LA ESFERA LUMINOSA
LA ESFERA LUMINOSA Cixin Liu
Título original: 球状闪电 (Qiúzhuàng shǎndiàn)
Año de publicación: 2004
Editorial: Ediciones B
Colección: Nova
Traducción: del chino de Javier Altayó y corrección de Antonio Torrubia y Gisela Baños
Edición: 2019
Páginas: 463
ISBN:
Precio: 19,85 EUR
Comentarios de: Magda Revetllat

En una zona rural de China, un muchacho de catorce años, celebra su cumpleaños junto con sus padres. Es una noche de tormenta y la lluvia choca contra los cristales de la casa mientras los relámpagos se suceden continuamente. Sin embargo, hay una apacible calma en el interior de la estancia y mientras las miradas se fijan sobre el pastel con catorce velas, el padre aconseja a su hijo que busque un problema reconocido universalmente y dedique la vida a él, de esta manera conocerá al final lo que significa la entrega, y su vida habrá valido la pena. Poco después de pronunciar estas palabras, una esfera luminosa penetra en la habitación atravesando la pared y en el momento que la madre, asustada, abraza al padre, la bola de fuego volatiliza a los dos.

El suceso marcará la vida de Chen y decidirá su vocación, se matriculará en Ciencias Atmosféricas, aunque más tarde pensará que se debería haber matriculado en Ciencias Físicas. De todas maneras, consigue que Zhang Bin, su profesor de electricidad atmosférica, le dé datos sobre esferas luminosas, apariciones datadas desde la Edad Media y teorías diversas sobre su procedencia. De los datos facilitados el que más le interesará será el de la aparición de una esfera en el observatorio del monte Tai, aparición que fue presenciada por científicos de la física atmosférica.

Un día volverá a la casa familiar, la quiere alquilar para disponer del dinero y antes quiere llevarse unos objetos personales y revisarla un poco. En seguida se da cuenta que algo extraño ocurre pues, aunque abandonada por años casi no hay polvo en los muebles, unos pocos cabellos largos y grisáceos se acumulan en el lavabo y, lo que es más extraño, de las acuarelas pintadas por su padre la última reproduce un paisaje con elementos urbanos nuevos, posteriores a su muerte. No entendiendo qué ocurre cierra la casa, llevándose las acuarelas con él.

Terminados sus estudios cursará un doctorado y el profesor Gao Bo será su director de tesis pues Zhang Bin no quiere dirigir un trabajo sobre esferas luminosas. Chen propone recrearlas en laboratorio para lo que necesitará de grandes medios, pero Gao Bo le responde que solo necesita lápiz y papel para reproducirlas matemáticamente y ante la extrañeza del alumno sobre si admitirán algo que prescinda de experimentación, el profesor responde que bien aceptan los agujeros negros. Un día visitará el observatorio del monte Tai, para su sorpresa el subdirector es su antiguo colega de estudios Zhao Yu y conocerá a la joven Lin Yun, que será de gran importancia en su vida y la primera persona a quien le cuente qué les ocurrió a sus padres. Además, por el cocinero de la cantina que lleva años trabajando en el lugar, se enterará que una de las personas que presenciaron la aparición de la bola de fuego tiempo atrás no es otro que su profesor Zhang Bin.

Terminado el doctorado el profesor Gao Bo le comunica que deja la universidad pues ha aceptado un puesto en el Instituto de Ciencias Atmosféricas y le propone trabajar con él, oferta que Chen acepta y su próximo paso es contactar con Lin Yun que trabaja en el Centro para el Desarrollo de Defensa Nacional. De esta manera su investigación se ve ligada al desarrollo de una nueva arma y tras diversos experimentos y consultas con otros científicos, finalmente será Ding Yi, considerado genio de la Física, quien expondrá su conclusión: las esferas luminosas son macroelectrones. A partir de ese dato un universo entero se abre a los investigadores.

El autor, ingeniero eléctrico, se deleita en esta historia que corresponde a su formación sobre un fenómeno natural que es desarrollado para su aplicación. Cixin Liu relata la búsqueda a la que un hombre dedica toda su vida y sus esfuerzos y muestra la sociedad china desde el prisma de la élite científica con la constante presencia del ejército y el recordatorio que las investigaciones deben servir para un provecho, además de pinceladas sobre procesos de purgas políticas en China y los contactos en una época y desavenencias en otra con la Unión Soviética. Añadido a esto, la constante amenaza bélica de EEUU y el interés en reforzar la defensa y encontrar nuevas y más efectivas armas.

El final, entre duro y entrañable, será cuando (o donde) cada personaje encuentre la paz que su búsqueda les impedía hallar y dará paso a la detección de seres extraterrestres con los que se contactará en la [L:05: Trilogía de los Tres Cuerpos].

Al contrario que el primer libro de la Trilogía de los Tres Cuerpos que no me gustó, aunque los otros dos están en mi lista de lectura, me fascinó en este la búsqueda que realiza el personaje principal, su carácter introvertido, su tristeza interior y la atracción que le provoca la joven Lin Yun. Los contactos que realizan dentro del mundo de la ciencia incluido un viaje a Siberia, el carácter de Zhao Yu tan opuesto a él pero que a pesar de eso su amistad tan sincera como profunda. Las descripciones de los lugares y de los momentos especiales que viven los personajes, el poema que empieza a recitar Lin Yun bajo la tormenta y que Chen termina. Las implicaciones militares, el excéntrico genio Ding Yi que con su imperdible sonrisa puede ver a través del tejido de la realidad para descubrir lo que en realidad son las esferas y el misterio sobre las personas desaparecidas... ¿lo están en realidad? ¿Qué es la realidad?

© Magda Revetllat (921 palabras) Créditos