HACIA EL FINAL DEL TIEMPO
HACIA EL FINAL DEL TIEMPO John Updike
Título original: Toward the End of Time
Año de publicación: 1997
Editorial: Tusquets Editores, S. A.
Colección: Andanzas
Traducción: Jordi Fibla
Edición: 1999
Páginas: 368
ISBN:
Precio: 17 EUR
Comentarios de: Magda Revetllat

Soy aficionada a la ciencia-ficción desde siempre que yo recuerde, he leído los autores clásicos y voy leyendo a los nuevos, pero si algo me ha llamado particularmente la atención es aquellos autores que, conocidos por otros géneros, un día deciden escribir un libro distinto a lo que han hecho hasta el momento, y envían a su editor uno de ciencia-ficción. El por qué puede ser distinto en cada escritor, tal vez la importancia o popularidad que gana el género, o descansar de sus tramas habituales, o tal vez dar a conocer su propia visión del futuro, más o menos próximo.

John Updike (1932-2009), escritor estadounidense, es famoso por su extensa obra. Además de LAS BRUJAS DE EASTWICK, diversas novelas y no ficción, escribió la popular serie de su personaje Harry Conejo Angstrom, apodado así en el equipo de baloncesto en su etapa universitaria. De alguna manera sus personajes y temas se repiten, Harry Conejo podría ser perfectamente Ben Turnbull, el protagonista de esta novela.

La trama se sitúa en un futuro muy cercano, EE. UU. y China han mantenido una guerra nuclear que ha dejado el mundo en decadencia social, económica y ecológica. No se da mucha información de la situación de otros países, toda la acción se centra en la zona de Nueva Inglaterra, donde vive el protagonista, un asesor de inversiones jubilado, con su esposa.

Viven una casi apacible vida, su posición es acomodada, ella tiene un pequeño negocio que a veces le obliga a viajar, momento que él aprovecha para tener en casa una joven prostituta. El sexo es un tema importante en las novelas de Updike y hay varias escenas explícitas a lo largo del relato.

Aunque jubilado, por su posición económica Ben puede permitirse pagar la protección de las bandas que extorsionan la ciudad, pues las fuerzas policiales y las gubernamentales han quedado reducidas a símbolos después de la guerra. Estas bandas jóvenes compiten, a menudo a muerte, para hacerse con el dominio de zonas cada vez más grandes. La relación de Ben con sus protectores variará con el tiempo, incluso les dará consejos profesionales de cara a la mejora de sus actividades, por ejemplo les dice que vistan mejor, para ganar más credibilidad ante los clientes, y cuando ellos le cuentan que su vecina no les quiere pagar les aconseja que le quemen el cobertizo para presionarla. En realidad a él le molesta ese cobertizo pues le tapa la vista a la bahía.

La información sobre la situación general no viene dada desde el principio, los detalles se conocerán capítulo a capítulo, así por las conversaciones con su esposa el lector sabrá que ya no existe el dólar, que los estados de lo que fue el país han quedado separados y son autónomos y que Feddex es cada vez una fuerza más importante, pues es la única red que conecta todo el territorio de lo que fue Estados Unidos. Poco a poco la protección que ofrecen las bandas será reemplazada por la ofertada por esta empresa.

Por otra parte, y sin saber exactamente cómo han surgido, unas extrañas criaturas metálicas han aparecido y son cada vez de mayor tamaño. Son lentas en su avance pero peligrosas, causan quemaduras y agrupadas pueden provocar la muerte. Al final del relato se vislumbra la posibilidad de ser aprovechadas, de nuevo como armas, y aquí entra la visión pesimista de Updike: nada hemos aprendido. Incluso en el primer capítulo la esposa de Ben quiere que mate el ciervo que se come sus flores, después de tanta muerte y destrucción lo que importa es conservar lo propio por encima de lo demás. Esta idea pesimista de decadencia se refleja en el título de los relatos que, en inglés, empiezan siempre por la d de muerte (death).

Al final a Ben le será diagnosticado un cáncer, se verá falto de fuerzas para continuar sus actividades, ver a sus hijos o jugar al golf con sus amigos, y será su esposa quien tome las riendas y contrate a Feddex como empresa para su protección.

Interesante visión desde la perspectiva del autor con sus temas favoritos, las relaciones conyugales y el sexo, con su visión pesimista y mordaz. Además del relato, sorprendente en muchos matices, me cautivó sus reflexiones sobre su entorno y sobre la humanidad, desde lo que debe pensar su esposa, que cuando él ya no esté cambiará la decoración de la casa, a los cambios de la humanidad y del universo y del fin de la vida.

Seguro que cuando lo vuelva a leer encuentro mucho más que en la primera lectura, pues su personaje, banal y acomodaticio, aporta una visión de su entorno tan cáustica como iluminadora en una realidad cada vez más oscura.

© Magda Revetllat (791 palabras) Créditos