaginaria.

Clara y una muy inquietante Isabella
Clara y una muy inquietante Isabella

En La AMIGA IMAGINARIA, por enésima vez, tenemos a un alienígena que estudia a la tripulación de la nave. Pero en este caso dicha observación está condicionada por el hecho de que la criatura, una forma de energía viviente, la canaliza a través de los ojos de una niña, lo que determina su percepción de la realidad. Esta se ve deformada por la inocencia e inmadurez de la infancia, pero como el ser no tiene referencias con las que contrastar sus observaciones, acaba concluyendo que los humanoides adultos son perversos por naturaleza y merecen ser destruidos. Por suerte, Picard, como en otras ocasiones a lo largo de la serie, consigue que Isabella comprenda la peculiar relación entre los humanos y sus hijos.

El guión juega con el espectador con gran habilidad, mostrándole el comportamiento de los adultos a través de los ojos de una niña, tal como lo percibe Isabella. La agresividad del extraterrestre con la Enterprise es, en realidad, un reflejo de la actitud de Clara hacia el mundo que la rodea, que no comprende y en el que se siente injustamente tratada.

El episodio logra provocar cierta inquietud y desasosiego en el espectador, sobre todo cuando Isabella insiste una y otra vez en bajar a Ingeniería, una de las secciones de la nave prohibida a los niños. Tal inquietud aumenta en un crescendo sostenido, hasta el momento en que Isabella parece convertirse en una verdadera amenaza. Aunque hubo quien criticó estúpidamente la escena, el momento en que Isabella noquea a la consejera Troi con un rayo energético es aterrador.

El asunto de los amigos imaginarios se plantea en principio como un problema, pero, como Deanna le dice al alférez Sutter, no tiene por qué serlo bajo ciertas condiciones. Lo que ocurre es que Clara, al ser huérfana de madre y haber llevado una vida itinerante por el trabajo de su padre, no ha tenido ocasión de establecer relaciones amistosas con otros niños. De todas formas, aunque en el episodio ni siquiera se insinúa, a mi juicio el progenitor de Clara es en parte culpable de que su hija no tenga amigos, pues todo indica que, en vez de buscar un destino fijo, que le permita a la niña echar raíces y relacionarse con los demás, va peregrinando de una nave a otra como un culo inquieto. Es de desear que, después de lo ocurrido con Isabella, haya decidido permanecer en la Enterprise, aunque sólo sea para darle a Clara la estabilidad emocional que necesita.

Y, por supuesto, está la inefable Guinan. La elauriana no duda en descender al nivel de comprensión de la niña, hablándole de su particular amigo imaginario, un grifo cardasiano. A pesar de afirmar que los amigos imaginarios siempre acaban dejando paso a otros reales, reconoce que, ocasionalmente, todavía piensa en ese grifo.

La actuación de las niñas protagonistas es modélica, sobre todo la de Shay Astar, que consigue inquietar al espectador con la fría inexpresividad de Isabella.

LA AMIGA IMAGINARIA es un episodio considerado por muchos mediocre e irrelevante en el devenir de TNG. A mí, personalmente, me encanta. ¿Qué queréis? Después de todo, Picard y los suyos son, en cierto modo, mis amigos imaginarios.

© Antonio Quintana Carrandi (621 palabras) Créditos